Una segunda vida para los libros

El mercadillo solidario de la Biblioteca Pública vende libros antiguos por un euro para financiar un envío solidario. • También los fondos enviados a bibliotecas de colegios y localidades de Perú proceden de Dávalos. “No podemos imaginar la penuria de libros que hay allí”, dice Blanca Calvo.


Los lectores acostumbran a viajar con los libros. En Guadalajara, la ciudad de los cuentos, los libros también viajan gracias a los lectores. Ocurre dos veces al año, una de ellas por estas fechas. El mercadillo solidario que se instala en la Biblioteca Pública de Dávalos recauda fondos para pagar el pasaje a los volúmenes cedidos por el centro alcarreño a bibliotecas y colegios de Perú. Los libros que sobran buscan una nueva oportunidad, encontrando a un lector a cambio de un único euro o viajando al otro lado del Atlántico, donde sí son necesarios.

La iniciativa, que lleva en marcha cuatro años y que se celebra por el Día de la Biblioteca -en otoño- y por el Día del Libro -en primavera-, nutre con fondos propios pero descatalogados o con ediciones repetidas de un mismo título las bibliotecas peruanas del proyecto 'Una biblioteca para un pueblo'. El año pasado fueron enviadas dos toneladas de libros mediante la organización jerezana 'Madre coraje', que los traslada a muy bajo coste. Una factura que paga la solidaridad de los guadalajareños que entre la tarde de ayer y la mañana de hoy compran por únicamente un euro alguno de los libros -de toodos los tamaños, formatos y antigüedades- que hay en el mercadillo.

Muy valorados en Perú

En Perú hacen muy buen uso de estos libros”, dice la directora de la Biblioteca Pública, Blanca Calvo, que asegura que desde España “no nos podemos imaginar la penuria de libros que allí hay”, hasta el punto de que en algunos casos loque circula de mano en mano son fotocopias en vez de ejemplares encuadernados.

Fue a un colaborador de la biblioteca guadalajareña, Rafael Sánchez Grande, a quien se le encendió la bombilla: con muchos de los fondos que la biblioteca alcarreña tenía apartados se podía colaborar en este proyecto. Es un gran convoy de la cultura hacia Perú, pero lo podría ser a cualquier otro país, aclara Calvo, si se diesen las facilidades que en el país andino. Ha sucedido, por ejemplo, que el desembarco de unos envíos similares en Bolivia estaban tasados como si se tratase de material para hacer negocio.

El mercadillo, ayer y hoy

El mercadillo quedó situado ayer a las cuatro de la tarde en dos de los laterales que forman el cuadrilátero del patio, pero en el tercer piso, del Palacio de Dávalos. Sólo en las dos primeras horas se vendieron 300 libros. Había gente incluso esperando a que la biblioteca abriese sus puertas. Se podía ver incluso a algunos lectores que apilaban varios ejemplares a este precio casi simbólico. “Ya es de conocimiento común que hacemos esta cadena de libros transoceánica”, añade Calvo.

Entre la oferta de este maremágnum de libros antiguos hay una gran variedad, con literatura infantil, en otros idiomas, una gran colección de libros desfasados sobre farmacia pero tal vez interesantes para expertos, mucha narrativa -abundan los best-seller anglosajones, pero también títulos de Julio Verne o novela española- y libros de historia, muchos de ellos sobre la Transición y los años ochenta en nuestro país, a los que se añade algún ejemplar de la 'Perestroika' contada por el propio Gorvachov, las 'Cartas a un joven español' de Aznar o títulos sobre periodismo. Como en toda reunión colectiva de libros que se precie, no faltan ejemplares sueltos del Quijote, de muy diversa procedencia.

Nos encontramos que siempre hay un libro para cada persona y una persona para cada libro”, explica entre sonrisas la directora de la biblioteca alcarreña. Así que si no ha pasado todavía por allí, posiblemente haya un ejemplar esperándole a usted y otro más a punto de levantar el vuelo para cruzar el océano.

Artículos Relacionados