Las riadas de Alovera, protagonistas de una muestra

  • Imprimir

Hasta final de este mes el Archivo Municipal expone documentación histórica de las causas de las riadas en Alovera • Actas de sesiones, testimonios, documentación y hasta una imagen de los fenómenos se pueden contemplar • El mes próximo, la fotografía de principios de siglo será la protagonista de una nueva exposición


Los arroyos que bañan Alovera no siempre han sido un elemento estático dentro del paisaje de la localidad, sino que sus desbordamientos han causado diferentes impactos en el municipio de los que existen testimonios documentales y gráficos en el Archivo Municipal. Ahora todo aquel interesado en conocerlo puede acudir al vestíbulo de la Casa Consistorial aloverana dado que este material es el protagonista de la muestra que se expone en este espacio.

Ésta se puede contemplar hasta el 31 de octubre, en el horario de apertura de las oficinas municipales, y se enmarca dentro del proyecto de acercamiento del Archivo Municipal a los vecinos de Alovera y la labor de difusión de sus fondos que realiza a través del Ayuntamiento. Entre los documentos expuestos, podemos contemplar actas de sesiones de 1801 y 1803 donde se hace referencia a los trabajos vecinales “para el bien común de obligado cumplimiento”, bajo multa de 5 reales de vellón, consistentes en la limpieza del cauce de los arroyos, entre ellos el arroyo Malvecino, llamado así por sus crecidas periódicas.

Otro documento que se puede contemplar, es el expediente  que recoge los testimonios de los vecinos afectados en los que se acreditan los daños producidos por las tormentas del 12 de junio de 1822, siendo alcalde Ventura Isidro. La primera tormenta fue de granizo “que caía como piedras” y destrozó los sembrados y las casas. En la segunda tormenta, caída el mismo día, el agua inundó los arroyos y convirtió las calles de la parte baja del pueblo en “ríos y playa” según expresa textualmente, el documento.

También se recoge la inundación que Alovera sufrió en su plaza a causa de tormentas, causando desperfectos a edificios, a la Casa Consistorial, las escuelas y la fuente según se explica en el acta del pleno de 19 de junio 1898.

La última inundación data de los años 60

La última inundación sufrida ocurrió la noche del 14 al 15 de octubre de 1961, en la que el arroyo Malvecino, haciendo honor una vez más a su nombre, no puedo acoger la tromba de agua caída y se desbordó.  Este acontecimiento del que se exponen varios documentos, toca más de cerca y es recordado por los mayores del pueblo que narran cómo se hundieron varias casas y se perdieron enseres de muchas otras arrastrados por la riada. Afortunadamente no hubo desgracias personales pero muchos vecinos perdieron su vivienda, sus objetos personales, sus muebles y sus recuerdos.

En relación a este hecho se exponen entre otros documentos, una valoración de daños en 14.423.500 de pesetas de la época, con la relación de casas hundidas, un acta del 31 de octubre de 1961. En ella, entre otras cuestiones, se acuerda gratificar con 500 pesetas a vecinos que han quitado el barro en el pueblo.

El único testimonio gráfico que cuenta el Archivo Municipal de esta riada inesperada se encuentra entre los documentos expuestos y se trata de la fotografía del día de la boda de la vecina Anita Riofrío, en la que la novia se retrata junto a unas casas hundidas.

La fotografía, protagonista de la muestra de noviembre

Por otra parte, señalar que en noviembre la sala de exposiciones de la Casa de Cultura acogerá una exposición sobre la fotografía en la prensa antigua de Guadalajara, entre los años 1891 y 1929, cuyos fondos proceden del Centro de la Fotografía e Imagen Histórica de Guadalajara. Además, este material se complementará desde el Archivo Municipal con prensa, objetos, etc.  prestados para la ocasión por personas vinculadas a Alovera.