Premio para Asunción Nieto, una vida entre libros

El Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha y la Dirección General de Cultura reconocen la trayectoria de Asunción Nieto, la bibliotecaria de Trillo. • En el encuentro "Mujer y Biblioteca" donde fueron distinguidas además otras bibliotecarias de la región.


“Pensando cómo hacer un resumen de mi vida entre libros, últimamente también dedicada al mundo de las nuevas tecnologías, lo mire por donde lo mire, siempre llego a la misma conclusión: lo que importa son las personas. Todo empieza y termina con ellas. Personas que van y vienen a trabajar y que acuden a la biblioteca como primer sitio de contacto y orientación. Personas que se refugian, personas que se evaden entre los libros y las estanterías.  Algunas que han pasado media vida entre ellos y otras que tan sólo lo han hecho de pasada...” Así agradecía la bibliotecaria de Trillo, María Asunción Nieto, la distinción del Instituto de la Mujer y la Dirección General de Cultura a su trayectoria profesional. 

Nieto fue una de las cuatro bibliotecarias de la región distinguidas en un acto, celebrado en Tomelloso en el marco del encuentro ‘Mujer y Biblioteca’. También fueron premiadas las bibliotecarias Quiteria Cano Gómez (Villamalea, Albacete); Manuela González Rodriguez, (Toledo) y Flora López Cano (Tomelloso, Ciudad Real). 

En el acto, se destacó la dilatada labor de estas mujeres por el desarrollo de la cultura en la región. Son “ejemplo de mujeres dinámicas, que  consiguieron con su trabajo levantar y organizar los centros de cultura que representan las bibliotecas. Todas siguen trabajando, aunque tres de ellas jubiladas, por el desarrollo de la cultura en Castilla La Mancha”, señalaron en el acto. 

Durante la entrega del galardón, la trillana Asunción Nieto, la única que sigue laboralmente en activo, recordó durante su emocionada intervención su trayectoria profesional, una carrera de casi 30 años rodeada de cientos de miles de páginas que configuran miles de relatos, refiriéndose a que lo importante es el lado más humano de la labor que desempeña: “las personas que te dan su apoyo, que te cuentan sus historias y que te piden un consejo. Personas con las que las y los bibliotecarios nos encontramos cada día, siempre dispuestos a poner una sonrisa y lo mejor de nosotros y nosotras en nuestro trabajo. Personas que llenan nuestra alma al intercambiar el argumento o la opinión de un libro; de pasar horas y horas con ellos y ellas para enseñarles cómo manejarse por internet. Niños y mayores, medianos y grandes, todos y cada uno de ellos tienen cabida en ese pequeño refugio repleto de historias que curan y llenan el alma como son las bibliotecas”, dijo Nieto antes de recibir un sentido aplauso de los asistentes al acto.

Artículos Relacionados