Más de 80 cajas de libros para Perú

Hace unos días la Biblioteca Pública de Guadalajara envió a Perú, como hace periódicamente, libros donados por sus usuarios. •  Salieron con ese destino, 80 cajas que pesaban más de tonelada y media. • El envío nutre de fondos a localidades empobrecidas que forman parte del programa ‘Una biblioteca para mi pueblo’.


Una pequeña red de cinco bibliotecas en plena cordillera andina, en la zona que fue primera víctima del terrorismo senderista en Perú. Siete más en el Ayuntamiento de San Martín de Porres, una municipalidad peruana con varias zonas de pobreza. Y todo gracias al programa ‘Una biblioteca para mi pueblo’, al que se sumó hace casi cinco años la Biblioteca de Guadalajara. Los libros, donados por los usuarios y que parten de Dávalos, siguen llenando estanterías después de cinco años. Las últimas: las de las bibliotecas “muy modestas y semi abandonadas de las cárceles de Lima”, explica Máximo Kinast, uno de los responsables del proyecto, que desde este año dirige Gonzalo Cordova. 

Hace unos días, la Biblioteca Pública de Guadalajara envió una nueva remesa de 80 cajas de libros donados por los usuarios. Más de tonelada y media que, como siempre, se puede enviar gracias a la recaudación de los mercadillos solidarios que se realizan en Dávalos y donde se pueden encontrar libros a 1 euro. 

¿Qué viaje hacen los libros? “La Biblioteca clasifica los libros donados por los usuarios en varios apartados: uno está formado por los libros que se quedan en la propia Biblioteca; otro se dona a las bibliotecas municipales de la provincia, muchas de las cuales no pueden comprar novedades desde hace tiempo; otro se manda a la organización peruana Una Biblioteca para Mi Pueblo, y el cuarto sirve para nutrir los mercadillos que la Biblioteca hace periódicamente, vendiendo los libros a 1 €, para sacar dinero con el que pagar los portes de los libros que se van a Perú”, explica Blanca Calvo, directora de la Biblioteca.

“Por suerte hemos encontrado una ONG española, Madre Coraje, que hace envíos a Perú frecuentemente y cobra un precio módico por el envío de los libros”, añade.  

Una vez en Perú, cuenta mucho la implicación de alcaldes y voluntarios del proyecto UBiP. “Da mucho gusto ver la utilidad que tiene el trabajo bibliotecario, a ambos lados del Atlántico”, explica Blanca Calvo. 

La cultura de la paz

UBiP, Una Biblioteca para mi Pueblo, es un colectivo, sin fines de lucro, en proceso de constituirse en una asociación civil peruana. Mientras se constituye, está representada por la AEH, Asociación Educativa Hispanoamericana.

Su objetivo principal es poner una biblioteca en cada pueblo del Perú y específicamente, "implementar, actualizar y dejar operativas las bibliotecas públicas existentes en los pueblos del Perú", explican en su blog. 

La misión del proyecto es "apoyar la cultura en los pueblos más pobres del Perú, fomentar la lectura, dotar de recursos a las bibliotecas existentes y hacerlas operativas. Crear bibliotecas en los pueblos donde no existan y apoyarlas en su actividad de foco cultural y punto de encuentro de los habitantes del lugar", añaden.


Para saber más del proyecto, visita http://ubip.org/blog/ y http://bibliotecaobraje.blogspot.com.es 

Artículos Relacionados