Calleja: "Las noticias sobre violencia de género son artefactos para el periodista"

Cada periodista debe asumir un compromiso escrupuloso con el uso de las palabras”, señaló ayer el periodista berciano que presentó en Guadalajara su libro 'Cómo informar sobre violencia machista', en un acto organizado por Arrebol. • La directora del Instituto de la Mujer de CLM, Araceli Martínez, que presentó el acto, afirmó que "la mejor política contra la violencia de género es la construcción de una sociedad más igualitaria". 


¿Cómo informamos los medios sobre violencia machista? El periodista José Mª Calleja se lo pregunta en su último libro, que ayer presentó en la Biblioteca Pública de Guadalajara, en un acto organizado por Arrebol y con un salón de actos lleno de público, que contó con la directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, como presentadora.

A juicio del periodista "se ha avanzado a la hora de contar los crímenes machistas" pero aún "hay mujeres que son asesinadas con crueldad y la noticia no sale ni en un breve". La lucha por la visibilidad de estas informaciones está todavía pendiente, según Calleja, y "los medios de comunicación todavía no han cumplido con la obligación que tienen de tratar de manera proporcionada la gravedad del problema. Imagínense que en lugar de 60 mujeres asesinadas al año fueran 60 políticos o policías o 60 futbolistas. Imagínense el despliegue informativo que se estaría montando".

Otro de los 'problemas' es que este tipo de informaciones se convierten "en artefactos que el periodista no sabe en qué sección colocar". ¿Es un suceso?¿una noticia de sociedad? "El otro día Alejandro Sanz afeó a alguien en un concierto y fue en espectáculos, otras veces va en España ... aún no sabemos cuál es la pauta informativa en la que tenemos que movernos con la violencia de género y existe la voluntad, pero no las herramientas para hacerlo".

"Creo que todavía no lo percibimos como nuestro problema", sentenció Calleja, que citó ejemplos en los que un caso de violencia machista se convierte "en asunto privado" y en esto, "las palabras que utilizamos muchas veces" también "privatizan el problema" y, otras veces, "hay una prudencia abusiva con las palabras". El periodista también se refirió al "paternalismo" que en ocasiones, "se tiene con la víctima" al informar de estos casos.

Además, hizo autocrítica: "lo que más nos excita a los periodistas son los expertos. Parece que lo que dicen ellos lo dices tú y te vienes arriba; con la crisis económica hemos recurrido a ellos y sin embargo, para hablar de violencia de género, no llevamos ni una experta que sepa de lo que habla sino que cualquier testigo nos parece perfecto" y se abusa de la "frivolidad" al contar la noticia y de tener como único criterio a la hora de informar de estos casos "pillar o no audiencia". 

Otro aspecto que abordó Calleja es la dificultad que existe entre las propias víctimas para reconocer que son víctimas de violencia de género y el "papel decisivo" que tienen los medios de comunicación "en la creación de conciencia social". Ejemplo "devastador" es el programa 'Mujeres, hombres y viceversa', citó, que pese a que "no es periodismo, contribuye a crear un estado de opinión" y "ese programa lo ve diariamente gente por debajo de 30 años".

En la recta final, recordó campañas de márketing que nada ayudan a visibilizar el problema y agudizan la perspectiva machista (coñac Soberano, puso como ejemplo) y como balance reflexionó sobre la importancia de denunciar pero también de comprender a las mujeres que no denuncian por miedo, así como sobre la gravedad del problema: "no podemos ir para atrás. No podemos vivir en un país donde hay muchas mujeres que tienen miedo, que es un elemento tóxico paralizante, que es la falta de libertad de absoluta".

Reconoció que "no hay ni un ápice de la beligerancia que debería de haber" y puso como ejemplo la pieza informativa de Televisión Castilla-La Mancha en la que se contaba el asesinato de una mujer a manos de su marido en Cifuentes y que se ilustró con una máquina de picar carne de la que salía carne porque el asesino es carnicero de profesión: "no hay ni una brizna de empatía con la mujer. Esa pieza es un modelo de lo que jamás se debería de hacer y el propio gremio que, a veces, es más papista que el Papa tendría que haber salido desautorizando públicamente. No es una información sino una historia truculenta”. “El problema está en lo que cada uno de nosotros estemos dispuestos a hacer y cada uno de los periodistas hemos de asumir un compromiso escrupuloso con la utilización de las palabras y ser beligerantes. De las asociaciones de la prensa espero muy poco”. 

Martínez: "hay que elegir bien las imágenes y las palabras para evitar perpetuar los roles"

La directora del Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, Araceli Martínez, describió el libro de Calleja como "una pequeña guía sobre feminismo" y señaló que "para entender la violencia de género hay que comprender el contexto en el que se desarrolla, que hunde sus raíces en una sociedad patriarcal que a hombres y mujeres nos sitúa en espacios bien diferenciados y que origina una sociedad machista". 

A su juicio "José Mari Calleja se moja una vez más, en contra de la mercantilización del cuerpo de las mujeres y en su libro no sólo habla de la violencia machista en el ámbito de la pareja sino que dedica un capítulo a la prostitución y a la trata de seres humanos con fines de explotación sexual" y eso es "muestra de su compromiso como periodista y ciudadano". El libro también habla de cómo se ejerce la violencia primaria en las redes sociales -algo que "nos preocupa", según confesó Martínez, "pero por ser algo relativamente nuevo, no hemos podido desarrollar mecanismos suficientemente ágiles como para acometer medidas de prevención tan eficaces como nos gustaría".

Finalmente, afirmó que "el lenguaje nunca es neutral y siempre tiene una carga de subjetividad" y hay que "elegir bien las imágenes y las palabras" para "evitar que se perpetúen los roles y los estereotipos que todavía nos condenan a las mujeres a un papel secundario". "La mejor política contra la violencia de género es la construcción de una sociedad más igualitaria", zanjó. 

El acto reunió a personal de los diferentes centros de la mujer de la capital y la provincia, la senadora Riansares Serrano, el presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido; el candidato al Congreso, Pablo Bellido o el exalcalde Jesús Alique, además de concejales socialistas y de Ahora Guadalajara.