Muere José Luis Sampedro, el escritor que inmortalizó a los gancheros del Alto Tajo

Ha fallecido a sus 96 años en su casa de Madrid y ya ha sido incinerado. • Premio Nacional de las Letras de 2011, es autor de una de las novelas más importantes ambientadas en la provincia, sobre los gancheros del Alto Tajo. • Había recibido casi todos los reconocimientos en Guadalajara, a donde acudía siempre que la salud se lo permitía. • "Es importante para mí haber quedado ligado a esas tierras del Alto Tajo, donde se me recuerda y siempre me han tomado por uno de los suyos", aseguraba hace año y medio.


El escritor y humanista José Luis Sampedro fallecía en la noche del domingo en su casa de la calle Cea Bermúdez de Madrid a los 96 años de edad, "sereno y tranquilo" porque "no tenía miedo a la muerte", según las declaraciones de su viuda que han sido recogidas por la agencia Europa Press. Aunque falleció entonces, la noticia se ha conocido en la mañana de hoy, cuando ha sido incinerado.

"Nos dijo que quería beberse un Campari, así que le hicimos un granizado de Campari. Me miró y me dijo: 'Ahora empiezo a sentirme mejor. Muchas gracias a todos'. Se durmió y al cabo de un rato se murió", ha relatado la mujer que le ha acompañado en los últimos años. 

Sampedro, que se ha marchado sin recibir ninguno de los grandes premios literarios en castellano (Cervantes y Príncipe de Asturias), sí fue galardonado en 2011 el Premio Nacional de las Letras Españolas. Su novela más guadalajareña, 'El río que nos lleva', fue publicada en 1961 después de un prolongado proceso de documentación y visitas a los pueblos del Alto Tajo. El relato, protagonizado por un inglés, es un precioso homenaje a los gancheros, un oficio hoy desaparecido, los "pastores de troncos" (así los llamaba el escritor) que llevaban la maderada desde la sierra hasta Aranjuez.

El autor, que ha firmado títulos como 'La sonrisa etrusca', 'Octubre, octubre' y 'El amante lesbiano', en los últimos tiempos ha destacado por su compromiso social y por su abierto respaldo al movimiento de los indignados, conformando una suerte de figura paralela en España a la de Stephan Hessel en todo el mundo. Ambos se conocieron, simpatizaron y han muerto este mismo año. 

Muy unido a Guadalajara

La unión de José Luis Sampedro a Guadalajara parte de la escritura de 'El libro que nos lleva' hace más de medio siglo, pero su presencia en la provincia fue casi constante en eventos tan importantes como una de las fiestas gancheras celebrada en Zaorejas por inspiración de su obra, la primera edición del Maratón de Cuentos o la recepción del premio peñalvelero 'Su peso en miel', generosidad que devolvió luego con el equivalente del peso en libros suyos. Sampedro es además hijo adoptivo de la ciudad de Guadalajara y de Castilla-La Mancha y da nombre a calles -próximamente también en Azuqueca- y a un instituto de la capital provincial.

Entre quienes mejor le conocían están algunas personalidades culturales como el librero Emilio Cobos o la bibliotecaria Blanca Calvo y ya en octubre de 2011 mostraba a este periodista la generosidad por los parabienes que siempre llegan desde esta provincia adoptiva: "Lo más importante para mí es haber quedado unido a las tierras del Alto Tajo, donde se me recuerda y siempre que he vuelto a las villas por donde pasaba la ganchería me han abrazado como a uno de los suyos". Un cariño compartido: "Siempre he correspondido con amor verdadero a ese reconocimiento vital y espontáneo de mi homenaje a los gancheros".