Más de cien años de historia entre acequias

Los 150 años de la construcción del Canal del Henares se celebran este sábado en Humanes con la inauguración de una exposición, la edición de un libro y una visita a la presa. • La historia del Canal está llena de claroscuros: rediseños, quiebras, deudas o la creación salvífica de las confederaciones hidrográficas. 


Está considerada una de las mejores obras de ingeniería hecha en España en el siglo XIX y sus primeros 17 kilómetros se inauguraron hace ahora 150 años. El Canal del Henares, con sus luces y sombras, está de aniversario y este sábado se conmemorará con un programa que reunirá en Humanes a la consejera de Fomento, Agustina García, además del delegado de la Junta, Alberto Rojo, representantes de Hidrográficas del Tajo, alcaldes de los municipios por los que transcurre el canal, un representante de la Embajada de Inglaterra y algunos empleados de la infraestructura. 

Humanes no podía obviar este aniversario porque tiene la mejor obra de ingeniería hecha en España hace 150 años”, señala a Cultura EnGuada Paco Lozano Gamo, cronista de Humanes, y coautor junto al profesor José Luis Sánchez Peral del libro 'Riego en la Campiña. Estudio Histórico y Gráfico del Canal del Henares en su 150º aniversario', que se presentará el 24 de junio a las 18 horas en el Centro Cultural 'Ramón de Garciasol' de Humanes.

Se trata de un libro “manejable, a todo color y en formato A4”, señala Lozano, que se ha ocupado de la parte gráfica y el diseño del ejemplar. El libro, que se ha editado con el apoyo de la Junta y el Ayuntamiento de Humanes, se entregará gratuitamente a todos los asistentes a la jornada. 

A lo largo de sus páginas, el catálogo cuenta la historia de esta infraestructura de la mano del profesor de Geografía e Historia, José Luis Sánchez Peral, que actualmente está realizando una tesis doctoral sobre el canal y que recientemente ofreció una conferencia dentro del ciclo 'El río que nos une' de la Biblioteca Pública. “Está tan ilusionado con este tema, que ha tenido el valor de irse a Inglaterra a visitar la tumba del ingeniero jefe que dirigió toda la infraestructura”, cuenta Lozano.

La segunda parte del estudio es gráfica, con cerca de 90 fotografías que aporta el cronista de Humanes además de 13 imágenes del fotógrafo francés Jean Laurent (Garchizy, 1816-Madrid, 1886), uno de los grandes pioneros de la fotografía en España y Portugal y fotógrafo de Isabel II. “Hace 150 años fue requerido por el gobierno español. Vino de Francia en 1865 y realizó un reportaje de 13 fotografías. Se quedó ya en España e incluso, abrió una sucursal en Toledo”, explica.

Además, el libro incluye dibujos, entre ellos, la lámina que Sánchez Peral ha encontrado en Inglaterra sobre la inauguración de la presa y permite conocer la fauna o aspectos más anecdóticos como el concurso que organizó el Ayuntamiento de Humanes donde varias 'barcas' locas probaban su nivel de navegabilidad en las aguas del canal.

Una exposición itinerante

Las reproducciones de las fotografías que tomó Laurent del Canal del Henares han sido cedidas por la Diputación Provincial para la exposición que sobre la presa y el canal se inaugurará este sábado a las 17:45 horas. Permitirá recordar la construcción entre los años 1865-1867 y será visitable hasta la primera semana de julio. La exposición será itinerante y se podrá ver en los pueblos que quieran participar de esta conmemoración.

A las 19:30 horas, se ha organizado además una visita a la presa del Canal del Henares, donde se descubrirá un pequeño hito-conmemorativo en recuerdo a los que hicieron posible hace siglo y medio esta pionera obra que riega la campiña castellana. Finalmente, el 1 de julio, los clubes ciclistas de Humanes, Yunquera y Marchamalo, invitan a un paseo en bicicleta de montaña por la vía que discurre paralelamente al Canal desde Marchamalo hasta Humanes.

La jornada conmemorativa ha sido organizada por una comisión gestora que trabaja desde el pasado mes de marzo en el aniversario, presidida por la alcaldesa de Humanes, Isabel Serrano e integrada por el profesor Sánchez Peral; el edil de Festejos, José Luis Lozano: el cronista local, Paco Lozano y el historiador de Fontanar, Juan Manuel Tieso de Andrés, que ya realizó un monográfico con imágenes sobre el tema en 2010.

Un canal con claroscuros

Proyectado para tener más de medio centenar de kilómetros y desembocar primero en el río Torote, en Torrejón de Ardoz y después, en el Jarama a la altura de Paracuellos, el Canal del Henares se quedó finalmente en 40 kilómetros y en la localidad madrileña de Meco. La inauguración original fue con apenas 17 kilómetros de canal. “Desde 1769, esta infraestructura ya tuvo sus claros y sus oscuros”, señala Lozano Gamo. Aunque se construyó entre los siglos XIX y XX, fue diseñado un siglo antes, en 1771. Lo hizo el que fuera ministro de Carlos III, el conde Pedro de Abarca. El objetivo era conseguir tener una agricultura de regadío más productiva en el valle del Henares. El proyecto se frustró por los intereses de la nobleza y el clero, propietarios de la mayoría de las tierras, que se dedicaban a la agricultura de subsistencia. Con las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz gran parte de estas propiedades se subastó y fue comprada por la burguesía.

En 1859, la Sociedad Ibérica de Riegos asumió la construcción de las obras del Canal desde el arroyo Majamar, afluente del Henares, a su paso por Yunquera de Henares, y a lo largo de 42 kilómetros. Tenía un plazo de seis años, pero no cumplió el acuerdo, asi que en 1863 se modificó el trazado. El cauce recorrería entonces toda la vega paralela al río desde Humanes hasta Meco. Los primeros diecisiete kilómetros fueron construidos de nuevo por esta compañía, de capital inglés, utilizando piedra caliza del cerro de la Muela de Alarilla. Cuando la empresa empezó a perder dinero, la obra se paralizó y la sociedad quebró. La construcción se adjudicó a la Compañía del Canal del Henares, creada por los acreedores. 

En 1926, la creación de las confederaciones hidrográficas mejoraría el futuro del Canal. La Hidrográfica del Tajo (CHT) concedió la explotación del canal a los regantes por 25 años por 2 millones de las antiguas pesetas. Además, se continuó la construcción del resto de tramos hasta Meco, que finalizó en 1954.

Para Lozano Gamo, “el Canal tiene los días contados porque la agricultura ahora se ha vuelto extensiva". Recuerda que los mejores años fueron los de la década de los 50 y 60, “con el cultivo de la remolacha azucarera. Se sacaban vagones y vagones de remolacha en Yunquera, Marchamalo, Alovera y Cabanillas. Luego vino la patata hasta que en los últimos años se cambió al maíz, que se cambiaría después por la siembra de un producto más ecólogico, la colza”, que tiñe los campos de color amarillo. 

La historia del Canal para Lozano tiene otras sombras añadidas: una deuda actual de 11 millones de euros y un apunte histórico, aún "desconocido" para algunos: “el embalse de Pálmaces”, del que se nutre el canal, “fue construido por presos franquistas”. Pero ésa, dice, "ya es otra historia".