Siglo Futuro cierra el curso con un canto a la experiencia

El Teatro Auditorio Buero Vallejo acogió la gala de homenaje a la tercera edad, con un diploma para cada una de las asociaciones de la provincia. • La dominicana Aurora Tactuk recibió el premio anual de Narrativa y ofreció un discurso alejado de los protocolos. El presidente de la Fundación, Juan Garrido, defendió en su discurso a las asociaciones que logran que "el ciudadano sea más culto y más libre". Las concejalas capitalinas Isabel Nogueroles y Carmen Heredia y el edil azudense Santiago Casas respaldaron el acto con su presencia. La Orquesta de Pulso y Púa de la Universidad Complutense, la mayor del mundo de su género, puso el broche final al acto.


La Fundación Siglo Futuro ha acabado su curso cultural doctorando a los mayores en veteranía y experiencia. El foro de debate y difusión de la cultura de la ciudad celebró en la tarde noche de este sábado su gala de cierre de temporada con un homenaje a la tercera edad en el que se reconoció los valores de los más mayores, con una cita en la que además recibió su premio nacional de narrativa de la Fundación la última ganadora, la escritora dominicana Aurora Tactuk, y que acabó con un concierto de la Orquesta de Pulso y Púa de la Complutense.

"Lo importante no es añadir años a la vida, sino vida a los años", aseguró la presentadora del homenaje, la también vicepresidenta Adoración Perea, que dio voz al tributo a los mayores. Un representante de cada asociación de la provincia subió al escenario y escuchó las alabanzas a la labor "voluntaria y altruista" que realizan por este colectivo. Para el resto, para los jóvenes, hubo también un mensaje inspirado en unas palabras del físico Newton, cuando animó a "auparnos sobre ellos [los mayores] paraver más lejos".

La concejala de Familia del Ayuntamiento de Guadalajara, Carmen Heredia, agradeció a las asociaciones de mayores que trabajen "para que esta ciudad sea más agradable" y, sin extenderse demasiado, se refirió también a Siglo Futuro, a quien pidió "que siga difundiendo la cultura porque una sociedad más culta es también una sociedad más feliz".

También el presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido, aludió a ambas cuestiones, cultura y veteranía. Mostró públicamente su "admiración" y "respeto" hacia la tercera edad y, en particular, por estas "asociaciones que luchan por que se dignifique la tercera edad".

En un sentido muy similar, defendió también lo propio, la labor que llevan a cabo otras entidades sin ánimo de lucro de la ciudad que, como la fundación que preside, intentan "enriquecer al ciudadano, que sea más culto y por tanto más libre".

El momento más emotivo de este homenaje a los mayores de toda la provincia fue cuando el poeta José Antonio Suárez de Puga tomó la palabra para declamar un hondo poema sobre los sentimientos y la visión de la vida de los más mayores. El cronista de la ciudad es autor de estos versos con los que quiso hacer un ejercicio de "solidaridad con las gentes con las cuales convivimos" y que dedicó a los asistentes después de reivindicar que "la tercera edad no va a ser la última".

Fin de curso

A Siglo Futuro le quedaba todavía un acto pendiente, la entrega del Premio de Narrativa Valentín García Yebra, que ha recaído en la escritora dominicana pero afincada en Madrid, Aurora Tactuk. Dotado con 3.000 euros. Ha escrito una novela romántica ambientada en la etapa estudiantil que ha convencido al jurado presidido por Antonio Hernández y que recibió 92 propuestas, de las que eligieron cuatro finalistas.

La escritora realizó un discurso de recepción del galardón breve y alejado de los tópicos y protocolos. Recordó lo feliz que recibió la llamada de Garrido para comunicarle que había sido la ganadora del premio, aseguró que no tenía muy claros cuáles deberían ser los rituales oficiales a la hora de comportarse ante el público al recibir el premio y finalmente se despachó con los agradecimientos, especialmente hacia su marido. Derrochó alegría y buenas sensaciones: "Sean felices", dijo al auditorio.

La Orquesta de Pulso y Púa de la Universidad Complutense de Madrid, la mayor del mundo de su género con ochenta músicos (ayer había unos sesenta) se encargó de dejar un recuerdo agradable entre el público que acudió a esta despedida del curso. Pasodobles -arrancaron con 'Amparito Roca' y 'El niño de Jerez'-, canciones populares y piezas de compositores de la talla de Albéniz (su serenata 'Madrid'), Boccheroni, Mozart o Falla se encuentran entre el amplio repertorio de esta banda de cuerda.

El acto sirvió también para poner el broche al curso cultural con un balance positivo ("estamos francamente satisfechos") para la Fundación: "Cuando uno echa la vista atrás se alegra de los esfuerzos", dijo la vicepresidenta Perea, que recordó las difíciles expectativas que a inicios de temporada afrontaban para lo que se presentaba como "un curso muy especial" en un contexto "complicado para la cultura".

La presentadora del acto recordó los diferentes actos que ha habido durante los últimos meses, los pregones navideños (incluido el muy concurrido en la capital, con el padre Ángel, Premio Príncipe de Asturias), las excursiones, la reimpulsada Escuela del Oyente, las conferencias de los diferentes ciclos y resto de actividades organizadas. Se detuvo especialmente en la Cumbre Flamenca, que ha cumplido dos décadas de vida, y en los premios de la Fundación, que este año han reconocido la labor de la misionera Rosa María Muñoz Andrés y del presidente de la Asociación de Pensionistas y Jubilados por çEnfermedad, Galo Alonso, que también este sábado en el Buero recogió un diploma de reconocimiento en el homenaje a los mayores.

La ilusión quedará renovada este verano en que la actividad de la Fundación Siglo Futuro cesa. El de ayer en el Buero Vallejo fue, como aseguró Perea, "un punto y seguido". Y ya van 21... camino de 22.