Almonacid, el 'gran huerto' de los siete manantiales

El Ayuntamiento organizó una jornada de puertas abiertas para dar a conocer los resultados de las excavaciones arqueológicas de la Plaza de la iglesia, que han revelado osarios, silos y un gran pasado hortícola.


El Ayuntamiento de Almonacid de Zorita ha organizado unas jornadas de puertas abiertas al público para dar a conocer los resultados preliminares de la excavación arqueológica de la plaza de la Iglesia que el Consistorio está acometiendo en el contexto de la segunda fase de reurbanización del casco histórico de la villa. La labor de documentación arqueológica la está ejecutando un equipo que dirige la arqueóloga Laura Gómez García. Hubo tres sesiones informativas, dirigidas por Gómez, a las que asistieron cerca de 150 personas, entre vecinos y visitantes.

En el yacimiento arqueológico se han descubierto dos estructuras de almacenaje subterráneo excavadas en el nivel natural de roca arenisca, que fueron reutilizadas en época tardomedieval como osarios. Estas cavidades, que inicialmente fueron silos, tienen forma acampanada, con una embocadura más estrecha, que se ensancha en el interior.

En Recópolis, la ciudad visigoda que se encuentra a pocos kilómetros de la localidad, y en el entorno del castillo de Zorita, están documentados otros silos muy parecidos, “con esta misma estructura subterránea”, señaló Gómez. Asi que las primeras conclusiones arqueológicas los asocian a la época islámica, cuando Almonacid aún no existía; “Almonacid cuenta con siete manantiales de agua que convirtieron a estos terrenos en un gran huerto durante la dominación musulmana. En realidad, el topónimo, en árabe, significa literalmente, 'el huerto del señor de Zorita'. Nuestra teoría es que, en la época islámica, el lugar de las excavaciones era un espacio hortícola que prestaba servicio al señor del castillo de Zorita. Creemos que las dos estructuras eran silos que almacenaban sus producciones”, añadió la arqueóloga.

Además, las excavaciones han documentado también agujeros de poste que responden a algún tipo de estructura en madera. Su uso podría haber facilitado, mediante poleas, la acción de subir y bajar los productos a sus lugares de almacenamiento. 

Almonacid se urbanizó en la época medieval cristiana. Fue entonces cuando se construyeron la iglesia y las primeras casas. La huerta pasó a ser el caserío del pueblo y los silos quedaron en desuso, hasta el momento en el que los almorcileños de la época les dieron un nuevo uso. En este sentido, la excavación ha descubierto un segundo nivel de ocupación de época posterior (siglos XVII-XVIII) en el que destaca otra fosa común con restos óseos. Corresponde a un momento en el que se debió de hacer algún tipo de obra o reestructuración en la iglesia. En la época tardomedieval y renacentista era muy habitual que los cementerios estuvieran en los templos, por lo que los restos óseos que afloraran durante aquellas obras pudieron ser recolocados en otro sitio. 

Además del osario, han aparecido otros materiales arqueológicos, fundamentalmente cerámicos: “La cerámica es nuestra guía para dar fecha y saber con más precisión qué ocurrió y de qué contexto hablamos”, afirma Gómez. Estos materiales hallados en las labores de documentación han sido expuestos en el Centro Cultural Condes de Saceda de Almonacid. A falta de culminar su datación, inicialmente parecen pertenecer a un momento de finales del siglo XV y principios del XVI. Cuando terminen los trabajos de la excavación, quedarán expuestos en el Museo Provincial de Guadalajara. Por otro lado, los restos óseos ya reposan en el cementerio municipal de la villa almorcileña.  

Almonacid de Zorita alberga un rico patrimonio monumental y cultural, en el que destaca la Iglesia Parroquial Santo Domingo de Silos, que presenta una portada de estilo plateresco en la que destacan los escudos de la Orden de Calatrava y el de los Reyes Católicos. El edificio se encuentra a unos metros de la excavación arqueológica. Y es, precisamente, este patrimonio el que ha hecho que el casco histórico de Almonacid de Zorita fuera incluido en 2010 en el documento de 'Protección del Patrimonio Arqueológico' elaborado por los servicios de la Junta de Comunidades de Castilla la Mancha.