Posteguillo: “Desde el poder quieren que la gente no lea”

El salón de actos de la Biblioteca se quedó pequeño para escuchar la magnífica conferencia que el escritor valenciano impartió este martes a propósito de ‘La sangre de los libros’, segundo volumen de relatos que publica sobre la historia de la literatura.• Reveló curiosos secretos literarios y habló sobre hábitos de lectura, los jóvenes y su metodología como escritor.


No se crean. Santiago Posteguillo, autor de la trilogía de Trajano y de la de Escipión, es capaz de escribir libros de 1.00o páginas pero también escribir libros que se leen en una tarde. “La técnica no es tan distinta”, confesó al público que este martes llenó el salón de actos de la Biblioteca Pública. Llegó desde Valencia, donde es profesor hace 23 años, para cambiar de clase por unas horas. Una hora y media larga. La culpa, su nueva historia: ‘La sangre de los libros’, 30 relatos que van desde Cicerón al escritor de ciencia-ficción Isaac Asimov y que revelan aspectos desconocidos para el gran público, curiosidades de escritores como Agatha Christie, Alexander Puskin o Fernando Pessoa, entre otros- y anécdotas que eleva a novela.

Lo que ha hecho no es del todo nuevo. Ya lo inauguró con ‘La noche en que Frankenstein leyó el Quijote (la vida secreta de los libros)’ en la que descubría que el éxito de Harry Potter se debía realmente a una niña de ocho años o que la Gestapo intentó impedir a toda costa la publicación de las obras de Kafka. Los misterios que encierra la propia literatura dan para Posteguillo para mucho más –el próximo libro ya está comprometido para mayo de 2016-.

Con estos ‘cotilleos’ literarios y su gran capacidad de atracción como conferenciante se ganó al público que escuchó atentamente algunos entresijos de esta “declaración de amor a la literatura y sus creadores” que es ‘La sangre de los libros’. En sus páginas, “hay historias escritas en momentos de cierta violencia o truculencia”, dice Posteguillo para explicar el título, “pero eso no es más que una excusa para hablar de los personajes y, sobre todo, de sus obras”.

El profesor valenciano admitió, en este sentido, que ha intentado que la obra ayude a descubrir autores, libros, que invite “a no dejar de leer”, que “sea una herramienta imaginaria”, la misma con la que Nelson Mandela sentía que las paredes de su celda no existían. “Ese es el poder de la literatura”.  

Tres relatos cortos

Posteguillo consiguó fascinar al público con una conferencia que, en realidad, pareció un cuento largo hilado con varias historias -juegos incluidos-, anécdotas de sus aventuras y desventuras como profesor novato en la Jaume I y comentarios de viajes realizados para intentar plasmar a la perfección algunas de las postales de sus novelas.

De las historias de su libro escogió tres: abrió con la que enfrentó al escritor Alexander Puskin con Dantés, en un duelo a muerte por la esposa de Puskin, Natalia, y que terminó con la vida de éste. Por Elias Canetti, Premio Nobel de Literatura, –de quien también explicó su origen conquense- “sabemos cómo terminó el final de este relato, sabemos que Dantés lamentó haber matado a Puskin”, aunque, aquejado ya de demencia, no se acordara de aquel duelo que acabó con el -considerado- padre de la literatura rusa.

Más interesante aún es el supuesto asesinato de Agatha Christie que Posteguillo narra en su libro. “Durante 11 días de 1926, en Scotland Yard estaban convencidos de que la escritora había sido asesinada. Y no es fácil engañar a Scotland Yard a no ser que seas… Agatha Christie”. Contó entonces cómo la famosa escritora de libros de misterio se levantó una mañana sin decir nada a su hija, que dormía en la casa, cogió el coche y lo abandonó sin que se supiera más sobre su paradero. Scotland Yard descubriría que el marido de Christie, Archibald, tenía una amante y que la escritora no le daba el divorcio. Motivo más que suficiente para considerarle único sospechoso del caso. La desaparición de la escritora supuso que “por primera vez en el Reino Unido se usara un avión para buscar a una desaparecida”. Incluso intervino el creador de Sherlock Holmes, sir Arthur Conan Doyle. Al final, desenlace feliz: la escritora se había alojado en un balneario. Había cambiado de apariencia y también de nombre. Se había registrado con el de la amante de su marido. 

La última historia que contó Posteguillo fue la de la “reencarnación de Shakespeare”. En 1955, Yale, uno de los editores más famosos de Reino Unido, publicó ‘el libro amarillo’, un volumen que solía recoger obras rompedoras. Un día, recibió una carta con 35 sonetos shakesperianos. No podían ser de William Shakespeare porque llevaba 300 años muerto. Lo firmaba Alexander Search y la carta venía de Sudáfrica. ¿Quién podía escribir sonetos con tantísima calidad, calcados a los del escritor inglés fallecido? La editorial no llegaría a publicar jamás esos sonetos por culpa de la nacionalidad del tal Search, portuguesa. Los ingleses, según Posteguillo, siempre han sido bastante selectivos para ‘apadrinar’ autores, salvo casos aislados como el de Joseph Conrad, escritor de origen polaco que adoptó el inglés como lengua literaria -“tenía más nivel incluso que los propios escritores ingleses”-. Con el tiempo, se sabría que el tal Search era "el gran Fernando Pessoa, uno de los mejores poetas de la historia de la literatura”. Los ingleses tardarían 80 años en admitirlo. 

"Si no tienes empatía, no puedes crear personajes creíbles"

En el turno de preguntas, el público se mostró preocupado por los bajos índices de lectura entre los jóvenes: "mi lector más joven tiene 10 años... lo que habría que hacer es cargarse el IVA que tiene el libro electrónico… que lo bajen diez dias antes de las elecciones es un insulto a la inteligencia humana, o que haya becas para comprar todo tipo de libros, como ocurre en Alemania; o que se subvencione el alquiler a las librerías, como en Francia. Y evidentemente, promovamos las actividades de animación a la lectura, los Clubes de Lectura… Creo que desde el poder quieren que la gente no lea y se inventan cosas que intentan idiotizar a la gente, pero no queda otra que luchar entre todos”.  

“La selección de textos en Secundaria es complicado”, según Posteguillo, “porque si quitas a los clásicos e introduces novela moderna, nunca los leerán… no creo que los jóvenes lean poco, han desarrollado otras destrezas (móviles, tablets…) pero hay que combinar la lectura tecnológica con otras que nos llevan a la reflexión y entonces, así, desarrollarán más destrezas… pero es complicado”. 

El escritor valenciano, presentado por el director de la Biblioteca, Jorge Gómez -quien destacó su "calidad literaria y su estilo preciso", también defendió la coexistencia del e-book con el libro de papel: “hay gente, como yo, que lee en los dos formatos y creo que hay espacios para que convivan”. Hubo finalmente quien, entre el público, preguntó a Posteguillo por su modo de documentar a la perfección una puesta de sol en la trilogía de Trajano o plasmar tan brillantemente el enfrentamiento ideológico entre Escipión y Aníbal. ¿Cómo consigue ponerse en la piel de otra persona? “Es algo con lo que tienes que nacer”, concluyó, “si no tienes empatía, no puedes crear personajes creíbles”.

Artículos Relacionados