Desalojados entre brindis los okupas del Ateneo

Los activistas encerrados en el Ateneo Municipal han abandonado pacíficamente el edificio tras recibir una orden judicial de desalojo. • “No ha sido un fracaso porque nosotros y quienes estábamos aquí hemos demostrado que estamos hartos del espolio de derechos y de espacios”, dice Gloria, una de las activistas que ha tomado el edificio.   El delegado de la Junta y la responsable del área de Cultura han acudido al edificio, pero no han charlado con los okupas.


Los okupas del Ateneo Muncipal han abandonado el edificio esta tarde sin violencia y entre vítores. La orden judicial de desalojo que les ha sido presentada les ha convencido, después de un debate de puertas adentro, de salir del edificio. Lo han hecho clamados por más de un centenar de simpatizantes de esta acción que les esperaban en la colindante Plaza de San Esteban y con lemas reivindicativos de izquierdas y del 15-M como “que viva la lucha de la clase obrera y “no nos representan”.

El desalojo se ha producido pasadas las ocho y media de la tarde y después de una larga jornada de incertidumbre desde que el Ateneo, edificio propiedad de la Junta, amaneciese esta mañana con un enorme cartel dando por “liberado” para la “instrucción” ciudadana este centro.

La orden de desalojo judicial, en respueta a la denuncia de la Delegación de la Junta, dejaba sólo una disyuntiva a los efectivos del grupo de izquierda alternativa (así se han autodenominado) allí situados: enfrentarse a un desalojo policial o salir por su propio pie. Los compañeros que estaban fuera las han dado libertad para que decidiesen qué hacer y finalmente han optado por la alternativa menos traumática. “Nos han dicho simplemente que salíamos o entraba la policía”, ha asegurado una de los efectivos previamente encerrados en el edificio.

Minutos antes de que el grupo (al parecer con ocho efectivos) abandonase el edificio, dos de ellos han salido al balcón, han mostrado el puño en alto y han sido jaleados por quienes les esperaban abajo. La coordinadora del Servicio Periférico de Cultura, Violeta de Miguel, ha acudido también hasta el Ateneo, pero no ha intercambiado ninguna palabra con los okupas. Una valla y un cordón policial con una decena de agentes mantenía cerrado el acceso a Enrique Benito Chávarri.

En el momento de salir por la puerta, los okupas se han dirigido hacia la muchedumbre que les esperaba en la plaza de San Esteban y allí se han vivido escenas de reconocimiento, abrazos e incluso brindis con sidra, ya que los impulsores de esta sonora acción dan por cumplido al menos uno de los objetivos: llamar la atención sobre el estado de abandono del céntrico edificio.

Habla uno de ellos

Una de las okupas, Gloria, ha atendido a los periodistas allí trasladados y ha asegurado que su intención “no era salir en los medios, sino recuperar un espacio de la ciudad” que juzgan que “no está para caerse, aunque sí en un estado muy mejorable por el abandono de ocho o diez años”.

Gloria, como se pudo escuchar a otras voces, asegura que habrá más acciones similares y que este grupo tenía “las cosas muy claras” en una acción que venía preparándose desde hacía mucho tiempo. También reconoció que el objetivo inicial era mantener okupado el edificio para llevar a cabo allí diferentes activiades culturales, educativas y asociativas. En similar sentido, aseguró que “hubiera sido maravilloso haberle podido decir a los responsables de la Junta el proyecto que teníamos en mente para el Ateneo”.

Sobre el pronto desenlace de la aventura, mantiene que “no ha sido un fracaso porque no sólo nosotros, sino toda esta gente que hoy ha estado aquí con nosotros, demuestra que cada vez somos más los que estamos hartos del expolio de derechos y espacios que estamos sufriendo”.

Gloria asegura que la okupación a más largo plazo “era el objetivo porque Guadalajara necesita un espacio como éste”, y continúa: “Es absurdo que tengamos aquí un edificio tan importante esperando a que se caiga, porque no hace mal a nadie. La forma de entrar al edifico ha sido pacífica y la intención era rehabilitar un edificio que está en ruinas”.

Fotos: R.M.

Gloria también asegura que “respetan” las fórmulas menos radicales de Amigos del Moderno de exigir la reapertura del teatro, precisamente el oficio anexo con el que el Ateneo comparte incluso el tejado. Lo que sí deja claro es que “no vamos a quedarnos en casa calladitos viendo la televisión; ni nosotros, no todos los que han estado aquí con nosotros”.

El delegado de la Junta, José Luis Condado, acudió minutos después del desalojo hasta las puertas del Ateneo. Reclamado con gestos por los periodistas apostados a unos metros para recoger sus declaraciones, se marchó sin hablar con la prensa.

Este grupo de izquierda alternativa mantiene la asamblea que se había convocado ya para el domingo a las seis de la tarde en la Plaza de Moreno.


Crónica de las primeras horas de okupación: