Pérez Henares: “No vendo el mito de Alvar Fañez, sino una novela muy trabajada”

El periodista y escritor alcarreño, Antonio Pérez Henares presentaba el viernes en el Infantado ‘La tierra de Alvar Fáñez’, su último libro, acompañado de amigos y 'apadrinado' por el poeta García Marquina, que ejerció de presentador • El volumen, de 500 páginas y bonita encuadernación, es una novela de ficción, con una “potente base histórica” que rescata del olvido a esta figura, conocida más por ser primo hermano de El Cid, que por su papel como reconquistador de Guadalajara.


No hay documento histórico que realmente corrobore que Alvar Fáñez entró por donde la leyenda dice que entró a conquistar la ciudad de Guadalajara. Incluso si llegó a hacerlo realmente. La cita para salir de dudas es las siete en punto con el escritor guadalajareño Antonio Pérez Henares, escritor y periodista de Bujalaro, autor de ‘La tierra de Alvar Fáñez’, una novela histórica, con un gran porcentaje de ficción, que invita a pensar que la leyenda de la conquista de Guadalajara se recrea por primera vez sobre papel en este libro de 500 páginas: “qué sería de nosotros si no echáramos imaginación, incluso a la historia”, dice defendiendo, sin embargo, la “potente base histórica” de la novela. 

La vida y la figura de Alvar Fáñez, tan desconocida y tan ficticia, le ha dado para hacer un libro largo (500 páginas) y bien encuadernado a este periodista alcarreño, que se apresura a hablar casi antes de que lleguen las preguntas: “es posible que Alvar Fáñez entrara por aquí”, señala en medio de lo que hoy es el aparcamiento de pago del Torreón, antaño plaza del mercado. Lo que está “en duda” es cómo conquistó la ciudad: “si fue al asalto, si le dejaron… Es posible, cuando él vino a rendir la ciudad desde Toledo, que hubiera gente que se negara a entregar la plaza y es posible que tuviera que forzar las puertas”, pero “como es una novela yo lo he hecho como queda más bonito”. Para “decir que exactamente no fue así está Plácido Ballesteros”, que se ha encargado de bucear en la historia y ofrecer la documentación a Pérez Henares para que éste inspirara la ficción.

“No hay documento histórico” de la reconquista de la ciudad de Guadalajara pero “si llegó a entrar es como Chani lo narra”, dice Ballesteros, cuya labor como documentalista le ha servido para editar su propio libro ‘Alvar Fáñez. Trayectoria histórica del defensor del reino de Toledo (1085-1114)’ donde desmitifica al caballero.  "Parece ser las fuentes apuntan a que hubo una rendición general del reino, con lo que lo que sucedería es que enviados del rey toledano Al-Farid y tropas castellanas llegarían a la ciudad y ocuparían la Alcazaba –porque el resto de la población siguió con su vida normal-”, añade. Lo cierto es que “el relato de Chani no desmerece ni al poema cuando narra la cabalgada del Cid ni siquiera a nuestros historiadores, a nuestros antiguos cronistas de la ciudad, que inventaron esa leyenda preciosa que existe sobre Guadalajara”.  

Ballesteros, doctor en Historia Medieval por la Universidad de Alcalá, defiende que Chani "ha captado a la perfección el espíritu de la época, el ambiente… los personajes están perfectamente dibujados. Hay un estudio detrás de la tensión narrativa y de la literatura, espléndido… la virtud de la novela es que todo es creíble aunque no haya un documento detrás”, añade Ballesteros.  

El libro nació en el castillo de Jadraque

La idea de esta novela nace “de unas jornadas celebradas en el castillo de Jadraque, donde estaba Plácido, que ya estaba investigando entonces lo que era esa época y lo que era la personalidad de Alvar Fáñez”, explica Chani. Tres años de trabajo para escribir libro más uno intensísimo de documentación se esconde detrás de una novela que el propio escritor admite que ha creado tras pisar el terreno: “Hemos ido a Uclés, a Zorita, Atienza y Guadalajara no me hace falta pero sí Orbaneja del Castillo y Zamora. A mí me gusta pisar el terreno para poder recrear el paisaje. El paisaje en mis novelas tiene cuerpo casi humano y eso fue lo más divertido. Lo difícil ha sido escribirlo y lo que está siendo durísimo es venderlo, pero lo vamos a intentar con la ayuda del alcalde”. 

Antonio Román consideró “un honor incorporar esta presentación a los actos conmemorativos del IX Centenario de la muerte de Alvar Fáñez. Aportan a la historia, a la cultura y por qué no, a la leyenda, que dice que esa noche de San Juan de 1085 por esta puerta entró Alvar Fáñez y toda esa leyenda construida y que hemos creido muchos durante muchos siglos es que Alvar Fáñez reconquistó Guadalajara y por eso está en el escudo de la ciudad”.

De ‘La Tierra de Alvar Fáñez’ se han editado 8.000 ejemplares, “un esfuerzo editorial en esta época”, y con una encuadernación de lujo. El Ayuntamiento ha colaborado con la impresión de algunos ejemplares, que leerán en los centros educativos de Guadalajara. 

"El Cid y Alvar Fáñez se profesaron un afecto inmenso"

“Se está vendiendo una novela realmente muy trabajada, con una potente base histórica, no el mito”, defiende Chani. “Ha procurado que el escenario en el que se mueven los personajes tenga realismo y haya captado la documentación perfectamente. Luego hay personajes históricos y de ficción que se desenvuelven como corresponde a la voluntad del autor o a la suya, porque a veces los personajes te llevan a ti”. Sobre todo, añade el periodista, “pone en valor una figura postergada no por su primo hermano El Cid sino por historiadores posteriores y sobre todo, por el inmenso potencial de El Cantar, que lo enaltece mucho, pero con un papel subordinado. Y no era así. No se desmerece el uno al otro. Ellos estuvieron muy juntos y se profesaron un afecto inmenso”. 

En el acto de presentación, al que acudieron varios políticos del PP –aprovechando también la celebración de la Interparlamentaria, entre ellos, el consejero de Sanidad, José Ignacio Echániz-, el poeta Francisco García Marquina, “muy amigo de las historias prehistóricas” señaló en su introducción que Chani está dotado de “sentido común” y “desenmascara lo políticamente correcto pero moralmente incorrecto llamando a las cosas por su nombre y lo adereza con una cota de sentimiento y otra, de entusiasmo”.

Entusiasmo que desprende al hablar de lo que, tras escribir el libro, se queda de Alvar Fáñez: “su tesón y su resistencia. Alvar Fáñez no ganó todas las batallas, perdió muchas. Pero ojo, lo difícil que era derrotarlo y sobre todo, no lograron tomarle el Tajo. Si le hubieran tomado Zorita, si hubiera rendido Toledo, finalmente Guadalajara, todo lo que hubieran sido las conquistas de Alfonso VI, hubieran retrocedido de nuevo a Burgos. Alvar Fáñez fue el hombre que contuvo a los almorávides en la línea de la frontera. Fue el gran capitán, en ocasiones combatiendo solo porque a la muerte de Alfonso VI se queda solo combatiendo contra los almorávides, que eran la Al-Qaeda de entonces, el integrismo más brutal y combate con sus ‘pardos’ de Minaya y los ‘dawair’, musulmanes tornadizos”.