Cómo recordar la Batalla Olvidada

Abánades acoge este fin de semana una nueva recreación de los combates de la Guerra Civil en la que calculan que hubo 10.000 bajas. • La iniciativa de la Asociación de Amigos de los Espacios Históricos ha puesto en marcha también el único museo sobre la contienda que hay en la provincia. • Recuperamos el reportaje incluido en el número 15 impreso de Cultura EnGuada, dentro del dossier sobre Historia.


En Abánades, la recuperación de la memoria ha llegado de la mano del emprendimiento rural. Fue el propietario del hotel allí instalado quien primero consideró que la existencia de numerosos restos de la batalla del pueblo podrían considerarse un reclamo para los visitantes. Y así ha sido. Ahora hay dos rutas señalizadas por trincheras y nidos de ametralladoras, aunque podrían ser una docena. Los turistas llegan en autobús al pueblo (colegios, expertos, senderistas y hasta grupos de universidades de Estados Unidos) e incluso el grupo The Refrescos, famoso por su canción de verano ochentera 'Aquí no hay playa', ha grabado recientemente un videoclip con la recreación de la batalla de Abánades de fondo.

La localidad volverá a acoger este fin de semana una recreación de los combates que tuvieron lugar en sus calles en 1937, en la iniciativa más amplia de la Asociación de Espacios Históricos del pueblo. La cita, los días 10 y 11 de junio, se enmarca en las llamadas 'Jornadas de Promoción Histórico Cultural del Alto Tajuña', que incluye además conferencias, proyecciones, concursos e incluso una verbena.

Más allá de los rasgos más pintorescos de la iniciativa, ‘La batalla olvidada’ de Abánades es el ejemplo de un proyecto levantado por el propio pueblo y un grupo de expertos y aficionados a la Guerra Civil, sin esperar al liderazgo de las grandes administraciones. El exalcalde José María Gutiérrez creyó en la idea y ahora las escaramuzas de la Batalla del Alto Tajuña que tuvieron lugar en este pueblo están presentes cada año en una recreación que atrae a integrantes de asociaciones de todo el país.

El proyecto ha recuperado para las vitrinas de un museo abierto en las antiguas escuelas y en una vieja fragua rehabilitadas varias piezas de arqueología bélica (por supuesto munición, proyectiles, cascos, artilugios donde comían los soldados), fotografías de época, documentación oficial y pequeños tesoros como el diario de un miliciano que cuenta su día a día en Abánades. Lo que inicialmente iba a ser un museo etnográfico se acabó consagrando en exclusiva a la guerra del 36. Toda una rareza en España, donde no abundan. En la provincia de Guadalajara es el único, a la espera de que salga adelante el proyecto de apertura al público del búnker de Yebes, la Posición Saldón.

El regreso de los soldados

Pero sin duda el aspecto más llamativo desde el año 2010 es la recreación de los combates, que ha ingresado en el circuito de eventos similares que hay en otros puntos del país como Belchite o Morata de Tajuña y que se libra con grupos de actores de asociaciones de historia que intentan ajustarse con detalle a lo sucedido en la confección de sus uniformes o en la puesta en escena del armamento que empuñan. Siguiendo también las indicaciones del Archivo Militar de Ávila, reproducen en la medida de lo posible los enfrentamientos según las indicaciones que allí han encontrado de posiciones y recursos de cada bando.

Entre los más apasionados amigos de la batalla se encuentra Julián Dueñas, que ha aportado datos útiles para la recreación, caso de los mapas de las posiciones de la Batalla del Alto Tajuña, en la que se produjeron 10.000 bajas entre muertos, heridos y desertores.

En Abánades hay trincheras a punta pala”, asevera gráficamente su actual alcalde, Luis Miguel Foguet, que hace también de portavoz de la Asociación de Amigos de los Espacios Históricos del pueblo, impulsores del proyecto sobre esta batalla olvidada. Mientras se produce cada año la recreación histórica, se está llevando a cabo un trabajo de excavación en los alrededores del pueblo con un equipo del CSIC dirigido por el profesor Alfredo González Ruibal.

En 2013, Javier Durá Ojea produjo y realizó un documental grabado durante la campaña de excavaciones del CSIC, entre septiembre y octubre de 2012 en Abánades, donde se difundían diferentes aspectos del proyecto arqueológico.

 

Para el presidente del Foro por la Memoria de Guadalajara, Pedro A. García Bilbao, este tipo de recreaciones tienen el acierto de “revitalizar mezclando elementos culturales, turísticos y lúdicos, lo que ayuda a la normalización democrática como ocurre en toda Europa”, pero además, reclama que este tipo de iniciativas “deben tener un profundo respeto por los valores democráticos, sin convertirlas en un circo, porque son hechos que tienen que ver con la democracia y con el sufrimiento de la gente”. A su juicio, en Abánades se da un enfoque fundamentalmente turístico, donde echa de menos una mejor contextualización de los hechos. En cualquier caso, considera “una excelente noticia” que haya una recreación y que el Ayuntamiento haya levantado un centro de interpretación.