Descubierta en Driebes la ciudad romana de Caraca

Un equipo de investigadores, dirigidos por el arqueólogo Javier Fernández Ortea y el profesor de la UCM, Emilio Gamo, hallan esta ciudad tras estudiar los datos obtenidos el pasado otoño en una prospección con georradar realizada bajo las ruinas de la ermita de la Virgen de la Muela. • Es la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara. • En marzo, se dará a conocer el estudio de este proyecto en una conferencia en el Museo Provincial. 


La antigua Caraca, la capital de la tribu celtibérica de los caracitanos, la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara, está bajo las ruinas de la ermita de la Virgen de la Muela de Driebes y tendría entre 8 y 12 hectáreas de dimensión. Lo ha descubierto un equipo de investigadores co-dirigido por el arqueólogo Javier Fernández Ortea y el doctor en Historia Antigua por la Universidad Complutense, Emilio Gamo Pazos, tras realizar el pasado noviembre una prospección en ese cerro, con vuelo de dron y georradar en una hectárea de extensión. Ha sido ahora cuando se han conocido los datos de este estudio en superficie, que han financiado la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, el Ayuntamiento de Driebes y la Asociación de Amigos del Museo de Guadalajara. 

Según el profesor Emilio Gamo estaríamos ante una ciudad de tamaño medio, de entre 1.000 y 2.000 habitantes, “una ciudad importante porque estaba en la vía que unía Complutum (Alcalá de Henares) con Cartago Nova (Cartagena)”, justo a medio camino entre Segóbriga y Complutum, y que habría tenido “poblamiento previo de la Edad de Bronce y Carpetano y habría estado habitada con continuidad hasta la época imperial, el año II después de Cristo”. La datación ha sido posible gracias a “los materiales recogidos en superficie, fundamentalmente, cerámica”, explica Gamo a Cultura EnGuada. 

El georradar ha mostrado, además, “el urbanismo de la ciudad, el Cardo y el Decumano (es decir, sus dos principales avenidas), un foro porticado, unas posibles termas, una tupida malla de manzanas de viviendas, que además, parecen solaparse en diversas fases cronológicas de un yacimiento, y un edificio grande que podría ser un 'macellum' o mercado. Por otro lado es posible que la ermita de la Virgen de la Muela, patrona de Driebes, erigida en el siglo XVI y que aún pervive en estado ruinoso, se superponga a un antiguo templo en el centro del yacimiento". Es pronto para hacer un dibujo exacto de Caraca, sobre todo porque “no hemos excavado en tierra, no ha habido sondeos... La suerte es que hayamos dado con el área monumental de la ciudad”, añade el profesor. 

Un acueducto de 3 kilómetros

Otro elemento que ratifica la existencia de un municipio romano, advierte Gamo, es la presencia de un acueducto que medía 3 kilómetros y del que los arqueólogos localizaron 112 metros de canalización de 'opus caementicium' (el hormigón romano) conservada. El acueducto es idéntico al de Segóbriga, y tuvo su cabecera en el manantial de Lucos, también situado en Driebes.

Para cerrar el círculo, también fueron identificados sillares de grandes dimensiones con decoración almohadillada, pertenecientes a edificios públicos y restos de la vía romana que uniría a ésta ciudad con Segobriga y Complutum, la vía Complutum-Carthago Nova.

El hallazgo es realmente importante y ha superado las expectativas del equipo de arqueólogos. No sólo porque se haya descubierto la única ciudad romana que existe en la provincia de Guadalajara sino porque también se puede ubicar con seguridad en el cerro de la Virgen de la Muela de Driebes. No obstante, los investigadores creen que existe una segunda ciudad llamada Caraca en el valle del Henares, probablemente en la Muela de Alarilla, "que es la que fue asaltada en la guerra de Sertorio mediante una estratagema descrita por Plutarco".  

Además, este descubrimiento "da relevancia también al yacimiento romano descubierto en los años 80 por los profesores Jorge Sánchez-Lafuente y Juan Manuel Abascal", destaca Gamo.

El Tesorillo de Driebes, primer indicio

Las primeras 'pistas' sobre la importancia del lugar datan, sin embargo, de los años 40. Durante la construcción del canal de Estremera, se descubrió el conocido como 'Tesorillo de Driebes', dos conjuntos de plata de casi 14 kilos de peso, muy próximos entre sí, que constaban de 1480 fragmentos: tortas de pesos, recipientes, lingotes, sortijas, torques, fíbulas, y un total 19 monedas, todas partidas menos una de ellas. Desde 1964, se encuentran depositadas en el Museo Arqueológico Nacional.

La existencia de Caraca se conoció originalmente por el Anónimo de Ravena, una compilación del siglo VII que describe los itinerarios de las antiguas vías romanas y las ciudades. 

Ahora, tras esta revelación, los investigadores necesitarían continuar con diferentes catas arqueológicas que confirmen la información que les ha facilitado el georradar. Y para ello, confían en encontrar el apoyo de las administraciones públicas sin cerrarse a aportaciones de entidades privadas o fundaciones: “Ese sería nuestro deseo”, concluye Gamo. 

Para conocer más detalles de estos trabajos arqueológicos, está previsto que se imparta una conferencia en la Casa de la Cultura de Driebes y en el salón de actos del Palacio del Infantado, sede del Museo de Guadalajara, el próximo 8 de marzo a las 19.30 horas, dentro de un ciclo sobre trabajos arqueológicos en la provincia. En esa conferencia, presentarán el plano de la ciudad.