Pérez Henares reescribe la historia de Alvar Fáñez

El escritor alcarreño presenta en Zorita su novela 'La tierra de Alvar Fáñez', acompañado de la presidenta de Castilla-La Mancha, que ha reivindicado la España del Cid. • El escritor de Bujalaro reivindica la figura del conquistador de Guadalajara, eclipsada hasta ahora por la del Campeador.  "Alvar Fáñez aguantó a los almorávides en el castillo de Zorita, donde combatió tristemente solo".


El periodista y escritor alcarreño Antonio Pérez Henares ha presentado en Zorita de los Canes su último libro, que reecribe la historia de uno de los personajes más conocidos, aunque a la vez con menos detalle, dela historia de Guadalajara. En 'La Tierra de Álvar Fáñez' devuelve a un primer plano de la historia de las reconquistas a Alvar Fáñez, cuya figura siempre ha estado eclipsada por la leyenda del Cid. "Si hubo un héroe en las décadas de finales del siglo XI y principios del XII, ese fue Alvar Fáñez".

Chani, como se le conoce entre amigos y en Guadalajara, ha estado acompañado en esta presentación de la presidenta de Castilla-la Mancha, María Dolores de Cospedal, y del historiador y jefe de la sección cultural de Diputación, Plácido Ballesteros, que ha colaborado con el escritor en la documentación de la obra, con algunas revelaciones que ya explicó en dos artículos publicados por Cultura EnGuada: 'Historia y leyenda de Alvar Fáñez' y 'Alvar Fáñez nunca fue de Minaya'.

"Este libro no habría existido sin Plácido: él es tan sabio como humilde, desinteresadamente me ha dado toda la documentación y me la ha masticado para que pudiera vertebrar la novela", admitía en la presentación Pérez Henares, que también hacía referencia a la localidad de la presentación, cuyo castillo, recordó, fue vital en las operaciones militares de la época: "Alvar Fáñez aguantó a los almorávides" en este c astillo, donde "combatió tristemente solo".

Viaje al pasado

'La tierra de Álvar Fáñez' narra uno de los periodos cruciales de la transición del siglo XI al XII españoles, dirante el reinado de Alfonso VI y su hija la reina Urraca. Según cuenta la propia editorial que lo publica, Almuzara, a lo largo de más de 500 páginas revela con rigor histórico los verdaderos cómo el caballero Álvar se ganó el respeto dedicando su vida a la defensa y consolidación de las posiciones castellanas frente a los almorávides.

La novela, que coincide con las celebraciones en Guadalajara del IX Centenario de Alvar Fáñez, rompe por primera vez con la tradición secular de situar al Cid como el héroe relevante de aquella época, en detrimento de Álvar Fáñez, y pone en entredicho la interpretación de aquel periodo realizada por Menéndez Pidal, quien consideraba al Campeador como el principal artífice de todas las hazañas de la época.

Por lo tanto, la originalidad de esta obra estriba, entre otras cosas, en la investigación realizada por Antonio Pérez Henares, que apoyado por otros historiadores como Plácido Ballesteros San-José -quien escribe el epílogo-, obtiene como principal conclusión que el mérito de la Reconquista no se debe solo a las gestas de Rodrigo Diaz de Vivar, aunque sea indudable su labor ante la expansión almorávide en el Levante.

Según revela la novela, los logros alcanzados por la acción de Álvar Fáñez en la frontera del Tajo frente a los almorávides, entre 1086 y 1114, fueron definitivos, ya que éstos no consiguieron recuperar los territorios del reino Toledano más allá de la línea defensiva del Tajo. Un hecho que ha tenido unas consecuencias trascendentales y duraderas para la historia de España y que le lleva al escritor a afirmar que “si hubo un héroe en las décadas de finales del siglo XI y principios del XII, aquel fue Álvar Fáñez”.

Arranque de la novela

La novela comienza con la historia de Fan Fáñez, sobrino y protegido de Álvar, en una época en la que Alfonso VI, acompañado de sus servidores Pedro Ansúrez y García Ordóñez, movía las piezas de su reino como si fuera un maestro de ajedrez. Eran tiempos convulsos, y en el reino de Castilla —convertido en un lugar fronterizo— cada bastión jugaba un papel crucial en la política, el poder y la guerra.

El joven Fan, rescatado por su tío Álvar, cabalgará primero junto al de Vivar en el destierro y luego servirá a su rey Alfonso defendiendo la frontera del Tajo y del Henares, desde Zorita, por Guadalajara, hasta la ciudad de Toledo, frente a los sucesivos intentos de recuperarla de los musulmanes.

Chani, que ha escrito títulos como 'El último cazador' o 'Nublares', vuelve a novela la historia, aunque en esta ocasión se centra en la Edad Media. Ha publicado ya más de una treintena de obras entre libros de investigación sociológica, como 'Los nuevos señores feudales'; de viajes como 'El pájaro de la aventura' y 'Un sombrero para siete viajes'; memorias como 'Yo, que sí corrí delante de los grises' o poesía, caso de 'El vuelo de la Garza'. También reunió cuentos en 'Las Bestias' y, por supuesto, ha publicado novelas como 'El río de la Lamia', 'La cruzada del perro', su trilogía prehistórica y su última obra de narrativa, 'La mirada del lobo'.

Elogios de Cospedal y Pimentel

La presidenta Cospedal también acudió a la presentación y dedicó unas palabras a la novela, que dijo que "tiene el propósito de encandilar a todos los enamorados de la historia", la comparó con los cantares de gesta "por la forma en que se ha escrito" y quiso trazar algunos paralelismos con la historia actual de España.

Por otro lado, un viejo conocido de la política española, el exministro Manuel Pimentel, con quien Chani guarda amistad desde hace tiempo y actual editor de Almuzara, elogió al alcarreño: "Es un apasionado. Tiene mucho genio, y dice lo que piensa", ha destacado sobre el autor". Y, de paso, vendió la novela: "Chani tiene un registro buenísimo y mucha calidad literaria, y quienes lean esta obra van a aprender y sobre todo van a divertirse".