Pérez Henares: "Buero dio una lección de reconciliación"

En el marco del Centenario del dramaturgo, la Diputación reedita 'Una digna lealtad', recuerdos de Buero Vallejo confesados en el salón de su casa madrileña al periodista Pérez Henares. • El libro se editó por primera vez en 1998, dos años antes de la muerte del escritor guadalajareño. 


El escritor y periodista Antonio Pérez Henares mantuvo con Buero Vallejo durante los años 90 varias conversaciones en casa del dramaturgo. En 1998 las editó en el libro 'Una digna lealtad' con las correcciones del propio Buero, y ahora, casi veinte años después, con motivo del Centenario del nacimiento del autor alcarreño, la Diputación Provincial reedita este volumen, "el primero de corte biográfico y humano que se hizo sobre mi padre", ha señalado esta mañana en la presentación de la obra el hijo del dramaturgo Carlos Buero. "Agradezco a la Diputación que lo haya vuelto a poner en el mercado", porque "en su día fue un libro que tuvo muy buena acogida y mucho recorrido".

"Hoy lealtad se escribe con z de zángano pero en el caso de Buero, lealtad se escribe con d de dignidad y de decencia", ha apostillado el diputado de Cultura, Jesús Herranz, calificando al autor de 'Historia de una escalera' "la máxima autoridad en el teatro español del siglo pasado" y "una persona leal con su conciencia".

La Diputación, ha añadido Herranz, "ha querido reeditar este libro para poner de manifiesto quién era Buero Vallejo". "Para mí, un maestro de literatura pero sobre todo, de vida, un referente de dignidad y lealtad a unas ideas", ha afirmado a su lado, Pérez Henares, admitiendo que el libro es "mi humilde homenaje a mi maestro" y una "lección de reconciliación". "La reconciliación", ha añadido 'Chani', "es el camino porque noto que filamentos del odio se están adentrando en el seno de la sociedad española".

En su intervención, Pérez Henares ha recordado que cuando era niño el primer artículo que escribió en una revista que hacían en el Instituto Brianda de Mendoza fue sobre Buero y que el texto fue objeto de censura y conllevó al cierre de la publicación. "Tan sólo por mentarle", escribe en la nota a la segunda edición de la obra, "pues entonces los prebostes franquistas locales ya tenían suficiente con tener que soportar a Buero, dados su inmenso prestigio y fama".

Pérez Henares ha querido destacar también la "determinante lección vital y ética" que dio Buero asumiendo la vida que llevó y que pudo terminar con una condena a muerte y ha confesado que hubo dos asuntos que se quedaron fuera de libro, aunque no de la grabación. Fueron eliminados por petición expresa del dramaturgo con el fin de no "abrir heridas" y hacían referencia a dos personas "obsequiosas con el Régimen" que tuvieron con él un "comportamiento mezquino y reprobable" en Guadalajara y Madrid, tras su salida de la cárcel.

El libro, que incluye fotografías del Archivo familiar, la agencia Efe, la Revista Tribuna y los fotógrafos Jesús Ropero (Ayuntamiento) y Alfonso Romo (Diputación), cuenta con 125 páginas y capítulos cortos porque en, realidad, se trata de "desgranar recuerdos". 

Pérez Henares ha terminado subrayando el amor de Buero por Guadalajara: "venía siempre que le invitaban, siempre que podía" y "quería a Guadalajara bastante más que la Guadalajara oficial le quería a él... le hubiera gustado mucho ver este Centenario".

Artículos Relacionados