Versos a la luz de las velas

El Patio de los Leones del Infantado acogió este martes la edición anual de Versos a Medianoche, que siguió un centenar de espectadores. • Quince poetas declamaron sus versos con luz, viento y la música en directo del dúo La Suite. 


Pareciera que el viento quiso truncar este martes la edición anual del Versos a medianoche. Apaciguó las llamas de las velas que se repartieron entre los espectadores, sí; quizás incluso, no permitió lucir la decoración planeada por los organizadores; amagó con hacer volar las partituras del pianista. Pero no fue cruel. Tan necesario estas noches de julio, tan calurosas, permitió durante dos horas cerrar los ojos, guardar los abanicos y dejarse mecer por la poesía, por los versos sinceros de una quincena de poetas, alguno realizado exprofeso para la cita, en clara referencia al Infantado.

Este año, la recoleta plaza del Carmen se cambió por un Patio de los Leones color vino, o color rosa, al que se había decorado con algunas copas que portaban velas. El cambio de ubicación responde a la campaña que desde el Ayuntamiento se está realizando en apoyo a la candidatura del Palacio del Infantado a la Unesco. Así lo explicó el alcalde, Antonio Román, quien en su habitual intervención de apertura, defendió que "Guadalajara tiene muchos rincones para disfrutar de la poesía" y aseguró que a todos los poetas participantes "les une el amor a la ciudad".

La otra novedad este año fue la música. El dúo La Suite, conformado por violín y piano, fue musicando, aunque sólo en ocasiones, algunos versos y firmó la interpretación de la pieza inaugural y la emocionante partitura final.

Este 'Versos...' ha tenido aplausos para el poeta Carlos Bernal, habitual participante, que falleció precisamente una semana después de la última edición, y un recuerdo para el poeta jadraqueño José Antonio Ochaíta, cuyo busto de bronce es testigo cada año de este encuentro poético en la plaza del Carmen, y murió hace 43 años mientras recitaba sus versos en Pastrana, ante la Colegiata.

Fue otra jadraqueña, Carmen Bris, encargada de abrir esta edición, la que se acordó de los compañeros que ya no están y haciendo un guiño a la metereología transitó "por los caminos del viento". Este año, el viaje poético permitió degustar menos musicalidad y más retórica; conversaciones con objetos inanimados, como los pucheros de García Marquina, y jugar con los versos haciendo perfopoesía como Gracia Iglesias y dotarlos de música vocal como Pedro G. Chaín. Esta edición dejó espacio también a los poemas clásicos, a los versos de amor hacia los nietos, hacia los alumnos a los que se dio clase y de alguna manera, se forjó, como apuntó la jadraqueña Evelina Embid.

Anoche hubo también poetas que alabaron la piedra y la historia del Infantado, que guiaron por plazas y parques de la ciudad, que pusieron sobre papel sus sentimientos, pensamientos y soledades (Gómez Recio) que engrandecieron la leyenda, que loaron danzas populares como 'La Chacona' (Suárez de Puga), que elogiaron a los poetas, "esos locos, magos poetas" (Mari Carmen Peña), con expresa admiración al francés Jacques Prévert.

No faltaron, claro, 'te quieros', ni versos de amor -"los poetas copulamos con las palabras", señaló Pablo Llorente-, ni referencias al Quijote, al cura, a Dulcinea, al barbero, a Clavileño y su relincho. Salió, también, el sempiterno Neruda, apareció el invierno y el sueño.

La recta final la firmaron los poetas Rafael Soler, que llevaba algunos años sin acudir a esta cita y cuyo próximo poemario 'No eres nadie hasta que te disparan' se presentará en Guadalajara a mediados de octubre, y Ramón Hernández, perteneciente a la generación de la postguerra. Sentado en una silla, Hernández agradeció a su ciudad de adopción, Guadalajara, "que me diera todo lo que reflejan mis libros" y sentenció con el magnífico 'Isla de Capri', dedicado a "mi luz", Mª Jesús, intenso y delicado al mismo tiempo. 

La maestra de ceremonias, la poetisa Carmen Niño, despidió esta nueva edición de 'Versos a medianoche' con reminiscencias de infancia, con versos de amor, antes de que todos los poetas se unieran en el escenario con sus velas y la música comenzará a envolverlo todo con una melodía emocionante.


 

Artículos Relacionados