El mejor pincho medieval es una “delicia del juglar”

Belén López, de El Gurugú de la Plazuela, ha conseguido este fin de semana conquistar al jurado, que eligió entre las creaciones de ocho restaurantes. • Su creación competirá a nivel nacional en un concurso de tapas medievales que se celebrará en Olivenza (Badajoz).


¿Qué sabor tendría el trayecto de un trovador por la Ruta del Cid, pero de regreso de Valencia hacia Sigüenza? No es ninguna locura. Esta pregunta encierra la esencia del mejor pincho medieval que se ha podido probar estos días en la ciudad de El Doncel, dentro de su ruta de tapas medievales.

La composición gastronómica de Belén López, cocinera del Gurugú de la Plazuela, ha sido escogida este año como el mejor pincho medieval de la ruta segntina, tanto por la puesta en escena de la tapa como por su sabor. De este modo ha convencido al jurado, que este año estuvo compuesto por Juan Antonio Díaz, Nono, crítico gastronómico, Jaime Carninero, concejal del Ayuntamiento de Guadalajara, y Jaime Celada, alcalde de Cabanillas del Campo.

Además del primer premio, el Gurugú se ha llevado también el premio a la Presentación más Medieval y representará a Sigüenza en el próximo concurso de pinchos y tapas Medievales que va a celebrarse en la ciudad pacense de Olivenza.

El concurso tuvo lugar en la ciudad de El Doncel el sábado por la tarde y el ganador lleva por nombre “Delicia del Juglar” fue elegida como la mejor de las ocho tapas historiadas que han permitido a lo largo del mes de marzo, y hasta hoy mismo, ver Sigüenza mientras se come Sigüenza.

El alcalde de Sigüenza, José Manuel Latre, agradeció tras el fallo del jurado (en el Salón de Actos del Ayuntamiento) a todos los hosteleros que han formado parte en 2013 de la iniciativa su entrega y buen hacer, al tiempo que le deseó la mejor de las suertes al Gurugú de la Plazuela como representante local en Ollivenza. El concurso lo organiza la Red de Ciudades y Villas Medievales a la que pertenece Sigüenza.

Delicias del Juglar

Con el consabido cuidado por la puesta en escena que caracteriza al Gurugú en todo lo que hace, la pareja que lo regenta ha imaginado el trayecto de un juglar desde Valencia hasta la Ciudad del Doncel, para concentrar en su pincho un menú completo, con caña o vino para acompañar, al precio de 2,5 euros.

“La Delicia del Juglar resume la historia de un trovador que hace asiduamente la Ruta del Cid, comenzando en Valencia y terminando en Burgos. Cuando llega a Sigüenza, que es la mitad del camino, hace un alto retomando fuerzas en nuestra taberna antes de comenzar de nuevo su andadura. Siempre nos trae regalos y recuerdos de su viaje, que en esta ocasión son especias y alimentos que guarda en su zurrón”. Así le contaba Alberto al jurado el cuento que ha dado origen a la Delicia del Juglar en la mañana de ayer.

La tapa tiene una base de lechuga, lleva una rodaja de naranja y un rollito de clara de huevo que envuelve la trucha escabechada. Por encima lleva huevas, también de trucha, que ligan con el resto gracias a una salsa de naranja condimentada con albahaca, fuente de la fertilidad en el Medievo, y miel de la Alcarria. “Creemos que el turismo gastronómico son sensaciones encontradas. La estética del local y el cuidado de los detalles también contribuyen a que el comensal se sienta único, porque lo es”, explica Alberto. Precisamente por esos detalles, el jurado le concedió al Gurugú un segundo premio a la Presentación más medieval.

Resto de premios

El jurado seleccionó como Tapa mejor presentada la diseñada por Santos García Verdes, cocinero de La Granja de Alcuneza, hasta ayer único ganador que había conocido el concurso. El alcunecino ha vuelto a inventarse un pincho lleno de contrastes. Su “Excelencia de pato con blonda de queso”, rezuma reminiscencias y homenajes al pasado, y al presente, seguntinos. Las blondas de las encajeras de la ciudad e infinidad de productos de la tierra castellano manchega se mezclan en un bocado suculento que se presenta erguido en medio de un aire de azafrán.

Más premios

La Mejor combinación tradición e innovación fue para el “Potaje de vigilia” de El Atrio. Perfectamente acoplado a las fechas de la Ruta, previas a la Semana Santa, y con una acertada combinación de crujiente de bacalao, sobre una cama de puré de gusto finísimo, a juicio del jurado se hacía acreedora a la distinción.

Félix Durán, cocinero jefe de El Parador, se llevó el premio a la más sabia Combinación de ingredientes seguntinos. Su “Torrada de queso ahumado sobre salsa de dátil”, reivindica la miel, la trucha ecológica de la Sierra Norte, el dulce de membrillo y las nueces, entre otros productos, todos enrollados sobre una masa envolvente de pan de pueblo.

Por último, la mezcla de sabor dulce con salobre de la “Magdalena salada” de la Posada de Mojares se llevó el premio al Pincho más original. Al término de la gala, la Asociación de Empresarios de Sigüenza (AES), y la Asociación Murallas del XIV y arrabales sortearon entre las papeletas que depositó el público en los locales los premios que han patrocinado para el concurso.

Después de completarla, Juan Antonio Díaz, Nono, destacaba en primer lugar, “lo agradable del recorrido de la Ruta del Pincho Medieval”. En su fundamentación de los premios, subrayaba el buen nivel culinario general. “Cualquiera de las tapas hubiera sido una digna ganadora”, dijo. El gastrónomo calificó la participación como “entusiasta”.