“Estoy convencido de que la Feria del Libro saldrá bien en la Plaza Mayor”

El concejal defiende el nuevo formato, “novedoso en decoración y actividades”, con una programación para la que se va a volver a reunir con los libreros. • Después de un 2015 en blanco, esta primavera habrá cuatro ferias en el casco histórico.


El concejal de Cultura, Armengol Engonga, se reúne esta semana con los participantes en la próxima edición de la Feria del Libro para avanzar en los detalles de la programación, después de un año en blanco y de un acuerdo entre las partes para que se celebre en la Plaza Mayor con un formato de ajardinamiento, toldos y más actividad de calle, como reveló recientemente Cultura EnGuada. “Para mí es un reto, los libreros han depositado en mí su confianza para que hagamos una feria novedosa en decoración y en actividades”.

En esta cuarta reunión (tras las dos para el acuerdo y una más, días atrás) el concejal recibirá el listado de inscritos en la próxima edición, aunque ya están confirmados casi todos los participantes que lo hicieron en 2014. Además se avanzará en más detalles sobre la programación de calle, donde colaboran ambas partes: ya se ha anunciado que habrá personajes literarios, cuentacuentos y, como era habitual, el festival de poesía Arriversos.

Una de las novedades de la Feria del Libro de este año pasará por su celebración con otra feria paralela en el Jardinillo, una Feria de las Asociaciones en la que ya se trabaja: el además concejal de Participación Ciudadana se reúne también esta semana con entidades sin ánimo de lucro de diversas áreas que, de participar finalmente, rotarían a lo largo de ese fin de semana en los expositores de esta nueva feria.

El calendario de ferias de primavera que se avecina se está estableciendo, por tanto, en torno a una sucesión de eventos en el centro: abrirá entre el 28 de abril y el 2 de mayo en el Jardinillo la Feria de Artesanía, recuperada después de su supresión en 2015 por desavenencias entre las partes por la ubicación. Le seguirán las ferias del libro y de asociaciones entre el 5 y el 8 de mayo; y continuará la Feria Incamaya, de productos de artesanía sudamericana, en una fecha todavía por cerrar. El concejal tiene previsto convocar a los medios de comunicación para presentar estas cuatro citas.

El debate sobre el emplazamiento

A pesar de su acuerdo con los libreros, dos frentes siguen atacando con virulencia la obstinada apuesta por la Plaza Mayor. Se trata de la Asociación Naturalmente San Roque, con una recogida de más de mil firmas y el envío de una carta al alcalde pidiendo una consulta popular, y de la formación Ahora Guadalajara, que incluso ha iniciado una campaña en redes sociales llamada ‘100 razones para la Concordia’, de las que 33 las aporta en un escrito propio. Para Engonga, se trata de lo mismo, porque ha acusado a los 29 comercios firmantes de la carta de protesta ante el Ayuntamiento de estar “manipulados” por el grupo de la oposición. Unos y otros le han desmentido públicamente.

No se está excluyendo a la Concordia”, mantiene el edil del equipo de Gobierno. Repasa que en los parques céntricos se desarrollan otros eventos como el Solsticio Folk, Las noches son para el verano o la carrera nocturna de junio. Y cree que si aplicasen la misma lógica que los comercios de San Roque, también los que están afincados en otros barrios de la ciudad como Aguas Vivas podrían quejarse.

No hay imposición, nada más lejos de la realidad”, contesta de nuevo a los comerciantes de San Roque que se han quedado de que salga de la Concordia el evento primaveral. E insiste en el argumento habitual: como el Ayuntamiento paga, decide. “Les dije que podían poner la Feria donde quisieran, pero es la única en la que el Ayuntamiento pone dinero, así que algo tiene que decir”. La única, subraya. En 2014, la última edición, aproximadamente entre 17.000 y 19.000 euros. “Una cantidad importante”.

Pero Engonga añade otro argumento: el compromiso de los comerciantes de la Asociación Miguel Fluiters, en la Calle Mayor Baja, con la revitalización del centro, un caballo de batalla del equipo de gobierno: “suman para potenciar el casco histórico”, señala, con programaciones asumidas de su propio bolsillo como el último Mercado Medieval, las programaciones por citas como El Día del Padre, San Valentín o la Feria de Abril y sus actividades paralelas de Navidad. “Es la asociación que más se está moviendo”.

En este sentido, mantiene que se están produciendo “sinergias”. La polémica del emplazamiento de la Feria del Libro en la Plaza Mayor (se barajó también Santo Domingo y el Jardinillo, pero la primera no convenció al Ayuntamiento y la segunda, a los libreros) no puede desvincularse de la política de implantación de cada vez más actividades en el casco antiguo. Recita otros “experimentos” de los últimos tiempos que no siempre le dijeron que saldrían bien y que, a su juicio, han funcionado: poner tres mercadillos navideños –uno más, en el Infantado- o el mercado pirata en Carnaval, “que estaba hasta arriba”.

¿Queda definitivamente cerrado el debate sobre el emplazamiento? ¿Y si, a pesar de los esfuerzos, tampoco esta vez satisface a los libreros? “Si no sale como nos gustaría que saliese podemos plantearnos otras opciones”, admite Engonga, que de momento prefiere no pensar en un fracaso como el de 2014. “Ahora mismo estoy convencido de que va a salir bien”. Con la salvedad, subraya, de que unas jornadas de lluvias siempre pueden echar a perder éste o cualquier otro evento programado al aire libre.

 

Artículos Relacionados