El Ayuntamiento pedirá a la Junta que declare BIC a La Hispano

El Pleno aprobó el viernes por unanimidad la moción de Ahora Guadalajara que pide la declaración de Bien de Interés Cultural para la mítica fábrica alcarreña. • La formación alertó en marzo sobre su deterioro y reclamó protección para el edificio, de titularidad privada.


El Ayuntamiento de Guadalajara ha aprobado por unanimidad en el Pleno celebrado ayer viernes la moción de Ahora Guadalajara por la que se compromete a solicitar a la Viceconsejería de la Junta de Comunidades la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para La Hispano. La propuesta de Ahora Guadalajara plantea también la protección, conservación y difusión de esta fábrica justo en el centenario de su implantación en la ciudad, así como desarrollar líneas de actuación de promoción turística y difusión cultural relacionadas con el patrimonio industrial, científico y tecnológico con el que cuenta la ciudad.

'Una nueva industria, en una España nueva'. Así se promocionaba la fábrica Hispano-Suiza en 1931, recién estrenada la Segunda República. Actualmente, los restos del edificio están lleno de escombros y de restos de hogueras, bombonas de butano, colchones, botes, latas y hasta restos de paja”, según denunció Ahora Guadalajara para justificar la presentación de su moción al Pleno de ayer.

El portavoz de la formación, José Morales mantiene que “urge intervenir sobre este edificio”. A largo plazo, confía en que pueda ser objeto de promoción y atracción turística relacionada con con el patrimonio científico-industrial.

Algunos ediles de Ahora realizaron una visita a la fábrica a mediados de marzo y la describieron como “una escombrera”. Añadían además que “ya se ha perdido uno de los leones que flanqueaban el escudo sobre la fachada”. 

Para Ahora Guadalajara, el centenario de la instalación de La Hispano es una buena “excusa” para “poner en valor” y “evitar que continúe deteriorándose” y también “para ver qué otros espacios industriales tenemos en nuestro entorno y que merezca la pena conservar, difundir y promocionar, por el valor y la singularidad que pueden aportar a nuestra ciudad”.

A favor y en contra

Admiten que no será fácil, ya que el primer escollo a salvar es la titularidad, actualmente, en manos de un particular. Ahora Guadalajara propone que la administración “requiera al propietario que valle el espacio para protegerlo”; después, habría que limpiarlo y también, “consolidar la fachada para que, al menos, no se hunda, como ya pasó con el poblado de Villaflores”. Además, razona Morales, “si le damos la categoría de BIC, creemos que el propietario estaría tentado a vendérselo a una administración pública”.

A favor del proyecto, figura la existencia de una Ley de Patrimonio de 2013 que protege el patrimonio industrial, aunque Morales va más allá: “no basta sólo con la protección, queremos darle un uso”. Por eso, plantean que el Ayuntamiento “colabore en la conservación y difusión” de La Hispano. Al menos, con “las exposiciones y conferencias que ya ha hecho”. En este sentido, Morales ha recoredado el taller familiar relacionado con este acontecimiento denominado 'Autos locos. La Hispano-Suiza llega a Guadalajara', que organizó la concejalía de Turismo. Y “un magnífico catálogo editado”, con textos de Pedro José Pradillo. 

También admiten que hace falta “voluntad política”. Existen ejemplos en los que la declaración de BIC no ha mejorado la situación de los edificios y citan: el poblado de Villaflores, que sufrió el derrumbe de la espadaña de piedra y ladrillo donde se ubicaba el reloj o el Laboratorio de los Ingleses, cuya demolición, prevista por este Ayuntamiento con motivo de las obras de desdoblamiento de la carretera de Fontanar-Humanes, se paró por la reclamación de IU, y sigue esperando algún uso o intervención a pesar de que fue declarado BIC en 2016.

Para Ahora Guadalajara las medidas de consolidación y protección para La Hispano serían “el primer paso de una actuación más ambiciosa a medio-largo plazo”, cuyo fin sería poner de manifiesto un patrimonio industrial, científico y tecnológico de la ciudad, que podría servir como “atractivo turístico”, ya que “no existe en nuestro entorno algo similar”. Se recordaría, además, que “Guadalajara era puntera en ese ámbito”, ha insistido Morales.

Desde automóviles a aviones

La Hispano se estableció en Guadalajara en 1917 y comenzó construyendo automóviles y aeroplanos para el ejército francés además de camiones para el Ejército, Campsa y Correos, el primer prototipo de un caza (el Hispano-Barrón), ómnibus y llegaría a ampliar su negocio con el proyecto Hispano Aircraft.

La Hispano llegó a dar 800 empleos directos, incluso propició el nacimiento de un barrio entero -el de la Estación, creado para acoger a los trabajadores- y facilitó la creación de una Escuela de Artes Industriales y Oficios para que se formaran jóvenes que después, entrarían a trabajar en la fábrica. Sin la Hispano tampoco se entendería el Ateneo Instructivo Obrero. 

Su vida útil en Guadalajara acabó del todo cuando Franco ordenó que se trasladara a Sevilla. Su ruina llegó el 20 de marzo de 1990 cuando el Pleno del Ayuntamiento aprobó un estudio de detalle donde se incluían las actuaciones que podían realizarse y las que no sobre este complejo industrial. Finalmente, se permitió la demolición de todas las naves para talleres y edificios auxiliares y se obligó a conservar y restaurar las construcciones de ladrillo de la fachada principal de la factoría. 


Ampliación de la noticia publicada el 16-3-2017