“Es necesario oír las voces de las escritoras de antes”

Las actrices Abigail Tomey y María José Goyanes reflexionan sobre la escritura femenina al hilo de su espectáculo ‘Mujer y poesía’. • El recital con música de Di-Fussión del Otoño Cultural de Siglo Futuro llegaba este fin de semana hasta Quer.


También Quer ha disfrutado del recital poético y musical ‘Mujer y poesía’ del Otoño Cultural de Siglo Futuro, en las voces de las actrices María José Goyanes y Abigail Tomey y con la música del dúo Di-Fussion, como ocurriera días atrás en la ciudad de Guadalajara.

Esta vez el escenario escogido fue la sala multiusos del Colegio Público Villa de Quer, cuyo ambiente se llenó de la voz femenina del repertorio de Gabriela Mistral, Alfonsina Storni, Rosalía de Castro o Gloria fuertes, enlazada con las versiones que Eduardo del Castillo, al violín, y José Antonio Loriente, a la guitarra, hicieron de conocidos temas de Gardel, The Beatles, Chick Corea, Freddie Mercury o Elvis.

Fue una hermosa velada en vísperas del Día Internacional de la Violencia de Género y con motivo también del Bicentenario de Diputación, con el que la Fundación Siglo Futuro está colaborando trasladando actos culturas de calidad a diferentes escenarios de todas las comarcas de la provincia.

El  alcalde de Quer, José Ramón Calvo, fue el encargado de dar la bienvenida al cuarteto. Calvo dio las gracias a la institución provincial por la iniciativa de acercar la cultura a los pueblos, e igualmente por haber pensado en Quer. El presidente de Siglo Futuro, Juan Garrido, introdujo el espectáculo y a los artistas.

Las actrices hablan

Al terminar el recital, Abigail Tomey aplaudía el esfuerzo de esta programación: “la cultura debe llegar a todos los rincones, a los más y a los menos concurridos, porque el derecho a la cultura de los ciudadanos es el mismo”, decía en Quer. Sobre si la mujer escribe una manera diferente al hombre, la actriz guadalajareña afirmaba que “Sor Juana Inés de la Cruz, que escribió en el siglo XVI, tenía gustos y disgustos diferentes a los hombres de su época. Ahora, probablemente, pase lo mismo. La manera de escribir no es diferente, son diferentes los puntos de vista, las perspectivas, porque nuestras vidas son distintas y los obstáculos a los que nos enfrentamos hombres y mujeres, son distintos. Aparte de esto, ¿escribimos de forma diferente por razón del género?. Creo que no”.

María José Goyanes opinaba que es “magnífico” acercar la cultura a los ciudadanos con iniciativas como esta y afirmó que habría que ir por los colegios haciendo teatro, haciendo poesía, para que los niños la escuchen. “Tenemos grandes poetas, un siglo de oro literario que es una joya. Cuando sólo lees, poesía o teatro, les falta el 50%, que es la interpretación. Al ponerlos en pie con la declamación y la actuación se convierten en algo aún más preciado”, decía al terminar el espectáculo.

Goyanes coincidía con Tomey en que  la mirada de la mujer es diferente, ni mejor ni peor. “Tenemos otras necesidades vitales. Por eso resulta tan interesante recordar a estas poetisas y no olvidar que en los siglos XVIII y XIX las mujeres se quedaban ciegas escribiendo a la luz de las velas porque no estaba bien visto que lo hicieran abiertamente. Como dice Mafalda, la mujer ha jugado un trapo en la historia, no un papel, a veces para bordarlo, a veces para ponérselo, a veces para fregar con él. En este sentido el hombre lo ha tenido más fácil. Creemos que es un ejercicio necesario hacer oír su voz”, añadía.

Por último, la actriz se refería al ejercicio de la declamación. “Hay grandes actores que no saben recitar, es curioso. Es una islita diferente a la de la interpretación.  No hay tanta gente que lo enfrente, y es, al mismo tiempo, una cosa que no se debe perder. La poesía es lo que está en el medio de la palabra y la música. Quien la escribe debe tener una capacidad de síntesis magnífica para resumir un sentimiento de esa belleza y conectarlo con quien lo está leyendo. Hay que decir las poesías, sobre todo a los niños, para que no piensen que poesía es sinónimo de aburrimiento, porque evidentemente, no lo es”, terminó.