La biblioteca 'marinera' de Fuentenovilla sopla diez velas

La Biblioteca de Fuentenovilla lleva el nombre del marino Blas de Salcedo, que fue famoso en la Guerra de la Independencia. • Cumple diez años con más de 500 socios, la mayoría niños.


Lleva el nombre de un marino de la villa, Blas de Salcedo, y este año cumple una década, el tiempo que lleva prestando historias a sus vecinos. La Biblioteca de Fuentenovilla sopla diez velas con 553 socios, más de la mitad niños; y casi 5.000 ejemplares –de ellos, mil de carácter multimedia-. Su wifi permitió que los socios se pasaran 1.500 horas conectados a internet el año pasado.

En una localidad pequeña como Fuentenovilla, la biblioteca se ha convertido en el elemento dinamizador de la cultura: “en 1999, el Ayuntamiento adquirió un solar en pleno centro del pueblo, que hoy es el eje de la vida social en el día a día de Fuentenovilla”, valora Montserrat Rivas, alcaldesa de la localidad. Las obras terminaron en mayo de 2003. A pie de calle, se ha acondicionado el centro social y en la primera planta, la biblioteca.   

180 metros cuadrados por donde pasea de lunes a viernes José Vicente Monge, su responsable desde la apertura al público, el 1 de enero de 2005. “Me encontré con un amplio salón diáfano cuyos suelos y techos se habían rematado en madera, transmitiendo calidez”, valora, a imagen y semejanza de los de la Casa de la Venta y guardando con ella una coherencia estética. “Mi primera labor fue vestirlo”. 

Bautizada como un marino local 

El nombre con el que fue bautizada la Biblioteca, Blas de Salcedo, es fruto de una investigación bibliográfica a propósito de una consulta del doctor Fernando Güemes. Su interés por un capitán de navío que alcanzó fama y gloria en la Guerra de la Independencia española mientras escribía el libro ‘Memorial de un Naufragio’, llevó a Güemes a consultar el archivo municipal y confirmar allí que Blas de Salcedo era natural de Fuentenovilla, “cuestión sobre la que hemos investigado desde entonces, de manera que tenemos mucha información sobre la familia Salcedo”, afirma el concejal de Cultura.   

Precisamente para arrojar luz sobre el nacimiento del marino, y también sobre la historia de la localidad, el Ayuntamiento ha editado un libro, ‘Fuentenovilla en la Edad Moderna’, que será presentado este viernes, en el Salón de Plenos.

De lunes a viernes, cuatro horas diarias

La biblioteca fue “sin duda fruto de la preocupación del Ayuntamiento de Fuentenovilla por acercar la cultura a sus ciudadanos”, valora el bibliotecario. Monge, a quien es evidente que le apasiona su trabajo sólo con escuchar el ideario con el que conduce su labor desde hace diez años: “Ofrecemos un servicio profesional de acceso a la cultura con el que pretendemos crear un espacio social y cultural en el que todos los vecinos se sientan a gusto, tengan facilidad para acceder a la cultura y que desde ella, se conviertan en mejores ciudadanos”. 

La Biblioteca abre de lunes a viernes, de 16 a 20 horas. Sus usos fundamentales son la consulta en sala, la información bibliográfica, el préstamo a domicilio de libros y DVDs y el acceso de los ciudadanos a Internet, para lo que se cuenta con seis ordenadores vinculados a la red, y un acceso WiFi que ha sido mejorado en 2014 para facilitar la conexión de dispositivos móviles y de portátiles. “De esta manera, contribuímos a eliminar la brecha digital entre las zonas rurales y las urbanas”, señala el concejal de Cultura, Pablo De la Torre.  

Más de la mitad de los socios son niños 

El bibliotecario destaca la gran importancia dea labor de divulgación del servicio:“Informamos a los vecinos de los nuevos fondos y estamos siempre abiertos a sus propuestas”. Además, los nuevos ejemplares se compran siempre de acuerdo con las sugerencias de los socios, que actualmente son 553,  muchos de ellos fuentenovilleros residentes en la localidad  todo el año, pero también oriundos. “Prácticamente 250 son niños, dato del que estamos especialmente orgullosos”, afirma el edil. 

Después de una década adquiriendo fondos –el Ayuntamiento de Fuentenovilla ha dedicado anualmente desde su apertura una partida presupuestaria a este concepto- hoy la biblioteca cuenta con 4.456 ejemplares, de los que prácticamente un millar son DVDs (películas, series y documentales). “Me parece importante contar con una buena selección cinematográfica para préstamo”, explica Monge. Además, los fondos se incrementan con las donaciones de vecinos, de la Diputación de Guadalajara y de la Biblioteca Pública del Estado de Guadalajara. En este sentido, cita el mercadillo de libros de segunda mano que se organiza en la Plaza Mayor el ultimo sábado de junio y  cuyos fondos se dedican íntegramente a la compra de nuevos ejemplares. 

A largo de 2014, la Biblioteca organizó 335 actividades: desde clases de inglés a sesiones de animación a la lectura, diferentes talleres educativos, clases de informática para niños, mayores y a demanda, ludoteca o yincanas, que siempre cuentan con la ayuda de voluntarios locales. Periódicamente la Blas de Salcedo acoge presentaciones de libros. Las últimas han sido la de Maria Lara (‘El Velo de la Promesa’), Antonio Pérez Henares (‘La Tierra de Alvar Fáñez’), Plácido Ballesteros (‘Alvar Fáñez, trayectoria histórica del defensor del reino de Toledo’), Pedro Solis (‘Cuerdas’), o Aurelio García (‘Suma de la vida del Cardenal Mendoza’, de Francisco de Medina y Mendoza).