La seguntina Toya Velasco, Premio Blas de Otero de Poesía

La escritora y poeta gana la XXVII edición de este galardón poético, convocado por el Ayuntamiento de Majadahonda, por su obra 'La cabeza y un zapato'. • El jurado la ha elegido por “ser un libro nuevo y distinto”. 


La escritora seguntina María Antonia Velasco ha ganado la XXVII edición del Premio de Poesía 'Blas de Otero' por su obra 'La cabeza y un zapato'. El Ayuntamiento de Majadahonda, organizador del certamen, ha señalado que el jurado ha elegido esta obra "por ser un libro nuevo y distinto; con variedad de invención y de hallazgos, de palabras y situaciones, tanto en la evocación autobiográfica como en los sorprendentes poemas amorosos".

El jurado ha estado compuesto por Sabina de la Cruz, viuda de Blas de Otero; Mario Hernández, Juan Van-Halen, Enrique Gracia y José Luis Morales. La dotación económica del premio es de 6.000 euros y una placa de plata conmemorativa que se le entregarán a la autora durante un acto público.

María Antonia Velasco nació en Sigüenza, estudió Medicina y Filosofía Pura en la Universidad Complutense de Madrid y ha sido colaboradora en diarios y revistas. Fue columnista diaria de 1993 a 1996 en el 'Diario 16'. Además, ha sido directora de las editoriales Optima y Gatoverde y es articulista del semanario La Tribuna de Guadalajara. 

En su bibliografía destacan varios cuentos y relatos, el último 'Paque temático', editado este mismo año por Ediciones del Desastre. A él se suman 'Relatos en primera persona' (Ed. Enjambre, Guadalajara 1980), 'Necrológicas'  (Premio Emilio Hurtado 1987), 'Yegua de la noche' (Premio Tiflos 1988); 'Mis perros y otras personas' y 'El regalo'. Velasco también ha escrito cuatro novelas: 'El eterno día de Sigüenza' (Premio Camilo José Cela 1982); 'El gato entre papiros', editado por Plaza & Janés; 'Ella y Ninguna' (Premio Tiflos 2001) y 'Pobres pobres' (2012).

Entre sus libros de historia figuran 'El viaje prodigioso', junto a Manu Leguineche, (Alfaguara, 1995) y 'Yebra', junto a su marido, el poeta Francisco García Marquina (1998).