Estrella Ortiz: contar, cantar y encantar

La narradora alcarreña llena la librería Ballena de Cuentos en una sesión infantil en la que ha presentado ‘Cada oveja con su pareja’ y ‘De paseo’ y ha despertado un universo de fábulas con ayuda de sus amigas las 'globiturutadas'.


El universo de Estrella Ortiz es una enorme burbuja de fresa y regaliz. Un mundo infantil en donde se habla rimando, se sueña cantando y se recobra la fascinación por las sorpresas. Así son sus sesiones de narración oral y así son los libritos para los más pequeños, como los que este año ha publicado en la colección Xiguets de la editorial La Fragatina: ‘De paseo’ y ‘Cada oveja con su pareja’, que este sábado ha presentado en una abarrotada librería Ballena de Cuentos de la Calle Mayor de Guadalajara.

Que Estrella Ortiz se mete a los pequeños en el bolsillo no es ningún secreto. Tampoco su extraordinario tirón entre el público de casa. Hasta 50 niños han respondido a su convocatoria, convertida en feliz celebración. La Bruja Rotundifolia ha desgranado una decena de piezas, cantos y cuentos para los que ha contado con la colaboración de sus amigas ‘globiturutadas’ -violinista incluida-, narradoras con las que ha formado coro, y de un público que ha convertido en orquesta de onomatopeyas animales. Ha abierto la sesión con “gorigoris”, ha seguido bailando a los animales de página en página (cada cría con su pareja) y ha seguido llevándolos de paseo, al trote, al galope, al vuelo…

Pero además de con la boca también se puede contar con las manos, ha dicho Estrella a los niños. Y ha dado una exhibición. Con un guante rosa ha inventado el cuento de la tarta de fresa de doña Vicenta y sus amigas. Con otro rojo ha dado vida a una mariquita. Con el naranja, a una zanahoria muy apetecible; y con el amarillo ha puesto a brillar en el aire un sol por el que han pujado con diferentes cantidades de dinero los animales: así que ya sabemos que el gallo es su dueño y cómo lo reivindica cada amanecer.

También una mano vestida por un guante verde es un cocodrilo solitario –en uno de los cuentos más celebrados por los pequeños- y dos mitones blancos sirven para dirigir una orquesta de grillos, cucos, patos y un lobo que termina en un chimpún de besos. Y así hasta diez cuentos: el último de ellos, tras revelar un cotilleo de los libros que presentaba (son dos de los cinco que tiene previstos) y justo antes de desear a todos muchas lecturas, ha sido una versión propia –con sus globiturutadas– de la canción tradicional Con real y medio’.

Lo dicho: contar cantando y dejar al público encantado. No os olvidéis de que es bruja.


Galería de la sesión de Estrella Ortiz en la librería Ballena de Cuentos:

Fotos: R.M.

Artículos Relacionados