Aache lanza una serie sobre lugares 'reales' del Quijote

Con motivo del IV Centenario de la edición de la segunda parte del Quijote, Aache Ediciones presenta este miércoles en Toledo 'Tierra de Quijote’, una colección literaria que repara en escenarios de la novela y cuyos autores defienden como reales. • El Caballero del Verde Gabán, el vino, Tomelloso y la Venta Manjavacas son objeto de estudio en esta colección, que ya prepara un quinto libro sobre El Toboso.


Don Quijote pudo ser real y no una ficción novelesca. Es lo que piensan y para ello investigan los profesores Francisco Javier Escudero Buendía e Isabel Sánchez Duque. Los documentos hasta ahora encontrados van perfilando a este Alonso Quijano como una figura creada por Miguel de Cervantes según un modelo real y no fruto de su imaginación. Sería en realidad, Francisco de Acuña, un individuo que andaba por los pueblos de la Mancha vestido a la usanza medieval, con cota de malla y que llegó a tener problemas con el mismísimo Cervantes.

Ambos autores han sido 'fichados' por la editorial alcarreña Aache Ediciones, donde firman tres de los cuatros libros publicados hasta la fecha en la colección 'Tierra de Quijote', colección que se presenta de forma oficial este miércoles en la Biblioteca de Castilla-La Mancha, en el Alcázar toledano, y con la que pretenden publicar libros sobre lugares de la Mancha donde pudieron ocurrir las aventuras del ingenioso hidalgo. No en vano, estos autores, señala el editor Antonio Herrera Casado, "trasladan suposiciones de cosas que han pasado en El Quijote como si hubieran pasado en esos lugares" y persigue dar a conocer historias, memorias, anécdotas y también posibilidades de estos lugares de la Mancha por los que don Quijote paseó su silueta de la mano de Cervantes. Puntos de la Mancha como Tomelloso, Socuéllamos o Pedro Muñoz, donde esta obra de la literatura universal adquiere relevancia.  

La colección coincide con la celebración del IV Centenario de la edición de la segunda parte del Quijote y de momento, está formada por cuatro títulos que ahondan y reparan en lugares y elementos cervantinos: ese lugar de la Mancha de cuyo nombre no se quiso acordar Cervantes y que en realidad pudo ser Pedro Muñoz, según defiende el historiador Pedro A. Porras Arboledas; la ciudad de Tomelloso, en plena Ruta del Quijote, “tierra de frontera” ubicada en la llamada ‘Mancha húmeda’; Manjavacas, una de las numerosas ventas que don Quijote bien pudiera haber visitado de la mano de Cervantes y finalmente, Socuéllamos y el Caballero Verde Gabán, en homenaje también a la arquitectura del vino, con el que don Quijote libró su lucha particular en la novela de Cervantes. 

Pedro Muñoz, donde empezó todo

El profesor Porras Arboledas, especialista en la historia de las órdenes militares y de las relaciones humanas, ofrece en 'Pedro Muñoz ¿ese lugar de la Mancha?' (160 páginas) una completa y asequible historia de esta villa manchega, el lugar del que partió Alonso Quijano en busca de aventuras.  A lo largo de 160 páginas, Porras analiza 'La Mancha' y analiza el modo en que la Orden de Santiago se dedicó a “repoblarla", con los fueros y las cartas-pueblas como elementos claves de esa repoblación. "Parece que El Quijote se centra en lugares de la Orden de Santiago, no de la de Calatrava", apunta Herrera Casado.

Es este libro también una historia más moderna sobre Pedro Muñoz y que aporta materiales nuevos respecto a la primera, que escribiera en 1984 el profesor Tirado Zarco. Herrera Casado escribe de este volumen que se trata de un “libro precioso, escrito para que pueda ser entendido por cualquier lector y con conclusiones curiosas que darán mucho qué hablar”. 

Tomelloso, parada de la ruta de Don Quijote

Escudero, Sánchez Duque y Segura Cobo firman al alimón ‘Tomelloso, pobladores y fundadores’, un estudio de 184 páginas e ilustraciones en blanco y negro, que será "un revulsivo total respecto a todo lo que se ha escrito hasta ahora”, escribe convencido  Herrera Casado. Porque llega, añade, “con aires muy nuevos, con noticias muy frescas, con visión muy clara: un tropel de datos inéditos y una sucesiva exposición de las preguntas que esos datos plantean, sumadas a unas respuestas lógicas, armoniosas, y hasta simpáticas, que dejan un buen sabor de libro trabajado, documentado, de obra capital, a partir de ahora, para saber más, y mejor, de Tomelloso”.  

La primera parte, a cargo de Juan Luis Segura Cobo, fundador y presidente de ‘Foro Castellano’, es breve y define a la localidad ciudarrealeña de Tomelloso como “tierra de frontera”. Son sólo tres páginas, pero  contienen la clave de todo lo que sigue. La segunda, se debe a la arqueóloga María Isabel Sánchez Duque, quien hace un denso y perfecto estudio de la Prehistoria en esta Mancha húmeda de tal modo que perfila muy bien el uso de la tierra, de los caminos y de las circunstancias humanas. La tercera está firmada por el archivero e historiador Francisco Javier Escudero Buendía, que ha utilizado documentación de primera mano sacada de archivos variopintos, desde los parroquiales a los de las Reales Chancillerías, aunando todas esas informaciones y analizando el nacimiento del poblado y el desarrollo de lo que hoy es la gran ciudad manchega de Tomelloso. 

La venta de Manjavacas donde se hace caballero

Escudero y Sánchez Duque también son autores de ‘Manjavacas, la Venta del Caballero’, tercer título de la colección, que incluye en sus 192 páginas 68 grabados.  Se trata de un estudio muy documentado sobre la ermita de Manjavacas, en Mota del Cuervo; la devoción a la Virgen de la Antigua y la descripción de la fiesta de su traslado a hombros de los anderos.

El libro incluye un novedoso aporte de estudio arqueológico de la zona, y, sobre todo, "los documentos que atestiguan que junto a la ermita hubo en tiempos antiguos una Venta de Camino, puesto que por allí pasaba el que va de Toledo a Murcia, y que fue muy posiblemente el que Cervantes hizo recorrer a Don Quijote en su primera salida", argumenta el editor. 

El Caballero del Verde Gabán y el vino

El último título hasta la fecha, de los mismos autores, es ‘Socuéllamos. Las tinajas del Caballero Verde Gabán’, uno de los personajes de la segunda parte de la novela. El libro aparece con motivo de la apertura del Museo del Vino en Socuéllamos y a lo largo de 192 páginas y 36 grabados presenta un estudio sobre los inicios y desarrollo de la historia de la viticultura manchega. 

Destacan varias cosas en esta publicación, entiende Herrera Casado. Por ejemplo, los datos que aporta acerca de los caminos y las economías de aquella comarca a lo largo de los siglos; los capítulos relativos a 'La Arqueología del Vino' y los de la Mancha de Vejezate, territorio manchego que estuvo ocupado por la Orden de Santiago hace siglos.    

En un par de capítulos se analiza también la figura del Caballero del Verde Gabán como prototipo de miembro de la orden santiaguista, culto, lector, cazador y adinerado. Además se estudian las evoluciones de bodegas, tinajas, economía del vino, y en general todos los aspectos socio-económicos y culturales de Socuéllamos y su comarca en torno a lo largo de los siglos. 

La idea de la colección 'Tierra de Quijote', que aúna el tema literario con la tierra y la divulgación, es hacerse más gigante, y seguir enriqueciéndose con más historias de pueblos de una tierra "que pertenece a nuestra región, a la que queremos y que le interesa a mucha gente", concluye Herrera Casado. De momento, ya está marcha un libro sobre El Toboso: "Dulcinea a lo mejor también existe". Quién sabe.


Más información sobre la colección en este enlace