Volvieron las observaciones a Yebes con las estrellas fugaces

El Aula de Astronomía ha organizado este fin de semana observaciones populares de la lluvia de meteoritos, las llamadas estrellas fugaces. • Aficionados y expertos que han compartido su conocimiento se dieron cita en la que ha sido la segunda actividad de estas características del proyecto Astroyebes.


Aunque tienen un largo periodo de actividad que abarca del 16 de julio al 24 de agosto, alcanzarán su máximo entono entre el 11 y 14 de agosto. No es el mayor fenómeno de estas características del año, pero sí el más popular de los que se registran en el Hemisferio Norte. Registran elevadas velocidades de 59 kilómetros por segundo que irradian de la constelación de Perseo y, aunque pueden aparecer por todo el cielo, Andrómeda o la Estrella Polar son dos buenas posiciones para divisarlas. Son las Perseidas, una lluvia de meteoros de gran actividad que popularmente se conocen como Lágrimas de San Lorenzo.

Con el fin de contemplarlas en toda su plenitud, el Aula Municipal de Astronomía de Yebes organizó este sábado una observación pública que ante la masiva afluencia de visitantes se celebró también el domingo. Este es un año propicio para observar las estrellas fugaces dado que la luna estará en una fase favorable de cuarto creciente.

“Hemos mostrado a una multitud de curiosos y aficionados la propicia ubicación de Yebes para observar en toda su plenitud este espectacular fenómeno”, apunta Miguel Cócera, concejal de Desarrollo Local.

Unas magníficas condiciones 

El edil recuerda que el Aula Municipal de Astronomía de Yebes, que se ubica en el recinto del observatorio, organiza diversas actividades para acercar la astronomía al público. “Tanto el Observatorio como el Parque forestal están situados a más de 920 metros de altitud sobre el nivel del mar, no hay obstáculos en el horizonte y presentan un cielo totalmente oscuro que permite visionar a simple vista multitud de objetos celestes”, indica.

El evento tuvo lugar la noche del sábado y del domingo. Comenzó a las 20:45 horas y se prolongó hasta la medianoche. El Parque forestal estuvo abarrotado de aficionados que se desplazaron con sus sillas y telescopios y disfrutaron del entorno natural ante la silueta de las instalaciones del Observatorio de Yebes. Los miembros del colectivo madrileño Astroafición impartieron charlas sobre meteoros, meteoritos y estrellas fugaces, y realizaron un mágico recorrido por el cielo para aprender a reconocer las estrellas y constelaciones más relevantes de la época estival. Los participantes tuvieron la oportunidad de observar la luna, Saturno y sus anillos, o las nebulosas de la Vía Láctea a través de telescopios y prismáticos gigantes.

Las Perseidas son partículas de pequeño tamaño que forman parte de la órbita que libera el cometa Swift-Tuttle. Cada año por estas fechas, la Tierra cruza esta órbita y cuando uno de esos corpúsculos entra en contacto con la atmósfera terrestre se evaporiza y durante apenas unos segundos brilla como si se tratase de una estrella, aunque en realidad se trata de polvo incandescente. Las previsiones apuntan a que la máxima actividad de estos meteoritos se producirá entre las 20:15 h y 22:45 horas de este lunes, el mejor momento para contemplar este fenómeno atmosférico, que aún durará varios días más.

Una guía para la observación

El lugar de donde parecen provenir estas estrellas fugaces es el radiante, por lo que no es aconsejable mirar en esa dirección. Los meteoros son rápidos y cortos y habrá que esperar a la salida de ese punto radiante en la esfera celeste para empezar a ver la caída de los meteoritos. Un buen punto de referencia para la observación puede ser la Osa Mayor o el cuadrado de Pegaso.

“Este sábado, el valor máximo será de unos 20 meteoros a la hora en condiciones ideales. Una actividad que dista de parecerse a la que se registrará el próximo 12 de agosto, cuando se superarán los 100 a la hora”, advierte Cócera.

Esta observación es la segunda de estas características que organiza el Aula Municipal de Astronomía tras la que se celebró el pasado 15 de junio en el Lago Central de Valdeluz y que reunió a más de 300 personas. El público pudo observar con nitidez numerosos objetos celestes con ayuda de una quincena de telescopios de diferentes ópticas y prismáticos de gran tamaño, y seguir las explicaciones de técnicos y astrónomos del Grupo Docente de Astronomía ‘Kepler’ de Fuenlabrada y la Agrupación Astronómica Complutense de Alcalá de Henares.