Color y fuego para despedir el Julio Cultural de Trillo

Un espectáculo de acrobacia, luces y sonido sobre el Puente del Tajo despide el Julio Cultural trillano. •  La actuación de media hora de duración, dibujó imágenes inverosímiles y bellísimas sobre la superficie del río. • Un millar de trillanos acudieron al espectáculo.


Trillo ha despedido su programa 'Julio Cultural' con un espectáculo de luz, sonido y acrobacias que se celebró en el Puente de Trillo, por el que cruza el río Tajo. A partir de las once y media de la noche del sábado, comenzaron las proyecciones láser sobre el monumento, que adquirió mil colores distintos. Cerca de un millar de trillanos presenciaron el evento.

El espectáculo, que unió luces, acrobacias circenses y fuegos artificiales, partió de la misma línea de flotación del río, de donde surgió, entre ráfagas de humo, una bola flotante con acróbatas en su interior. Posteriormente, una de ellas, seguida por cañones de luces, nadó hasta el mismo centro del río, para subir por unos arneses que colgaban desde lo alto del puente hasta tocar el agua. En ellos, la atleta realizó hermosas piruetas, hasta a cuatro metros sobre el nivel del Tajo, que fueron aplaudidas una y otra vez por los trillanos.

Después, desde una grúa, bajaron tres acróbatas más. Dibujaron hermosas danzas suspendidos en el aire, cada vez más cerca de la superficie, hasta llegar prácticamente a tocar el agua. Los fuegos artificiales, pusieron el broche de oro a una noche especial, como el espectáculo lo hizo con el Julio Cultural. El concejal de Festejos, Hugo Pérez, ha subrayado la belleza y la originalidad que supone ver "cómo uno de nuestros monumentos más emblemáticos adquiere un realce tan especial con la iluminación".

Por su parte, José Luis Sánchez, responsable de la empresa Neoluz, que instaló el espectáculo, ha explicado que se han "conjugado todos los elementos necesarios para darle al lugar la magia que requiere. Utilizamos un proyector láser para lanzar virtualmente sobre puente las imágenes de color. Teniendo en cuenta el encuadre previo, elegimos las imágenes que mejor le van al lugar, y marcamos las zonas, para después proyectarlas sobre él. Utilizamos también dos cañones de luz de seguimiento y proyectores de LED en los laterales del río”, explicaba Sánchez.