Libros que dan la vuelta al mundo

El Día de la Biblioteca coincide este año con uno de los dos mercadillos anuales de segunda mano en Dávalos. • La tradicional cadena solidaria empieza a menudo con las donaciones de los usuarios y sigue con el envío de fondos a Perú, en un porte costeado con los fondos recaudados en estas dos jornadas de venta.


El mercadillo solidario de la Biblioteca Pública de Guadalajara en Dávalos está volviendo a recaudar fondos este fin de semana con la venta de excedentes de sus fondos a sólo un euro, una actividad ya tradicional cada año por estas fechas que esta vez ha tocado de lleno con el Día de la Biblioteca, que se celebra este viernes 24 de octubre, aunque se prolonga durante toda la mañana del sábado.

“Hay gente que se lleva muchísimos libros, un muchacho que viene todos los años se ha llevado hasta quince y el año pasado vino hasta con carro”, asegura Ángela, una de las componentes de la Asociación de Amigos de la Biblioteca que organiza esta actividad con la imprescindible colaboración de la propia dirección del centro.

Acompañada de Ana y Lola, esta mujer forma parte de esta cadena de favores que da la vuelta al mundo. En sus casos, recaudando los fondos durante toda una tarde y una mañana. Una vez más. Dos por año. Y sin excesivas novedades, aseguran, ya que en esta nueva edición del mercadillo solidario la principal radica en la llegada del nuevo director, Jorge Gómez, y se ha saldado con la continuidad de la actividad, como ya sugería que ocurriría en una entrevista con Cultura EnGuada este verano, al poco tiempo de tomar posesión de su cargo.

El sistema, que enreda a muchas manos solidarias, sigue siendo el mismo: los fondos que sobran en las bibliotecas de la provincia, algunos de ellos incluso donados por los propios usuarios, se ponen a disposición del proyecto: enviar libros a una escuela en Perú. Primero son seleccionados los libros que formarán parte de esta donación al otro lado del Atlántico, si se mantiene –como parece– el mismo proyecto. Después, se reúnen todos los libros que se pondrán a la venta al público por un euro, y cuya recaudación total se pone a disposición del pago del porte, por barco. Cada vez que, después de varios mercadillos, se logra alcanzar la cifra con la que costear un envío de cierta entidad, se lleva a cabo.

Casi mil euros

En la última edición, en primavera –en aquella ocasión en torno al Día del Libro– la recaudación fue de casi mil euros. Casi todos los libros se venden a un euro, aunque también hay películas en formato DVD. Hay auténticos cazadores de tesoros que acuden nada más abrir, hacia las cuatro de la tarde del viernes, para hacerse con los ejemplares más valiosos.

Este año ha habido algunos ejemplares menos que en otras ediciones, según admiten en la asociación: “Se ve que va quedando menos” en los depósitos. En cualquier caso, también matizan que a lo largo de las dos jornadas se van reponiendo libros en las mesas y estantes de la segunda planta del Palacio de Dávalos.

Situados con cierto orden por parte de los esforzados trabajadores de Dávalos, quienes han acudido en la tarde del viernes a la cita han podido encontrar una gran variedad de títulos, desde biografías, manuales desfasados de todo tipo de disciplinas científicas, guías de viajes, historias de la música, tomos sueltos de enciclopedias, bastante humor y pintura, clásicos juveniles de aventuras… hasta cuentos infantiles, no demasiados, pero “se lo llevan siempre todo” según las organizadoras del evento, que destacan el buen estado de conservación de los ejemplares que se ponen a la venta.

Tampoco abunda la novela, pero siempre se encuentran incluso títulos tan emblemáticos como ‘El nombre de la rosa’ de Umberto Eco y en esta ocasión han abundado por alguna razón o por puro azar los libros de Vizcaíno Casas. Entre lo más habitual están siempre los ensayos de actualidad política que ya no están precisamente de actualidad. Pero el tomo que siempre parece estar de más en una casa o en una biblioteca puede resultar todo un hallazgo para quien se acerca a pescar en este río revuelto.

“A veces lo que uno ya no necesita le viene fenomenal a otra persona, y encima entre ambas ayudan” en este proyecto solidario, aseguran desde Amigos de la Biblioteca al hablar de la pequeña magia que sostiene este proyecto. Por eso las organizadoras que este viernes estaban al pie del cañón se mostraban satisfechas por la acogida de la actividad por parte del nuevo director, con el que en los próximos días evaluarán el resultado de esta nueva edición. Los libros de Dávalos siguen viajando de mano en mano y dejando tras de sí un rastro solidario.