El ilustrado mundo de Gloria Fuertes

La Biblioteca de Guadalajara celebró el Día del Libro rindiendo homenaje a la poeta madrileña con un recital de los clubes de lectura y una exhibición de dibujo en tiempo real del premiado Miguel Ángel Pacheco.


No hay una imagen única para Gloria Fuertes, aunque haya quien apenas la distinga de una poeta meramente infantil o de la imitación en un 'sketch' de Nochevieja. Tierna y afilada, rebelde y feminista, entre niña y sabia, inteligente pero sin ínfulas, defensora del amor libre, escritora y bibliotecaria, poeta del amor, de la paz, de la gente sencilla. Todas las imágenes se subieron este jueves al escenario del patio central del Palacio de Dávalos para la celebración del Día del Libro en la Biblioteca Pública de Guadalajara, que escogió su figura para celebrar la fiesta nacional de la lectura y para rendir un homenaje a una escritora con mucho predicamento en Guadalajara, a quien ayer le ilustraron sus versos a lo grande.

Es una gozada ver la biblioteca así”, dijo nada más comenzar el acto el director del centro, Jorge Gómez, ante un patio abarrotado de niños y mayores dispuestos a dar lectura a algunos de los poemas de Gloria Fuertes. La Biblioteca repetía formato para la ocasión, una celebración adelantada del 23 de abril, subiendo al escenario a grupos de clubes de lectura y de asociaciones vinculadas al centro.

Antes, el director leyó junto a la presidenta del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil, Blanca Calvo; la presidenta de la Asociación de Amigos de la Biblioteca, María Antonia Cuadrado; y el ilustrador Miguel Ángel Pacheco el manifiesto del Día del Libro, encargado este año al novelista Gustavo Martín Garzo. Habla del poder de los cuentos, de esa “voz de cuidado” que escuchan los niños antes de entregarse al sueño y que con el tiempo les convierte en hombres y mujeres más sensibles y atentos a los demás. Cuentos que también nos hacen más audaces: “No le dicen al niño que sea obediente, sino que sea atrevido y curioso. Casi todos los cuentos son posibles porque sus protagonistas no hacen lo que deben”.

Pero la protagonista, muy vinculada también al universo infantil, se manifestó esta vez en verso. “Queremos reivindicar a la Gloria Fuertes integral”, anunció el director de la biblioteca antes de que los 30 grupos de niños y mayores subiesen al escenario a leer y recitar los poemas de la poeta madrileña en el año del centenario de su nacimiento.

Y así fue. Hubo poemas infantiles, en familia y entre amigos, cantados, pintados y en inglés. Irónicos, tiernos y reivindicativos. Pacifistas –siempre: “ni un muerto más” – y de un amor de andar por casa, que es el verdadero. Cayó algún villancico atípico, un canto a esa Guadalajara en la que dicen que apenas hay nada y sobre todo, muchos retratos que el premio nacional de Ilustración en dos ocasiones, Miguel Ángel Pacheco, invitado de lujo para la ocasión, iba realizando a la par que leían y recitaban todos estos amigos de la biblioteca. Cómo se dibuja un niño, o una señora (“¡Qué señora tan señora, doña Sara, servidora!”), o unos patines –con sus plumas– o un lector mimetizado en su sillón orejero… O la propia Gloria Fuertes.

El público pudo ver una exhibición en vivo y en pantalla gigante de cómo Pacheco completaba las ilustraciones de los poemas incluidos en el libro ‘La oca loca’ -reeditado por Kalandraka-, resultado de un experimento similar en televisión a mediados de los años setenta. El dibujante jienense ofreció al final de los recitales un adelanto en vídeo de un trabajo relacionado con la poesía de Gloria Fuertes que él mismo dirige y locuta, ‘Los pájaros no tienen dientes’.

La del jueves volvió a ser una celebración del Día del Libro popular y participativa –marca de la casa Dávalos– en la que al final hubo hasta un momento especialmente emotivo cuando el director de la Biblioteca agradeció hasta saltársele las lágrimas el trabajo que realizan los funcionarios del centro, “para que quienes pasan por la puerta encuentren en la biblioteca un lugar agradable, interesante y de provecho”. Misión cumplida, desde luego.

Fotos: R.M.

 

Artículos Relacionados