Pareja vuelve a disfrutar del 'privilegio' de su mercado medieval

La localidad acogió por cuarto año consecutivo un mercado con 40 artesanos basado en el que se celebrara en tiempos de Alfonso X. • Los vecinos se vistieron de época y disfrutaron de la ambientación musical y de la decoración del pueblo.


Como ordenara el rey, Alfonso X el Sabio, los mercaderes, y sus mercaderías, llegaban sin percance alguno a Pareja entre la tarde del viernes, y la primera hora del sábado. Además, después de que La Alcarria recibiera como agua de mayo, nunca mejor dicho, las lluvias del jueves, sobre todo, y las algo más escasas del viernes, las nubes levantaron, permitiendo que los comerciantes instalaran sus puestos medievales sin novedad, a la vera de la Olma Nueva de Pareja, llena de hojas de un verde intenso. Los hubo venidos de Cuenca, de Asturias, de Madrid o de Extremadura, pero también desde la cercanía, con varios puestos locales que han mostrado lo mejor de Pareja a propios y extraños.

Según relata el Ayuntamiento en una nota enviada a los medios, a la hora convenida, las doce de la mañana de ayer sábado, y desde la calle Mediavilla, cuyas obras lucían recién terminadas, aparecían cómicos, malabares y músicos, que anunciaban que el comienzo de la IV Feria Medieval de Pareja. En la Plaza de la Constitución los cuarenta artesanos, de toda suerte y condición, que habían montado sus puestos levantaban sus toldos. Banderas y pendones multicolores adornaban muchos rincones de la villa alcarreña, resaltando su belleza, pero especialmente la de la Plaza. Precisamente con el inicio de la feria, quiso asomarse el sol, llegando incluso a picar a mediodía.

Como en el sigloXIII

Fue el alcalde de Pareja, Javier del Río, quien la declaró abierta, dando así cumplimiento al privilegio concedido por Alfonso X El Sabio, en octubre de 1255. Lo hizo acompañado de Ricardo Fernández, teniente de alcalde de Pareja, de Inocente del Río, concejal y alcalde pedáneo de Casasana, y de María Tierraseca, concejala de Festejos y responsable de la organización de la Feria Medieval. También estuvo presente el  subdelegado de Gobierno en Guadalajara, Juan Pablo Sánchez, que quiso acompañar a los parejanos, como tiene por costumbre, en la que ya es una de las celebraciones más importantes del año para la villa alcarreña. También estuvieron presentes en la inauguración el alcalde de Tendilla, Jesús María Muñoz, y el de Durón, Juan Ramírez.

Abierta la feria, los comediantes iniciaron su sonoro recorrido por el corazón de Pareja, que parecía haber viajado al siglo XIII, animando a propios y extraños, y danzando entre las mercaderías. De todas las bocacalles de la Plaza llegaban parejanos vestidos de época con logradas vestimentas, que ambientaban aún más esos primeros momentos. Los niños las mostraban orgullosos, mientras cientos de curiosos, venidos La Alcarria entera, acudían a la llamada de los tambores y las zanfonas.

No faltó a su cita con la feria el herrero de Pareja, Justo Gómez. “Muestro cómo era el antiguo oficio de herrero, para que la gente vea como se trabajaba en las fraguas. Está en desuso, por eso llama la atención”, decía. El artesano había templado decenas de espadas y de escudos en los días previos a la feria, además de exponer las herramientas antiguas con las que se trabajaba el metal en las forjas antiguas. También mostraba en su puesto una fragua moderna, “con la que se trabaja igual que siempre, calentando el hierro y después machacándolo donde hay que hacerlo”, resumía, como si fuera fácil.

Enfrente de Justo, estaba Almudena Roda. “Lo que expongo en la Feria son figuras de barro, hechas sin moldes. Las hay personalizadas con nombres, colgantes, ceniceros, centros de mesa… un poco de todo. Las moldea mi suegra, y yo le ayudo a pintarlas, y luego a venderlas”, contaba.

También hubo sitio en la feria para la solidaridad parejana. Mónica Torán había recopilado objetos artesanos, hechos con diferentes técnicas de labor por voluntarios para ponerlos a la venta a beneficio de APAMaG, Asociación de Ayuda a los Perros y Gatos abandonados de Madrid-Guadalajara. “Con lo que recaudemos, contribuiremos a mantener perros y gatos en adopción y también la Asociación”.

En el Poyo Lafruta de Pareja, artesanos de la Escuela de Folklore de la Diputación de Guadalajara, mostraron tres de las especialidades que promueve la institución provincial: carpintería, indumentaria y labores, y restauración. María Luz Vaillo, responsable de esta última, explicaba que con la labor de la Escuela, “tratamos de mantener vivos los oficios tradicionales de la provincia”. Hasta Pareja se llevó una pequeña representación de sillas de madera. Mientras se explicaba, fabricaba el culo de un asiento, con esparto. “Lo primero es machacar la fibra. Una vez hecho esto, para que esté blandito, dúctil y manejable, hacemos una trenza, para luego tejer con ella el tipo de asiento que queramos”. A su lado, David Serrano remataba los ensamblajes de un atril desmontable. “Fabricamos con madera objetos tradicionales como cantareras o basares”, contaba.

José Luis, artesano del mimbre venido de Villaconejos de Trabueque, en la provincia de Cuenca, explicaba que los más de cien objetos artesanos que exponía en la calle de Castro y Hermosilla “están hechos de mimbre cultivado en nuestro pueblo y a mano”. Mientras tanto, su esposa remataba una bonita cesta huevera.

Migas para todos

A las dos de la tarde, la Plaza de la Constitución rebosaba de gente, puesto que la villa de Pareja, siempre generosa, quiso compartir unas deliciosas migas con uvas con quien quiso acercarse. Se repartieron más de setecientas raciones.

La apertura vespertina del Mercado Medieval, el sábado, se iniciaba con talleres para los más pequeños y teatro de títeres para todos los públicos, y continuaba con los ritmos de la Vianatukada, un grupo de la vecina localidad de Viana de Mondéjar que colabora con la feria desde hace años. Su actuación, plena de ritmo, es uno de los momentos más esperados del fin de semana, de manera que nadie puede dejar quietos los pies mientras suenan sus tambores. Malabares, danzas y el hombre de fuego llevaron a la feria hasta la actuación última del trío Galax, para cerrar el programa del sábado.

Hoy domingo ha sido el día de la música popular, además de la exhibición y vuelo de aves rapaces. Como ocurre también en el mes de diciembre, han sido cuatro las formaciones de música popular, vecinas y hermanas, las que se han acercado a Pareja para interpretar algunos de los sones tradicionales que más gustan en la tierra, incluidas seguidillas y jotas, algunas de ellas referidas a los mayos. El de Pareja lucirá hasta el próximo día 31 en la plaza. Actuaron el grupo Dairca, la Ronda de Tendilla, la Asociación de Mujeres de Sacedón, y por supuesto, la Agrupación Musical de Pareja. Las parejanas cantaron un canto de de panaderas originario de Alcaide (Teruel), todo con instrumentos de percusión. El canto  finaliza con percusión a ritmo de manos en la mesa, recordando como antiguamente las mujeres amasaban y horneaban el pan. Terminaron su actuación con las tradicionales jotas de Pareja.

Minutos después de que terminara la IV Feria Medieval de Pareja, el alcalde, Javier del Río, felicitaba a las asociaciones Cultural y de la Mujer de Pareja, responsables de la organización, a María Tierraseca, que la coordina y también a todos los parejanos que la han hecho posible, por su esfuerzo. "Un año más, hemos demostrado la capacidad de organización que tiene Pareja y que eventos como este, lúdicos, pero que también tiene un marcado acento cultural, resultan idóneos para dar a conocer nuestro pueblo y nuestras costumbres", aseguró el alcalde. "Me gustaría destacar este año la gran participación de los niños, presentes masivamente en todos los eventos, y, por lo tanto, garantía de que nuestra feria, que proviene del pasado, tiene también mucho futuro. Pareja, ha sido, una vez más, lugar de encuentro y convivencia".

 

Fotos: Ayto. de Pareja.