Ponga un Fernando Borlán en su vida

Amigos, exalumnos y gente de la cultura alcarreña rindieron ayer al poeta y profesor en el instituto Brianda de Mendoza un sencillo homenaje con motivo del 10º aniversario de su muerte. • Entre ellos, el poeta Benjamín Prado y Lydia Borlán Pazos, hija del homenajeado. • El acto finalizó con los premios del I Certamen de Poesía Joven 'Fernando Borlán'. 


El profesor y catedrático Fernando Borlán dejó muchos amigos en Guadalajara. Mucho cariño. Mucha semilla. Profesor de Lengua y Literatura en el Brianda de Mendoza, impulsor de Radio Arrebato, miembro del grupo creador del Tenorio Mendocino, fue ante todo un poeta y un maestro que dejó un reguero de enseñanzas para todo aquel que se cruzó en su camino. Ya fuera en la radio, en las tertulias, en el teatro, en el periodismo. Muchos de aquellos que fueron alumnos suyos, como el poeta Benjamín Prado; familiares, entre ellos su hija Lydia; la comunidad educativa del Brianda del Mendoza, instituto donde se jubiló y sobre todo gentes de la cultura alcarreña quisieron rendirle un homenaje ayer, en el salón de actos del centro educativo.

Durante hora y media no cesaron las palabras de recuerdo hacia “un librepensador", "un incitador", "un genio", "un loco", "un sabio", "un temperamental", "un apasionado de la poesía", "el hombre con boina que se parecía tanto a Salvador Dalí", "el hombre cariñoso de la sonrisa de niño", "el hombre al que le gustaba empujar a otros hacia arriba en vez de trepar...”, en definitiva, el hombre que guió a muchos por el camino de la vida e influyó de manera sempiterna. 

Los caminos de Fernando Borlán y del poeta Benjamín Prado se cruzaron en las aulas del instituto de Las Rozas. “Era un liante”, recordaba ayer ante un auditorio que rio sus anécdotas. “Como escritor nací cuatro veces. La primera cuando escuché un disco de Bob Dylan; la segunda, cuando un profesor llamado Luis Fernández, en un colegio de Las Rozas, entró en clase enseñando a Garcilaso de la Vega con tal entusiasmo que me convirtió en lector; la cuarta, cuando me encontré a Rafael Alberti y la tercera, cuando conocí a Fernando Borlán. Si me preguntan a quién quiero más, siempre respondo: Fernando. Me acuerdo muy bien cuando le vi por primera vez. Me pareció el teniente coronel Tejero. Pensé: qué hueso”. Pero la imagen se diluiría pronto: "Él siempre pensó que los exámenes eran un invento pequeño-burgués asi que nos calificó haciendo una obra de teatro", contó. A Garcilaso de la Vega "nos lo enseñó en el jardín porque Fernando decía que a Garcilaso no se le podía estudiar entre cuatro paredes”.

Las anécdotas dejaron paso entonces al sentimiento cuando leyó el poema 'Días de lluvia', que Prado le escribió hace 20 años y que incluirá en un libro de poesía completa que publicará en breve. Después, empezó a leer “Buscaré una ciudad para quererte... que sea toda blanca”. 

Del mismo poemario, eligió la poeta madrileña Ángela Bautista 'Me sentaré a tu orilla', un poema que, comentó, le regaló Borlán. “Nunca he tenido otro maestro”, añadió escuetamente antes de empezar a leer.

Para la actriz guadalajareña María Pedroviejo, antigua alumna del Brianda, Borlán fue el principio: “Yo quería ser actriz y me dijeron que tenía que buscar a Fernando Borlán, “un señor que siempre iba con boina y que se parecía mucho a Dalí. Lo encontré y a partir de ahí, surgieron muchos proyectos y una bonita amistad de la que tengo muchos recuerdos". De la voz de Pedroviejo sonó el poema 'Punto y principio'.

El periodista Álvaro Nuño, encargado de hacer una semblanza vital y profesional de Fernando Borlán, fue el maestro de ceremonias de un acto donde brilló la poesía y el recuerdo: “todo alumno debería tener un Fernando Borlán, todo instituto, toda ciudad”, dijo Nuño, hoy presidente de la Asociación de Amigos del Instituto Brianda de Mendoza (AIBM). “Borlán dejó una huella imborrable”, incluso para él, admitió, “un despistado alumno de letras” a quien le metió el 'gusanillo' y terminó siendo periodista, “uno de los oficios que a él le apasionaban”.

De su extensa trayectoria Nuño destacó su carácter de “impulsor cultural”. Allá por donde pasó fundó revistas literarias, creó grupos de teatro -también infantil-, cineclubs e impulsó radios -fue hasta cronista deportivo-, siempre con “la materia prima de la ilusión y las ganas de hacer cosas”.

Así lo recordaron sobre el escenario la actual directora del instituto, Inmaculada Carlero; el profesor de Lengua y Literatura, Ismael Doñoro, exalumno y compañero de Borlán, que eligió 'Que aparezca el poeta que nos dé la palabra'; la poeta Mamen Solanas, que recitó 'Aunque el alma se quiebre'; el actor y actual director del Tenorio Mendocino, José Mª Sanz Malo, que declamó 'Cuando se rompen los bolsillos del alma'; Carmen Niño, poeta y 'Brígida' en el Tenorio, que eligió el poema 'A ti que más te da' y Adoración Perea, vicepresidenta de Siglo Futuro, fundación depositaria del legado de Borlán, de quien leyó 'Reposo dulce descansado'.

También quisieron homenajear al profesor y catedrático algunos miembros del Grupo de Poesía de la Biblioteca Pública que lleva su nombre. Dirigidos por el poeta Jesús Aparicio, declamaron 'La sonata de los elementos', el que consideran “su testamento poético”. Emocionado, el socialista Juan Carlos Moratilla, amigo y exalumno de Borlán, leyó un soneto de 'Cántico carnal' y el exalumno Juan Carlos Pérez Arévalo, director de la compañía de teatro alcarreña Tres Tristres Trigres, escogió 'Balada del río Cea', no sin antes contar que su incursión en el mundo de la escena se lo debe a Borlán, que también “nos lió para otros proyectos como el Panal Rock. Sin él, no sé qué hubiera sido de mi vida”, dijo. La hija de Fernando Borlán, Lydia, se encargó de cerrar el recital con dos poemas muy breves: 'Perdóname Señor' y 'Norte y Sur'.

El cierre del homenaje se llenó de premios: los dos del I Certamen de Poesía Joven 'Fernando Borlán', cuyo jurado ha presidido Benjamín Prado. En esta primera edición, los premiados han sido Ana Stanislava por 'Gloria' y Daniel Bachiller por 'El mar de tus sueños', que recibieron como premio un cheque por valor de 150 euros cada uno. De manos de la hija del poeta recibieron como detalle un libro con las obras completas de Fernando Borlán. Otra 'simiente' del poeta que quizás florezca en un futuro. Somos tantos...", dijo Benjamín Prado, "que estoy pensando que por qué no pedimos nosotros también la independencia y creamos Borlandia, por ejemplo”.

Artículos Relacionados