Poemas de vida y cuna de un maestro trillano

El maestro jubilado Juan Jesús Batanero publica 'Latidos de corazón trillano', editado por Aache Ediciones. • El poemario aborda temas locales, familiares, religiosos y sociales como las vivencias de la niñez y juventud de su autor y sentimientos nunca olvidados. • El editor del libro, Antonio Herrera Casado, afirmó que los versos de Batanero "están llenos de rebuscadas palabras hermosas" y alabó la elegancia del autor al glosar el pasado de su pueblo.


Las poesías del maestro Juan Jesús Batanero se presentaron en la Casa de la Cultura, que acogió el lanzamiento de 'Latidos de corazón trillano', un libro que nace de la inquietud de este trillano por permanecer activo pese a estar jubilado hace catorce años. El volumen, publicado y comercializado por Aache Ediciones, aborda temas locales, familiares, religiosos y sociales, como la belleza natural de Trillo, las vivencias de la niñez y juventud de su autor, recuerdos de una sociedad distinta, estampas familiares, retazos de sentimientos nunca olvidados o nobles deseos.

Antonio Herrera Casado, cronista provincial y editor del libro, se centró a la parte histórica y literaria del libro, pero no olvidó la sentimental: “Me consta, también por ser trillano consorte, que los vecinos de este pueblo son los mejores embajadores de su tierra”. Sobre el estilo, Herrera afirmó que los versos de Batanero están llenos “de rebuscadas palabras hermosas, con las que el autor se siente como una parte más de la raíz que Trillo tiene hincada en la tierra” y valoró la dedicación del poeta que lleva mucho tiempo “destilando lo mejor de su pueblo, para sacar de su trabajo el zumo dulce que es este libro, con un lenguaje que transmite la fuerza de sus vivencias”.

En cuanto a las pinceladas de la historia de Trillo que Batanero ha versado en algunos poemas, Herrera alabó la “forma elegante en la que el autor glosa el pasado de su pueblo”. Batanero recuerda la vinculación de la localidad con el infante Don Juan Manuel en el siglo XIV y el castilo que se construyó en esa época, dedicando también versos al callejero trillano.

Al acto asistieron también el director de Telecomunicaciones de la Junta, Daniel Martínez Batanero, trillano, amigo personal del autor y prologuista del libro. Martínez Batanero se refirió a la condición de maestro del autor: “Juan Jesús pertenece a una saga de profesores, hijos de la postguerra trillana, muchos de ellos portadores -como él- del apellido Batanero, cuyas vivencias y valores les hicieron concebir la enseñanza de una manera integral e inseparable de sus vidas. Vidas que dedicaron, mientras ejercieron y después, incluso ya jubilados, a educar personas con principios y valores, y a prepararlas para ser esforzados profesionales y miembros impecables de su familia y de su comunidad. Esta manera trascendente y didáctica de entender la vida del maestro, inevitablemente condiciona el sentir de las poesías de Juan Jesús; sus versos manan del alma de una manera limpia, genuina, entrañable y profunda y van desgranando a su paso una mezcla de emoción, sabiduría, experiencia y pasión”, afirmó.

La presentación la cerraron dos intervenciones espontáneas: las de su nieta, Patricia López Batanero, que dedicó unas palabras “a su abuelo preferido” para agradecerle “todo lo que nos enseñas y hablas de tu infancia”, y la de su compañero del alma, el también profesor Fernando Montón: “tu libro me servirá para alimentar el espíritu, porque yo opino que así como el cuerpo necesita alimento para subsistir, también lo necesita el alma. Tus versos serán el mejor para el mío, porque relatan vidas conocidas, recuerdos de niñez, vivencias del pueblo que te vio nacer, tu Trillo del alma, al que adoras”.

El alcalde de Trillo, Francisco Moreno, por su parte, fue el encargado de moderar el acto. Moreno resumió en su turno algunas de las palabras que él mismo escribe en la presentación del libro: “Cuando a un trillano le sale la vena poética, y estampa su firma en ella, es cosa seria. Con métrica y rima precisas, Juan Jesús ha hilvanado sus recuerdos de niño, dejándolos caer del Cifuentes al Tajo, y los ha trenzado con su forma de ver la vida, para, una vez más, enseñarnos”. El regidor recomendó a los presentes la lectura de unos versos “que rebosan cariño por su tierra y por su gente”.

 

 

 

Artículos Relacionados