En busca del eslabón perdido de los cuentos

El Maratón de Cuentos del año que viene tendrá por tema la prehistoria y el inicio de la narración oral. • Habrá sesiones de cuentacuentos en cuevas de Sudáfrica, en los yacimientos paleolíticos de Atapuerca y Los Casares y en el metro de Milán, concebido como 'cueva de la modernidad'. • La directora de la Biblioteca Pública, Blanca Calvo, revela los detalles de un proyecto que lleva la popular iniciativa guadalajareña más lejos en el tiempo y en el espacio, con Sudáfrica como referencia.


Hubo un tiempo en que un primate hábil y sabio encendió un fuego en la cueva en torno al cual surgieron las primeras pinturas en las paredes y tal vez las primeras narraciones. El Maratón de Cuentos de Guadalajara, que tiene sobradamente demostrada su vocación viajera, ha decidido ir este año más lejos que nunca: traspasando fronteras hasta llegar a Sudáfrica, en el punto cero de la Humanidad, pero también retrocediendo en el tiempo, en busca del primer cuento.

La ambiciosa edición del Maratón de Cuentos de junio próximo se ha visto atrapada por un entramado de proyectos que tiene como principal impulsor una iniciativa que ha recibido el visto bueno del Departamento de Cultura de la UE y que tiene un coste de 268.000 euros, la mitad de ellos aportados desde Bruselas.

No es fácil de explicar. El punto de partida era desarrollar un proyecto de cooperación relacionado con Sudáfrica, país que marcaba como obligatorio la convocatoria. El Seminario de Literatura Infantil y Juvenil de la Biblioteca Pública de Guadalajara, organizador del Maratón de Cuentos, advirtió la posibilidad de conectar la narración entre ambos territorios y profundizó en la idea. Hasta conseguirlo. No en vano se dan la mano dos culturas que cuentan con un maratón pionero, Guiness de los Records y conocido e imitado mundialmente con otro país que tiene una colección de cuentos de bosquimanos reconocidos por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Los orígenes

“Sudáfrica nos sugería la antigüedad más remota”, ha indicado la directora de la Biblioteca, Blanca Calvo. “Es probable que los primeros cuentos de la Humanidad se contasen allí”, de modo que la tradición oral podría ser el punto de conexión entre Guadalajara y el país más al sur del continente negro. “Nos propusimos ver si éramos capaces de ir hacia la primera forma en que se contaron los cuentos”.

Ese es el arranque de un proyecto que exige también la adhesión de otros dos socios europeos. De modo que además de Sudáfrica, están involucradas las ciudades italiana de Colgno Monzese (que organiza un festival de varios días con narración oral) y la francesa Grenoble (que tiene otro maratón inspirado en el arriacense).

Una vez recibido el apoyo financiero, los 134.000 euros de fondos europeos (la mitad de la inversión, que asumen entre los asociados europeos de la iniciativa), y con la decisión de invertir 39.000 de estos euros en las actividades en Sudáfrica, la órganización trabaja ya en cumplir con una programación más ambiciosa que nunca.

Atapuerca, Los Casares y el metro de Milán

Además de dedicar la temática de la próxima edición del Maratón de Cuentos a la narración oral en la prehistoria, con el lema 'Historias de cueva en cueva', habrá diferentes y llamativas sesiones de cuentacuentos en las propias cuevas. Será en el complejo arqueológico burgalés de Atapuerca, en uno de cuyos yacimientos se contarán cuentos para un público reducido de unas 50 personas. La actividad ha logrado asociar, de hecho, a la Fundación Atapuerca, el ala del proyecto encargado de la difusión de uno de los enclaves paleolíticos más importantes del mundo.

Habrá también otra doble sesión similar -dentro y fuera del abrigo- en la cueva de Los Casares, en La Riba de Saelices (Guadalajara), que obligatoriamente tendrá que limitar el aforo y que se desarrollará en los días previos al Maratón en el Infantado.

No serán las únicas cuevas. También en Sudáfrica, que celebrará un maratón de cuentos inspirado en el alcarreño, habrá cuentacuentos en las cuevas, emulando lo que tal vez sucedió hace miles de años, en los orígenes de la narrativa oral. Serán doce cuentacuentos, la mitad africanos y la mitad europeos (dos por país) los que realicen un “taller en busca de las historias” que, bajo estos techos naturales, les llevará a elegir doce cuentos universales, con “los grandes temas de la humanidad” como la muerte o el amor, para luego contarlos en cada uno de los escenarios de primavera, incluido el Palacio del Infantado.

Pero sin duda una de las cuevas más originales del proyecto será el metro de Milán, concebido por los socios europeos de la iniciativa como una “cueva urbana” en la que, como antiguamente, se produce un encuentro entre individuos, que sirve de refugio ante la adversidad -por ejemplo, los bombardeos de la II Guerra Mundial-, en la que hay pinturas en las paredes (grafitis, en vez de rupestres) y donde, por supuesto, se cuentan historias.

Un documental y un archivo

Por si resultase escasa la actividad, habrá un doble trabajo para dar testimonio de tan fabuloso evento cultural. El director de cine Ricardo Macián, muy premiado por 'Los ojos de Ariadna' (sobre Afganistán) rodará un documental sobre la experiencia, entrando en todas las cuevas, desde Sudáfrica y Milán hasta Atapuerca y Los Casares.

No será el único avance en dar testimonio de la programación. La asociación de documentalistas españoles SEDIC se ha involucrado económicamente y con su trabajo para realizar un repositorio de cuentos, con los relatos de todos los puntos del proyecto, pero también con otros que estén en peligro de extinción en algún lugar del mundo a causa de la pérdida de la tradición oral.

Esta actividad documentalista también llegará al Maratón de Cuentos de Guadalajara. Por vez primera, las narraciones serán grabadas en vídeo (lo que exigirá un permiso de los participantes, por cuestiones legales) y se generará un archivo de narraciones utilizando la herramienta de catalogación que crearán estos profesionales. La idea es recuperar y archivar correctamente también toda la documentación sonora a lo largo de estos 21 años de maratón.

Mayores contando cuentos

Entre las novedades del Maratón, además de la temática ya anunciada, Calvo ha adelantado también que en el proyecto europeo se dio una vuelta de tuerca, muy bien valorada, para intentar que el 5% de los narradores de este año sean personas mayores de 65 años, ya que en 2013 se celebra el Año del Envejecimiento Activo. “Es un compromiso que tenemos que intentar cumplir”, ha aceptado la directora de la Biblioteca, que ha cifrado la cantidad de narradores de esa edad en unos cincuenta, ya que la cita suele congregar a unos mil participantes.

Artículos Relacionados