“No iba a escribir este libro, pero salió a borbotones”

  • Imprimir

El periodista y escritor Antonio Pérez Henares, ‘Chani’, presenta su libro ‘Yo, que sí corrí delante de los grises’, invitado por Siglo Futuro en ‘El autor y su obra’. • “Ahora aparecen 30 millones de antifranquistas; a buenas horas, mangas verdes”. • “A través de lo que escribíamos queríamos cambiar el mundo y estábamos convencidos de poder hacerlo en cuatro días”, asegura el autor, que defiende la honestidad de sus años jóvenes y de militancia en el PCE.


“No iba a escribir este libro, pero al empezar a escribir me salió a borbotones”, se confesó Antonio Pérez Henares, 'Chani', este jueves en la presentación de su último libro, ‘Yo, que sí corrí delante de los grises’, una memoria sentimental de sus años juveniles de militancia en el PCE en el que aprovecha para hacer un ajuste de cuentas con quienes después han asegurado que estuvieron en la vanguardia de aquella batalla política: “Ahora aparecen 30 millones de antifranquistas; a buenas horas, mangas verdes”, ironizó.

El presidente de la Fundación Siglo Futuro, Juan Garrido, abrió el acto y recordó que Chani ha participado ya en 12 eventos de las dos décadas de recorrido de la entidad, además de haber acudido a presentar sus libros desde ‘Nublares’. Un amigo guadalajareño del escritor desde los años del instituto, metido más tarde también a tareas antifranquistas en el PCE (autor de algunas grabaciones de cine ahora históricas), Adolfo, y el eurodiputado seguntino Luis de Grandes acompañaron al escritor.

“Un ejercicio de honradez intelectual”

Hay un reproche casi visceral hacia quienes (se entiende que muchos de ellos socialistas de hoy) dijeron haberse jugado algo más que un capón en la clandestinidad, lo que comúnmente se ha conocido como “correr delante de los grises”, pero que en realidad tenía sus episodios más oscuros en los calabozos de la Brigada Política. “Muchos de los que dijeron luego haber estado en esa memoria reciente [de España] no habían estado”.

“He hecho un ejercicio de honradez intelectual como nunca”, aseguró el escritor, que defendió en todo momento la honestidad de la acción de aquellos jóvenes antifranquistas que a menudo desembarcaron en la política clandestina mediante su amor a la cultura. “A través de la cultura, de los poemas y de lo que escribíamos, queríamos cambiar el mundo y estábamos convencidos de que lo podíamos cambiar y en sólo cuatro días”.

“Pudimos equivocarnos o no”, dudó, pero aseguró que fueron “muy honrados”. Chani no ocultó al público que también valora con la perspectiva del paso del tiempo algunos defectos de cómo eran aquellos jóvenes comprometidos: “A veces éramos sectarios”, admitió, e ironizó con los clichés culturetas del momento, como que “te tenía que gustar Bergman y ser de Arafat”.

Tal vez esa honradez y ese compromiso social estuvieron también en la base de una forma de hacer política que ahora añora: “Haber desnudado cómo éramos me ha ayudado también a entendernos. Entonces teníamos una inmensa voluntad de reconciliarnos y de acordar”, cuando ahora gobierna el “trágala” y el “vamos a pactar, pero lo que yo diga”.

Anécdotas alcarreñas

En el libro hay algunos pasajes muy personales, como su viaje con 16 años como temporeros para la vendimia en Francia y la escritura, a la vuelta, del primer reportaje. “En el libro está artículo censurado y el primer artículo publicado”, pero también algunas anécdotas de la entonces todavía más pequeña capital alcarreña (“por aquí andaba Sabina”) que está presente en esta memoria sentimental: “Este libro me lo ha dado Guadalajara”.

Y por eso la presencia de dos guadalajareños en la presentación se hizo más inexcusable. El primero, un amigo de los tiempos más mozos, del instituto, cuando surgieron los primeros versos y cuando eran, dijo Chani, “más guapos, más jóvenes y más listos”. Adolfo, que también ‘corrió delante de los grises’, se mostró esperanzado en que el libro de Pérez Henares sirva para ofrecer “una versión diferente” de la Transición a la que ha cundido en los últimos tiempos, con los sacrificios que tuvo para quienes combatieron desde la clandestinidad. “Esta es la visión real de la Transición, que no es la visión oficial”.

También el veterano dirigente conservador Luis de Grandes, actualmente eurodiputado del PP, acompañó a Chani, con quien le une una amistad y alguna afición como la caza. Situado entonces en un extremo opuesto del espectro político, De Grandes reconoció la labor temprana y firme del PCE en la oposición al Franquismo, por lo que compartió la crítica a “mucho cantamañanas” que luego, desde las filas de la izquierda, quiso apuntarse un mérito político que no le corresponde. Por su parte, De Grandes habló más de sus recuerdos que del libro de Chani y, no sin cierto humor, apuntó que en su caso los episodios con los grises tuvieron menos enjundia y entrañaron menos riesgo.