Un depósito de solidaridad sin fondo

La Biblioteca Pública en Dávalos ha vuelto a sacar este fin de semana a la venta libros de donaciones ciudadanas para sufragar los gastos de un envío de fondos bibliográficos a Perú. • Un año más, lleva a cabo esta iniciativa con motivo del Día Internacional de la Biblioteca, que se celebraba este jueves.


Donar un libro y comprar otro es un doble gesto de solidaridad si se hace en Dávalos. La Biblioteca Pública ha vuelto a montar uno de sus ya tradicionales mercadillos de libros, en el que saca del armario fondos donados por los ciudadanos y los vende por sólo un euro. La recaudación sirve para pagar el pasaje de un envío de fondos bibliográficos, también procedentes del mismo centro, para una biblioteca en Perú. Así se sencillo: el libro que sobra en casa puede encontrar un nuevo lector que, a su vez, casi a modo de donativo, costea el envío de otros libros (que también sobraban en una librería particular) para llenar estanterías de una aldea o un centro escolar en Perú.

‘Una biblioteca para mi pueblo’ es el proyecto al que se sumó hace una década la biblioteca alcarreña y que permite establecer esta cadena. En agosto se envió la última remesa, conformada por ochenta cajas, cuyo traslado es pagado con los mercadillos que Dávalos acoge dos veces al año, uno en torno al Día Internacional de la Biblioteca, el 24 de octubre, y otro por el Día del Libro en abril. Es la organización sin ánimo de lucro Madre Coraje la que se encarga de hacer estos portes a bajo precio. Hasta dos toneladas de literatura llevan en sus maletas cada año.

Para ello, en doble jornada (viernes por la tarde y sábado por la mañana) el céntrico palacio de Dávalos abre sus puertas y tiene instalado este mercadillo organizado por la Asociación de Amigos de la Bilblioteca de Guadalajara. Son decenas de volúmenes, casi todos muy antiguos, imposibles de cuantificar, dicen quienes se hacen cargo de la actividad.

“Un goteo continuo”

“Está habiendo un goteo continuo de gente, no para, pero a la vez no hay tanta como para no poder mirar tranquilamente”, afirmaba una de las integrantes de esta asociación, que altruistamente cobran el euro que vale cada libro.

El lector que hasta allí se está acercando está encontrando una colección variopinta de títulos y autores, muchas obras clásicas, biografías de personajes de un pasado cada vez más alejado (de Francisco Franco a Felipe González o Boris Yeltsin), guías de viajes, libros sobre medicina y salud, manuales de derecho o de economía, algunos volúmenes en inglés, muy poca poesía y menos literatura infantil que en otras ocasiones, reliquias para interesados en materia muy concretas -pongamos por caso historia rural del siglo XX o ejemplares sobre el embarazo y el parto- y algunas auténticas gangas, libros que hace sólo diez o quince años tenían el elevado precio de los últimos lanzamientos. Entre colecciones de clásicos y mucha novela de aventuras, este año también se pueden llevar los usuarios que lo deseen una enciclopedia entera por sólo tres euros.

“Casi todos los libros son donaciones de particulares, pero luego son los profesionales de la biblioteca quienes seleccionan qué libros se quedan para prestar, cuáles se venden en el mercadillo y cuáles se envían en los proyectos solidarios”, explican los organizadores. ¿Y no se acaba nunca? “Los fondos son enormes y siempre hay muchas donaciones”. Dávalos, sus donantes y sus amigos constituyen, en realidad, un depósito inacabable de solidaridad.


Para saber más del proyecto, visita http://ubip.org/blog/ y http://bibliotecaobraje.blogspot.com.es