El castillo de Molina, una "auténtica ciudad medieval"

La Diputación participa en un proyecto internacional de excavaciones en el castillo de Molina de Aragón donde un grupo de arqueólogos de tres universidades investigan el grado de ocupación doméstica, la arquitectura, consumo y relaciones humanas en el conjunto fortificado a finales de la Edad Media.


Un grupo de arqueólogos procedentes de las Universidades de Granada, Alcalá y Reading (Inglaterra) llevan diez días realizando excavaciones arqueológicas en el castillo de Molina de Aragón. Es la cuarta campaña de trabajo en este conjunto fortificado, donde se está tratando de averiguar el grado de ocupación doméstica -probablemente una casa con sus muros-, el tipo de arquitectura y la vida cotidiana en lo que era "una villa de fronteras típica de la Edad Media, que es mucho más complejo que un castillo, porque es una auténtica ciudad con todo lo que una ciudad conlleva, es decir, el tipo de vivienda, de gente que había aquí, de espacios, etcétera”, explica Guillermo García-Contreras, investigador de la Universidad de Granada y director de estas excavaciones.

Los trabajos está sirviendo para “empezar a intuir el principio de una secuencia mucho más grande que nos va a llevar dando pasos hacia el pasado”, añade este investigador, detallando además que “el interés se centra, sobre todo, en los cambios medioambientales, en cómo se explotaban los recursos naturales, qué tipo de consumo había, cómo se configuró el paisaje y qué relaciones tenían las comunidades humanas con la naturaleza de cada uno de los periodos de la historia”. 

Los trabajos han partido “de pequeños sondeos, pequeñas catas, que nos han permitido ir reconociendo distintas fases de ocupación apoyándonos en estudios previos que ya Jesús Arenas y otros investigadores hicieron en el castillo hace más de una década", añade el director de estas excavaciones.

En una segunda fase, realizaron una gran prospección geofísica con magnetómetro de todo el recinto fortificado que les permitió reconocer todas las estructuras que estaban enterradas y, por último, este año, la subvención concedida por la Diputación y el apoyo del Ayuntamiento, del Museo de Molina y el Geoparque han permitido hacer los primeros sondeos para ir explorando qué tipo de ocupación había en todo este recinto fortificado.

El presidente de la Diputación de Guadalajara, José Manuel Latre, ha visitado los trabajos junto al director de los Servicios Culturales de la Diputación, Plácido Ballesteros y el alcalde de Molina, vicepresidente segundo y diputado de Cultura, Jesús Herranz, que ha incidido en “el interés de los molineses y de su ayuntamiento por saber qué pasó en el castillo de Molina” y por ello “se llevan sucediendo una serie de trabajos a los que se suma esta campaña que cuenta con la financiación de la Diputación que mantiene un convenio también con el Ayuntamiento de Molina y la Universidad de Alcalá”. 

La UNESCO nos ha reconocido como el único Geoparque de toda Castilla-La Mancha y tenemos que profundizar en esta marca para poner de manifiesto de dónde venimos y saber a dónde queremos llegar”, finalizó Herranz.