Casi medio centenar de cuentistas se citó en Yebes

La localidad alcarreña acogió el sábado una de las sesiones más multitudinarias del Maratón Viajero, experiencia paralela al Maratón de Cuentos. • El alcalde se muestra satisfecho con “la respuesta” de sus vecinos, en esta primera edición yebera.  El municipio, que celebró su festival de cuentacuentos Primavera, también creará un Club de los Cuentos en la biblioteca.


“¡¡Para que para, mi molinillo, ya nos has dado muchos cuentecillos!! ¡¡Viva el Maratón Viajero!!”. Al ritmo de esta simpática tonadilla y con ayuda del mágico artilugio de Ana García Castellano, la acreditada cuentacuentos profesional que colaboró en la jornada y del que habían brotado cuentos a raudales, el Maratón Viajero de Yebes echaba este sábado el telón.

Durante casi tres horas y media, un total de 47 narradores con edades que oscilaban entre los cuatro y 60 años desfilaron por el escenario de la biblioteca de Valdeluz para contar sin interrupción 39 historias de forma individual o en grupo. Un sinfín de relatos fantásticos que protagonizaron entrañables personajes como la urraca Paca, Celemín, el gusanito Teki, Cecilia y el dragón, el sapo Tidalik o el joven Siloé.

‘Como otros muchos en el mundo, un día cuatro hermanos se quedaron huérfanos. El padre al morir no les dejó más que un pan. Con el fin de ganarse el sustento, decidieron salir de casa. Al llegar a una encrucijada, se dijeron: ‘Hay que partir este pan en cuatro partes’. Con la leyenda ‘Los cuatro hermanos huérfanos’ de origen vasco que, según confesó, le contaba su madre antes de dormir, el alcalde de Yebes inauguraba a las 11 de la mañana este Maratón Viajero, actividad que se celebra en los días previos al Maratón de Cuentos de Guadalajara y que recorre una veintena de localidades de nuestra provincia.

El alcalde: “ha salido a pedir de boca”

A la conclusión, Joaquín Ormazábal valoraba de forma entusiasta la masiva respuesta de los vecinos. “Teniendo en cuenta que era la primera vez que esta actividad recalaba en nuestro municipio, todo ha salido a pedir de boca. Incluso muchos se han quedado con las ganas de seguir contando más cuentos”, explicaba.

El primer edil yebero hacía hincapié en el “fantástico y mágico ambiente” que reinó durante toda la jornada, que se prolongó hasta casi las dos y media de la tarde. Multitud de niños permanecieron sentados alrededor del escenario principal, mientras las madres y padres ocupaban el patio de butacas.

Como una cueva

El decorado representaba la entrada a una cueva en la que se había recreado un fuego y diversas pinturas rupestres, en sintonía con el lema ‘Historias de cueva en cueva’ que el XXII Maratón de Cuentos de Guadalajara ha escogido para la edición de este año y que rinde homenaje a los lugares que fueron testigos del nacimiento de la cultura oral. Sobre el escenario se sucedieron cuentos multimedia en inglés, sombras chinescas o relatos con raíces en la tradición oral vasca o venezolana. En señal de gratitud, a todos los participantes se les hizo entrega de la insignia oficial del Maratón de Cuentos de Guadalajara, “que a buen seguro vamos a guardar como oro en paño en recuerdo de una jornada inolvidable”, explica José Antonio Real, concejal de Cultura, que también relató un cuento.

Al inicio del Maratón Viajero, el bibliotecario de Yebes anunciaba la inminente puesta en marcha del Club de los Cuentos, que se reunirá una vez al mes. Álvaro Pérez animó a los aficionados a este género a participar y compartir sus historias con los más pequeños.

A lo largo del mediodía sabatino, se sucedieron las actuaciones y en ningún momento decayó el ambiente en la biblioteca de Valdeluz. “Sin duda hemos sentado las bases para los futuros maratones. No solo porque se ha demostrado que en el municipio hay cantera de narradores, sino sobre todo porque hay mucha gente dispuesta a escuchar, lo que pone de manifiesto el interés por la palabra”, concluye José Antonio Real.

Artículos Relacionados