Los felices sueños de don Fernando

El maestro Fernando Antonio Yela publica ‘Con mi amiga la luna’, un poemario infantil ilustrado por su nieta, repleto de musicalidad y en el que dibuja un universo nocturno tomado por la dulzura y el colorido.


El maestro don Fernando ha escrito un poemario que debería haberse editado con tapas hechas de almohada, porque sus versos nos acunan en la antesala de un sueño profundo y feliz. Lo explica él mismo en la última de las composiciones: “Durante la noche, / cuando el sol se acuesta, / juego con mi luna / e invento poemas”.

Con mi amiga la luna’ (Uno Editorial, 2015) es un poemario con una veintena de composiciones infantiles que tienen a la noche por protagonista. Pero la nocturnidad a la que nos invita Fernando Antonio Yela es una noche donde se disipan los miedos que acechan tras las sombras o en las profundidades de una cueva, una noche con firmamentos punteados de estrellas de colores, con una indudable reina –la luna– que convoca a las fuerzas de la naturaleza para poner en marcha la mecánica de los sueños. No hay monstruos ni desdichas. Por eso los de don Fernando son, en estos poemitas infantiles, unos dulces sueños.

Hay en estas composiciones cantarinas un derroche de musicalidad, algunos guiños a Lorca (por supuesto en sus lunas que cobran vida, que miran, sienten y sonríen) y algunos fantásticos romances. En uno de los poemas, un veo-veo construye un mundo de fábula; otros son nanas que protegen al niño de cualquier posible pesadilla o conjuros que desencantan príncipes, pero hay también recetas de pócimas de brujas buenas y manuales de instrucciones para fabricar un verso: “plata de espuma”. Sirenas, mariposas, ratones, amapolas y gatos poetas… la luna llena alumbra y el maestro don Fernando, mientras tanto, canta.

Presentación en Dávalos

Fernando Antonio Yela, muy conocido porque durante décadas ha sido profesor en colegios de Guadalajara y Alovera, ha sido para muchas generaciones de niños y niñas, hoy hombres y mujeres hechos y derechos, don Fernando, el maestro que les trasladó el amor por la lectura, el viejo profesor que, como dicen sus cuatro mujeres del prólogo (Marisa, Ana, Nuria y Elena) “ha invertido su tiempo dentro y fuera de las aulas, en acercar a niños y adultos la dulzura, magia y valor de la literatura infantil y juvenil”.

Socio fundador del Seminario de Literatura Infantil y Juvenil, el libro se presenta este miércoles en el Biblioteca Pública de Dávalos a las 19:00 horas, en el que sin duda será también un acto de homenaje a quien, como indican desde el foro que preside, “no se ha limitado a animar a sus alumnos a ser consumidores de literatura”. O no sólo eso: “también les ha empujado a escribir sus propias creaciones, inventándose multitud de juegos para que eso les resultara fácil y divertido".

Artículos Relacionados