Brihuega rescata del olvido a Tomasa Cuevas

Luchadora antifranquista, recorrió España en 1974 para recoger testimonios de mujeres, presas en la dictadura. • El Centenario de su nacimiento se recuerda en su pueblo natal este fin de semana con diferentes ponencias, coloquios, una exposición y la proyección del documental 'Del olvido a la memoria. Presas de Franco'. 


Cuando me detuvieron... como primero pegan y después, preguntan... me pegaron. Me torturaron, me habían pisoteado el vientre, me habían pegado muchísimo los riñones”. Fueron vejaciones y humillaciones que jamás había visto antes Tomasa Cuevas: mujer, comunista, republicana y resistente. Nació en Brihuega un 7 de marzo de 1917 y murió en Barcelona en 2007, cuando contaba 80 años. Su lucha antifranquista modeló plenamente su biografía. Su vida, su ejemplo y su testimonio en la cárceles de Franco junto al de otras voces femeninas, se recuerda este fin semana en el Museo de Historia y el Ayuntamiento de su pueblo natal, con motivo del Centenario de su nacimiento, con unas jornadas organizadas por el Foro por la Memoria de Guadalajara y Ahora Brihuega, en las que colabora el Consistorio briocense, el PCE y la Asociación Garraf per la República. Habrá ponencias, coloquios y se proyectará el documental 'Del olvido a la memoria', dirigido por Jorge Montes Salguero, en el que una decena de mujeres republicanas -Tomasa Cuevas, Trinidad Gallego, María Salvo, Concha Carretero, Nieves Torres, Soledad Díaz, Angustias Martínez, Julia Manzanal, Carmen Rodríguez y Maria Cuesta- recuerdan su calvario en las cárceles de la dictadura. 

Hija y nieta de obreros, rebelde e incorformista, Tomasa Cuevas militó en las Juventudes del PCE desde los 14 años. Su militancia la llevó a la cárcel tras la Guerra Civil, con una condena de 30 años, de los que cumplió seis repartidos entre las cárceles de Guadalajara, Durango, Santander, Ventas y Segovia.

Convencida de que su testimonio y el de muchas otras mujeres con las que compartió celda se tenían que conocer, “porque formaban parte ya de la historia de España”, decidió en 1974 recorrer el país con una grabadora, sin apoyos económicos, ni siquiera de su propio partido, para registrarlos y que no se olvidaran. Tomasa no era historiadora, ni universitaria, ni siquiera tenía estudios de Bachillerato pero era consciente de la necesidad de escribir esta historia de mujeres: “Caramba, ¿y las mujeres qué?¿no hemos pasado por las cárceles franquistas? Pues yo voy a coger testimonios”, cuenta en el documental que se proyectará este viernes en Brihuega y que emitió La Sexta en julio de 2016.

En la guerra, las mujeres se dedicaban a trabajos de retaguardia -talleres, escuelas, hospitales...- y los hombres, a luchar en el frrente. Tomasa luchó siempre por convicción. Llevaba una vida miserable y eso la indignó desde jovencita.

Es detenida por primera vez en mayo de 1939. Las vejaciones y las torturas eran una constante cuando eran llevadas “a diligencias”: “Leña, a base de bien”, señala en el citado documental. “Hasta desnudarme para que los palos fuesen no con tela sino a la piel. Cuando me llevaron al calabozo me dijeron 'ale, ale, que otros están cobrando más y no dicen nada”.

En la cárcel, según los testimonios aportados en la película, las mujeres llegaron a hacer huelga de hambre pese a la escasez de alimentos; veían cómo se llevaban a compañeras y amigas para ser fusiladas -como las 'Trece Rosas', acusadas de un atentado que jamás cometieron porque estaban presas cuando sucedió-. En la cárcel, las mujeres represaliadas vieron cómo asesinaban a una madre y a su niño por el simplo hecho de llamarse Lenin; lavaban, cosían, dormían hacinadas y en Navidad, comían una patata cocida. En la cárcel, a las mujeres les ponían cuñas en las uñas, corrientes en los dedos y en los pezones, algunas eran violadas. Muchas,parían en el suelo, sin ningún tipo de recursos médicos, iban cinco minutos a darles el pecho pero nada más, oían llorar a sus niños y no podían consolarlos aunque estuvieran enfermos.

Tomasa tuvo a su hija en prisión. Al salir, trabajó con la guerrilla del partido. La vida fuera tampoco era fácil. Según relatan en el film, se salía de la cárcel pero se seguía viviendo en la cárcel mucho tiempo después de haber salido, aunque la ilusión por hacer un mundo mejor les empujaba a seguir luchando fuera de las rejas.

Tomasa fue liberada en 1944 y desterrada a Barcelona, donde se afilió al PSUC. Se casó con el dirigente comunista Miguel Núñez y fue detenida de nuevo tan sólo un año después de su liberación. Salió con la condicional en 1946 y tras trabajar en Andalucía un tiempo, se exilió en 1951 a Praga y París, regresando a Barcelona en 1969. En 1974 fue cuando recorrería España para recoger testimonios de mujeres que, como ella, habían pasado por la cárcel en la dictadura franquista. Voces que plasmó en la trilogía literaria 'Cárcel de mujeres. Testimonios de mujeres en las cárceles franquistas', que reeditó en 2004 el Instituto de Estudios Aragoneses y la UNED.

Ese mismo año, Tomasa Cuevas recibió la Cruz de Sant Jordi. En 2007, un mes antes de fallecer, fue condecorada con la Medalla al Mérito del Trabajo. Entró “en el mundo de la historiografía con la vida vivida”, señala en el film la escritora Teresa Pàmies, dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas de Cataluña y exiliada antifranquista, fallecida hace cuatro años.

Olvidar no es bueno nunca. Recordar ayuda a no incurrir en las cosas en las que una falla en el transcurso de la vida”, repiten a modo de conclusión las mujeres que dan testimonio en este documental. Fue precisamente ese “espíritu de justicia” y la necesidad de “recordar para no repetir la historia” lo que llevó a Tomasa a recorrer el país para recoger los más de 300 testimonios de las mujeres represaliadas por el franquismo. “Al homenajear a Tomasa Cuevas, se homenajea a todas esas mujeres que nunca figurarán en un libro de historia”, concluye Pàmies. 

Programa de las jornadas en Brihuega

» Viernes 17. 18 horas: Ponencia a cargo de Claudia Corral. A continuación, proyección del documental 'Del olvido a la memoria. Presas de Franco', producido por Manuel Campo Vidal y Agustina Sangüesa bajo la dirección histórica de Jorge Montes Salguero. Después, mesa coloquio con Mirta Núñez Díaz Balart (UCM) y Jorge Montes Salguero (UNED) e inauguración de la exposición sobre Tomasa Cuevas. Organiza: Garraf per la República, en el Convento San José. Museo de la Historia de Brihuega. 

» Sábado 18. 18 horas: Conferencia a cargo de Mirta Núñez Díaz-Balart, directora del departamento de Historia de la Comunicación Social de la Universidad Complutense de Madrid. A continuación, conferencia de Jorge Montes Salguero, vicerrector de la UNED y profesor de Historia del Derecho y las Instituciones y ponencia de Pedro García Bilbao, Doctor en Ciencias Políticas y Sociología, Profesor de Ciencia Sociales en la Universidad Rey Juan Carlos y miembro del Foro por la Memoria de Guadalajara. A continuación, arrancará una mesa coloquio con Pedro García Bilbao. Mirta Núñez Díaz Balart y Joan Rodríguez (Garraf per la República). Salón de actos municipal. Ayuntamiento de Brihuega.

Artículos Relacionados