“La magia nos fascina porque tendemos hacia lo oculto”

Jaque, campeón de España de magia en dos ocasiones y subcampeón del mundo, ha estado presentado la convención que reunirá a más de 300 magos en Guadalajara. • “Nos fascina la magia porque nos inclinamos hacia lo oculto”.  “La primera vez que ví a Tamariz me quedé muerto. Es el referente. Hay una generación que hemos aprendido magia con sus fascículos”.


Es el mejor mago español de micromagia o magia de cerca y el segundo del mundo. Al menos, según los varemos de una competición que así lo ha determinado a nivel nacional en los años 2010 y 2007 y en la competición mundial del año pasado en Blackpool. Jaque será uno de los más prestigiosos artistas del gremio que estará en el Congreso Nacional de Magia que ha escogido a Guadalajara como sede entre el jueves 27 y el domingo 30. El propio mago ha sido uno de los fijos en la promoción de la cita durante los últimos días y ha tenido oportunidad de hacer trucos al alcalde Antonio Román, a la diputada provincial de Cultura, Marta Valdenebro, e incluso a los periodistas en las ruedas de prensa, ‘revaluando’ billetes de cinco euros o transformando una bolita de trilero blanca en otra roja y, después, en un tomate y un limón, como en el truco que pertenece a la secuencia de fotos de aque acompaña a este texto.

Jaque se define como “mago, ilusionista, prestidigitador y hábil escamoteador en el noble arte de la Magia”. En su caso los trucos salen con la facilidad que los chistes a los cómicos. Ha confesado que comenzó de la forma más anecdótica, cuando en los años ochenta un mago le hizo un truco de tres cartas en una discoteca. Dice que entonces quedó “infectado con el virus”. Y hasta hoy. O hasta mañana, porque la sabiduría mágica es inagotable. “Creo que si hubiese sido pastor y viviese solo en mitad del campo con las piedras del suelo le haría magia a las cabras, y aún así también sería feliz”, confiesa en la biografía de su web.

 

Qué le supone a un mago español participar en este Congreso Nacional que se celebra este año en Guadalajara?

Ser invitado a participar es uno de los mayores halagos y reconocimientos que se puede recibir de la comunidad mágica…

…Aquí no viene cualquiera.

Aunque sea un congreso nacional, suelen ser reuniones internacionales y no viene cualquier mago del país porque se intenta traer gente de Japón, de China o que haga mucho tiempo que no vienen. Si estás es por algo, porque tu presencia resulta importante o porque les merece la pena lo que van a ver.

En su caso es el mejor mago de micromagia de España…

¡El mejor, no! Soy el campeón de España. ¿Y no es lo mismo? Vettel puede ganar y Fernando Alonso ser, en cambio, el mejor.

De acuerdo, pero, ¿cómo se decide que usted es el ganador y no otro? En una carrera gana quien llega antes a meta.

Hay concursos por especialidades y hay un jurado formado por magos sabios con conocimientos que nosotros no tenemos… Puntúan en una tabla de cero a cien en diferentes varemos. Es raro que quienes están más arriba no sean muy buenos… otra cosa es saber cómo decidir quién es el … Aunque cuando uno concursa, acepta las reglas.

¿Cómo fue en sus casos?

La primera vez me presenté y gané. No era mi pretensión. Sueñas con ser el mejor, pero para mí la primera vez el objetivo era que mis amigos me siguieran hablando después de concursar. [Risas] Tuve suerte, me presenté en Absoluto y les gustó mucho. La segunda vez me presenté porque tenía que ganar para ir al campeonato del mundo: para jugar la Champions hay que clasificarse ganando la Liga. Volví a ganar y eso me dio derecho a participar en un mundial en el que quedé el segundo. Y ahí sí que están los mejores de todos los países. Quienes ganan compiten con los mejores de otros planetas, van a Marte... [se ríe].

¿Cómo se aficionó de chaval a la magia?

Me quedé muerto cuando vi a Juan Tamariz. Es el maestro. El buque insignia, la luz de referencia y nuestro horizonte. Hay una gran diferencia entre los magos que aprendimos con los fascículos de Tamariz en los quioscos, que se llamaban ‘El mundo mágico’, a quienes aprenden ahora con otro formato. Nosotros no teníamos dinero, ni DVD ni Internet… si acaso VHS, y pasábamos los vídeos para adelante y para atrás. Era un concepto de aprendizaje lento y muy bien explicado. Ahora hay tanta cantidad de información que resulta contraproducente. Mucha información y sin orientación…

Hace falta guía...

Eso es. Ahora puedes orientar a la gente en una escuela de magia como la que yo tengo en la calle Eugenio Salazar de Madrid, donde va gente con inquietudes, y si vemos que tienen aptitudes les llevas de la mano hasta que son suficientemente conocedores del mundo de la magia como para poder volar por sí mismos.

El mundo de la magia es amplísimo, con muchas especializades. ¿Cuánto se puede manejar? 

Es tan vasto y tremendo que cuanto más te acercas a la cima del Everest más pequeño te sientes y más te queda por aprender. Es una afición y un arte tan grande, que además crece continuamente, que puedes dominar una especialidad y conocer varias, pero no saberlo todo de todas. Por ejemplo Juan Tamariz es de los que más saben en España y puede que en todo el mundo. Lleva toda la vida dedicado a esto.

Y se le respeta por eso.

Es una de las cosas que más me gusta de este mundo: a los magos mayores y por tanto sabios se les reconocen sus sabidurías. Se les aprecia y se les tiende una alfombra roja. Si un mago de cien años sube al escenario, se le hace un homenaje. Todos piensan: “¡lo que debe saber ese hombre y tú no puedes ganarlo con dinero!”. Me siento orgulloso de que el día en que me convierta en un carcamal no me tirarán a la calle, sino que digan: ‘este hombre sabe mucho’.

Ese respeto al anciano sabio recuerda al que en la cultura celta se tenía con el druida.

Ese respeto se tiene desde que se empieza de chaval… es algo intrínseco a la magia. ¡Cuesta tanto aprender a hacer magia bien hecha que al ver que alguien lo hace, sabiendo lo que le ha costado, te merece todo el respeto! ¿Hay mucho en la profesión? [Duda]. No sé si exactamente hablamos de fraude… Lo que ocurre es que hay poca cultura mágica. Si el público escucha a alguien cantar sabe si es bueno, aunque no le guste; igual ocurre con el teatro o con una película… ¡hemos visto tanto! Pero la gente ha visto poca magia. Falta que la gente en España vea a un mago y sepa si es bueno o no. Aunque pienso que no hay magos malos.

¿Se refiere a que simplemente los hay que gustan más o menos?

Más bien a que se es mago o no se es. Malos no hay. El fraude estaría en que el espectador no tenga suficiente cultura mágica y albergue más expectativas ante una actuación determinada… Necesitamos saber si estamos ante los Rolling Stones o con mi primo con el tambor. [Se ríe]. A veces hay trucos muy sencillos que funcionan bien. Sí, es magia, pero necesita una evolución por parte de del mago y del público.

Para que no nos engatusen sin que el truco tenga un mérito exagerado.

Exactamente. Pero tampoco lo llamaría fraude, sino que hace falta completar un proceso de aprendizaje de la cultura mágica en nuestro país.

¿Qué opina de esos grandes shows de magos que por ejemplo hacen desaparecer monumentos?

¿Copperfield y así? ¡Me parece fantástico!

¿No nos dan gato por liebre y ponen el mero espectáculo por encima de los trucos?

Pero todo es espectáculo. [De pronto saca una moneda del bolsillo y la empieza a manipular de una mano a a otra]. Mira: Aparece y desaparece, aparece y desaparece... Esto es igual o más potente que hacer desaparecer un avión. Si tú vienes a mi tienda de engaños, que pone “entra que te engaño”, y te engaño, no te estoy engañando, sino que te estoy dando lo que buscas. Ahora, si me pillas el truco, hay fraude.

¿Por que nos fascina tanto la magia?

El ser humano tiene una parte de su cerebro que necesita de lo desconocido. Lo sabemos todo pero hay algo que no sabemos, porque queremos que nos sorprendan, y todo esto nos lleva a la magia. Tiramos a lo oculto porque nos sale de dentro, por eso la magia nunca va a morir.

En una época como la actual, dominada por la tecnología y la explicación científica, ¿buscamos más la magia?

¡Más que nunca! Todo parece que está controlado y que todo se sabe… pero en realidad llevamos sólo cincuenta años de evolución y hemos pasado 10.000 debajo de los árboles, mirando al cielo y diciendo “uuuuh” [se ríe]. Ahora necesitamos lo oculto y lo desconocido… La magia es barata y divertida.

¿Por qué apenas hay mujeres magas?

No sabemos muy bien. Es porque cuando estamos aprendiendo con nuestros trucos llega una mujer y ve a un grupo de tíos tan raros y piensa que no es normal… no sé.

El congreso será un punto de encuentro, pero ¿hasta qué punto se comparte lo que se sabe? 

Hay diferentes escalafones de conocimiento: primero, el del truco de cartas que sabe hacer cualquiera sin ser mago; luego, el de quienes van aprendiendo en las escuelas; después ya se está en congresos y conferencias; y las reuniones más selectivas donde se cuentan cosas que se investigan y que tal vez tardan en salir a la luz, porque siempre hay una temporada de secreto. Por último, el mayor nivel de conocimiento es este otro en que se sabe algo que no se está dispuesto a contar ni a su primo.

¿A nadie?

Algunos magos se han llevado el secreto a la tumba. Fue el caso del mago Houdini, que se murió sin revelarlos. Luego, con el tiempo, tú puedes llegar hasta el mismo sitio, pero tal vez por otro camino. Pero es que el mundo de la magia es alucinante.