El buen lobito, Letizia y la literatura sostenible

¿Qué se vende más en la Feria del Libro?¿se compran más libros pese a la crisis?¿qué encontramos en los stands este año? • El paseo por la Feria del Libro 2013 es un cúmulo de diálogos con editores, lectores y libreros sin quitar ojo a las miles de portadas que salen al encuentro de los que disfrutan con las historias.


Editores, libreros, lectores, poetas, actores. Un universo completo rodea estos días el parque de La Concordia con motivo de la Feria del Libro y el Festival de Poesía Arriversos. Las letras se ponen coquetas a lo largo de casi 20 stands y se muestran envueltas en portadas sugerentes. Una biografía de Letizia sucede a otra de Miguel Revilla, expresidente de Cantabria, que aparece limpiándole los pies al monarca en ‘Nadie es más que nadie’. El pollo Pepe compite con Gerónimo Stilton. ‘El tango de la guardia vieja’, de Arturo Pérez Reverte comparte espacio con ‘La sombra del meridiano’, de Lorenzo Silva.

Escritores conocidos que han publicado libro se darán la mano con autores locales como Josean Aparicio que edita su ópera prima ‘Exiliados del paraíso’, Pablo Muñoz que ha creado su propia editorial –por una buena causa- para editar el thriller ambientado en Sigüenza ‘El legado del vínculo inglés’, Benjamín Blas que ha hecho lo propio con ‘Destino’ o Pablo Carnicero, que ha decidido invertir en sus propias novelas de corte fantástico ‘Inmortal’ y ‘El mundo de las sombras’. Son escritores noveles que se han autoeditado sus obras. Porque ésa es una de las claves que esconde la feria, desde que estalló la crisis. ¿Cómo está el sector? “Hay menos interés por los libros, la crisis llega a todo”, reconoce el editor y Cronista Provincial, Antonio Herrera Casado, creador de Aache Ediciones hace 25 años, que este año presenta, como novedad, libros sobre la historia de Yebes, de Alustante, Orea, Valdesaz y acerca del patrimonio desaparecido de la provincia. 

Pero aunque haya menor interés, la feria permite algo para remediar la bajada de ventas: vender de una forma íntima y casi cómplice: “Te reirás”, le dice una librera a Amparo, que viene desde Alcalá de Henares. Así consigue que se lleve ‘El abuelo que se tiró por la ventana y se largó’, de Jonas Jonasson. La continuación de ‘El nombre del viento’, trilogía de Patrick Rothfuss, es lo que le ha traído hasta esta feria: “es para mi hijo, yo no conozco el libro, estoy empezando a leerlo porque me ha dicho mi hijo que me lo leyera, porque no tenía nada en casa. Estoy por ver si me gusta, que no sé yo…”.

Amparo reconoce que le gusta leer: “hacía mucho que no leía, con los hijos y el trabajo no tengo tiempo pero ahora lo estoy retomando. Leer sigue siendo un placer, pero hay que tener tiempo…” ¿Lo hay? “cuando quieres, te enganchas, dejas otras cosas”. En su caso, le ha quitado tiempo a la tele.

En esta feria, también hay reinas que reinarán algún día y juegos del hambre. Literatura juvenil, épica y fantástica, libros que aportan otra visión de la vida, de la subsistencia. En El Rincón Lento, la vida va a ese ritmo y en su biblioteca se pueden encontrar historias que ahondan en el negocio de los negocios, en el dinero invisible, en el espacio rural o cooperativismo. Pregonan en sus páginas que otra economía es posible, otro mundo, también. Algunos de los títulos, además de ‘Cuentos chinos de la economía’, primer libro que editan ellos mismos, son ‘Homenaje a Cataluña’, de George Orwell y ‘El libro de los abrazos’, de Eduardo Galeano.

Los pequeños, lectores de futuro

“¿Te acuerdas de los tres cerditos?”, le dice el lobo malo al lobo bueno en ‘El buen lobito’, de Nadie Shireen, Premio Feria Infantil de Bolonia, el más prestigioso de literatura infantil. José Durán, de La Ballena de Cuentos, lo elige como novedad de esta feria. Comienza a pasar sus páginas y se pone a contar esta historia de lobos grises y lobos negros: “pese a las advertencias de que ha de aprender a ser un lobo malo, el lobo bueno no consigue ser un lobo feroz. ¡Para ser malo has de aullar…!, le aconsejan. Al final, el lobo malo es el que va a la casa de la abuela a comérsela pero el lobo bueno convierte al lobo malo en alguien aceptable y comen todos en casa… bueno, ya sabes, los cuentos todos siempre acaban bien”. 

Sí. Pero los cuentos clásicos como ‘Caperucita Roja’, ‘Los tres cerditos’ o ‘Blancanieves’ eran crueles: “creo que usaban esos cuentos, tan agresivos y tan fuertes para inducirles el miedo a los niños, para que fueran prudentes, porque el miedo es prudencia”, sostiene Durán. En ese sentido, la literatura infantil se ha ido dulcificando: “Los Hermanos Grimm escribieron estos cuentos, aunque realmente no los escribieron sino que los recopilaron, en los lugares donde vivían, bosques  sumamente oscuros e inmensos. No sé cómo consiguieron estructurar una aventura en un lugar tan inhóspito, tan difícil…”, dice.

Los más pequeños son los lectores del futuro, “muchos de ellos para toda la vida”, dice Ana María, de Lua. La literatura infantil se ha llenado de imaginación y ahora, hay libros para sumergirse en el agua, cuentos específicos para “irse a dormir”, ejemplares con tacto o protagonizados por los ‘héroes’ televisivos como Pollo Pepe o Pepa Pig. Su compañera de stand, Susana, destaca también lo nuevo de Laura Gallego, ‘El libro de los Portales’: “en el caso de Laura Gallego, libro que sale, libro que es un boom”, afirma rotunda.

Las novedades llenan los stands

Aunque hay oportunidad en la feria de encontrar libros de segunda mano, lo que más se ve son las novedades literarias de autores reconocidos. “El nuevo de Rosa Regás es un libro familiar, de una sinceridad tremenda, ves un panorama humano fenomenal”, dice Emilio Cobos, que abrió la primera librería de Guadalajara hace 70 años. “Vale la pena también el libro de ‘Chani”, añade. En ‘Yo, que sí corrí delante de los grises’ “prescinde de cómo pensaba… se termina en el 77, cuando los sucesos de Vitoria y empieza en el año 60 y es una descripción de cómo era la vida y los personajes que hemos olvidado y eran famosos por una tendencia o por otra en esos momentos… está curioso”.  

“A mí me gusta mucho la novela negra”, admite Cobos recomendando ‘La playa de los ahogados’: “es un libro bárbaro”. Lo firma el escritor gallego Domingo Villar, que sólo tiene un libro más. Lo protagonizan el “dúo de policía Quijote-policía Sancho… me ha gustado mucho también el libro de Javier Sierra, una visión de los cuadros esos de los que nunca sabemos el significado último”. 

Pero ¿qué es lo que más les gusta a los lectores guadalajareños? Emilio Cobos, que ha asistido a todas las ferias, sigue sosteniendo que triunfa la novela histórica: “se lee pero es curioso: la novela histórica tiene que ser medieval, si no, no es histórica. No hay tu tía”. Esa es la tendencia. “Va ganando adeptos cada día la novela negra”, añade. ¿Los suecos tienen la culpa? “Creo que Donna Leon tiene más culpa y más continuidad. Larsson se ha quedado un tanto apagado”, señala.

Efímeros son también “los libros de tipo político, los que son mediáticos”, puntualiza, porque “el libro político de enjundia se vende poquito pero permanece”. Y entre los géneros que van sumando lectores, Cobos sitúa el de la novela gráfica: “las hay de alto copete, planteando problemas muy serios y tratando de alguna forma de resolverlos”.

Y en esta reflexión, también hay crítica a los medios de comunicación, que “devoráis… optáis por un personaje, una figura literaria” hasta la extenuación. “Habrá tantísimos al mismo nivel y no nos hemos enterado… las listas de libros más vendidos, según de dónde procedan, son absolutamente distintas, lo que te está diciendo que no son verdad. Aunque hay dos o tres títulos que se repitan”. Consecuencia del marketing, le digo. Los libros tampoco se escapan de él.

Artículos Relacionados