El Maratón de Cuentos revela su misterio

Blanca Calvo asegura en la clausura que el misterio al que aludía la temática de esta edición pasa por la implicación popular en la cita • Ha habido 973 cuentos y 1.425 contadores, más que nunca • El maratón ha durado una hora más de lo previsto.


Colorín colorado, “the end”, “c’est fini”, “ils se marièment, vécurent heureux et eurent beaucopt d’enfants” o como se quiera… Ya ha finalizado la XXI edición del Maratón de Cuentos que organiza la Biblioteca Provincial de Guadalajara y que este año tenía por temática el misterio y por novedad la presencia de treinta narradores reflexionando en torno al misterio europeo, lo que ha vuelto a ofrecer múltiples acentos al festival de la narrativa oral.

A punto de llegar a las cuatro de la tarde, la directora de la Biblioteca Pública Provincial y alma Mater de este maratón, Blanca Calvo, daba cuenta de que el evento cultural daba sus últimos pasos. Habían transcurrido casi 47 horas ininterrumpidas de cuentos al aire libre –una más de lo previsto- y habían subido al escenario del Infantado nada menos que 1.425 contadores de cuentos, profesionales y anónimos, niños, adultos y viejos, para contar 973 cuentos. La cifra de participantes ha sido la mayor de su historia, superando los 1.207 del año pasado, que a su vez habían sido el mayor pico de sus tres décadas. 

Ha sido entonces cuando Calvo ha revelado el misterio al que decía aludir la temática de esta edición. “El misterio es la ciudad que una vez al año se junta” para llevar a cabo esta actividad durante todo un fin de semana, trabajando algunos durante meses para que el decorado o la programación estén listo, volcándose el resto en participar y deleitarse con uno de los acontecimientos culturales más singulares del panorama cultural español, inscrito además en el Libro Récord de los Guiness desde la primera edición, en 1992, cuando sólo se contaron cuentos durante 24 horas.

“La gente cuenta y escucha y no come”, ha bromeado Calvo, aludiendo tal vez al ánimo de los presentes en el Infantado cuando la hora rozaba las cuatro de la tarde. La prolongación excesiva sobre el horario previsto ha evitado, de hecho, que el Seminario de Literatura Infantil cerrase con un último cuento el Maratón, como viene siendo habitual.

 

Artículos Relacionados