El Maratón pasea su maleta de cuentos por la provincia

Azuqueca, Yebes, Quer o Marchamalo han sido algunos de los escenarios por los que el Maratón Viajero ha llevado sus sesiones de cuentacuentos en la semana previa a la gran cita de la narración oral en la capital. Repasamos algunas de ellas. • En Azuqueca inauguró la sesión el alcalde con el cuento del pez arcoiris y contaron con la presencia de Pablo Albo. • La segunda edición del Maratón Viajero en las bibliotecas de Valdeluz y Yebes contó con la presencia de la narradora Mercedes Carrión y 50 narradores. 


Un año más, el Maratón de Cuentos ha tenido unos prolegómenos muy ‘movidos’: el Maratón Viajero ha llegado las sesiones de narración a varios municipios de la provincia, desde Valdeluz y Azuqueca hasta Quer, Fontanar, Cabanillas, Torija, Villanueva de la Torre, Yunquera, Chiloeches, Horche y Marchamalo. Repasamos a continuación algunas de estas funciones desarrolladas en estos escenarios en las horas previas al gran estreno del Maratón que tiene su epicentro en el Infantado.

AZUQUECA, CON PABLO ALBO

El patio del antiguo cuartel de la Guardia Civil acogía en la tarde del jueves la decimoséptima edición del Maratón de los Cuentos de Azuqueca. El alcalde, Pablo Bellido, y la concejala de Cultura, Sandra Yagüe, inauguraban la sesión, en la que participaban un centenar de personas, con el agua como tema escogido. La famosa historia del pez arcoiris que decidió ser generoso y compartir sus escamas de colores para ser feliz y tener muchos amigos fue la escogida por los dos ediles para este estreno. Al acabar, Bellido agradecía la labor de los trabajadores de la Biblioteca Almundena Grandes “por su esfuerzo e ilusión”, así como a los alumnos y alumnas de los talleres de Pintura infantil de la Casa de la Cultura, que se han ocupado de la decoración del escenario con peces y barcos de papel.

La jornada continuaba con el conocido narrador y escritor Pablo Albo, que intercalaba sus historias con las del resto de contadores. “Es una actividad para personas de todas las edades que, de manera individual o en grupo, pueden contar relatos de todo tipo, desde clásicos a modernos, en verso o con música”, señalaba Sandra Yagüe.

Por el patio del antiguo cuartel, que estaba lleno de público, han pasado, además de vecinos y vecinas, grupos de los colegios La Paz, Virgen de la Soledad y Siglo XXI, así como la coral del Giovanni Antonio Farina, la Bebeteca y la Merienda de Cuentos. Alumnos y alumnas del taller de Pintura de la Casa de la Cultura también han participado activamente. 

MÁS DE 50 VOCES EN YEBES

Relatos en inglés, presentaciones en ‘power point’, historias poéticas o con marionetas… fueron algunos de los imaginativos recursos de los que echó mano el más de medio centenar de narradores que participó en la segunda edición del Maratón Viajero de los Cuentos que este sábado hizo escala en las bibliotecas de Yebes y Valdeluz.

‘El pez arcoiris’, ‘Barnie’, ‘Dos dragones en el agua’ o ‘Grisela’ fueron algunos de los títulos elegidos por los narradores para dar vida a sus historias. Durante cuatro horas se sucedieron un sinfín de historias y fábulas sobre ambos escenarios que el público, en el que los niños eran mayoría, siguió con atención y sorpresa. Esta segunda edición fue inaugurada por la veterana narradora Mercedes Carrión, distinguida profesional que es conocida con el sobrenombre de ‘Chascarrillo’ en los ambientes de la narración oral.

Un mural de 15 metros cuadrados confeccionado por un grupo de internos de la Unidad Residencial y Rehabilitadora de Alcohete que recreaba un paisaje marino en alusión al agua, que es la temática elegida este año por el Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de Guadalajara que organiza el Maratón de Cuentos, dio ambientación al escenario. Un sol poniente, gaviotas, peces y conchas realizadas con materiales como papel de estraza y periódicos y pintura acrílica, acompañaron a los narradores durante toda la sesión. Los propios residentes de Alcohete, que son socios activos de la biblioteca de Valdeluz, también se atrevieron a contar su propio cuento basado en una obra de los hermanos Grimm.

“Un magnífico nexo de unión”

“Este acontecimiento cultural es un magnífico nexo de unión que fortalece los cimientos sobre los que se sustentan las costumbres y raigambres de nuestro municipio”, ha asegurado la concejalía de Cultura, que ha querido agradecer la “colaboración desinteresada y entusiasta” de los vecinos del municipio en esta segunda edición del Maratón Viajero, tanto en su papel de voluntarios narradores como de público: “tan importante es que haya contadores dispuestos a subirse al escenario como un auditorio interesado en escuchar”.

El edil del ramo, José Antonio Real, asegura que hay “una fructífera cantera” que garantiza la continuidad de este acontecimiento cultural en el municipio para futuras ediciones. “No cabe duda que la cultura es un magnífico nexo de unión que fortalece los cimientos sobre los que se sustentan las costumbres y raigambres de cualquier municipio”, afirma el edil yebero.

Real incide en el “ambiente festivo” que presidió toda la jornada y en la “complicidad” de los vecinos del municipio con una actividad que está perenne a lo largo de todo el año. Junto con el Festival de Primavera que se celebra en abril, el Ayuntamiento de Yebes ha conseguido que este evento cultural tenga un “protagonismo sobresaliente” en las actividades programadas a lo largo del año.

A todos aquellos contadores que participaron en el maratón se les hizo entrega de un pin conmemorativo y de una silueta en forma de gota de agua con la que se confeccionó un mural con una nube de la que caía lluvia.

QUER, UNA DÉCADA DE MARATÓN

Los cuentos de la villa de Quer se convirtieron el pasado sábado en un magnífico prólogo de la XXIV edición del Maratón de los Cuentos de Guadalajara. El festival setero estaba de aniversario, puesto que comenzó en el año 2004, por lo que cumplía diez años y once ediciones. Lo celebró por todo lo alto con la participación como narradores de hasta diez vecinos de todas las edades que se animaron a compartir con la audiencia, cercana al centenar de personas, sus historias.

En medio de todos ellos estaba el cuentista asturiano Carlos Alba, ‘Cellero’, que alternó sus fábulas con las de los lugareños y dedicó una a cada franja de edad de público que se dio cita en la Plaza de Juan Pablo II, tradicional lugar de celebración del evento en Quer. Fue el alcalde, José Ramón Calvo, quien se encargó de dejar paso a las fantasías fabuladas de Quer, presentando el evento.

En los cuentos de Carlos Alba siempre aparecía, por aquí o allá, el agua, eje central del Maratón guadalajareño de este año. “Los niños de Quer están muy concienciados medioambientalmente. Saben que para que haya agua es necesario que haya árboles, y el valor que tiene cuidar el medioambiente”, reconocía.

En cuanto a la participación, el cuentista asturiano se sintió a sus anchas entre los seteros y destacó “la participación de niños y mayores”, y la asistencia. El ambiente en la plaza fue igual de acogedor que en cada una de las ediciones anteriores. En la Biblioteca Municipal, y de la mano de Miriam Pérez, su responsable, los seteros habían preparado un decorado que luego fueron utilizando para contar sus historias.

Julie Ann Cole, vecina inglesa de la localidad, fue más allá. Había preparado un teatrillo de guiñol  para escenificar su versión del Cuento de Caperucita con marionetas. Diego Martín, de sólo cuatro años, maravilló a la audiencia contando, con todo lujo de detalles, el Cuento de los tres cerditos. “No lo pudo hacer mejor”, valora Lourdes Jiménez, concejala de Cultura. Cada uno de los cuentistas seteros se llevó un buen puñado de  caramelos y el pin del Maratón.

Además, el narrador asturiano preguntó a la audiencia por los dichos que hay en Quer sobre el agua, de manera que los mayores compartieron con los niños los que saben, y los pequeños enseñaron a los mayores algunas de las cosas que han aprendido en el colegio relativas al ciclo del agua, puesto que este ha sido uno de los temas con los que ha trabajado el Colegio Villa de Quer para convertirse en Ecoescuela.