Estudian los castillos de Molina y Atienza para futuras excavaciones

Un grupo internacional de arqueólogos medievalisas recopila datos en ambas fortalezas para realizar trabajos a partir de 2017 y reconstruir paisajes medievales. •  Además, se impartió una conferencia sobre propuestas actuales para la Arqueología Medieval de la provincia. 


Un equipo internacional de arqueólogos medievalistas dirigidos por Guillermo García-Contreras ha trabajado durante los primeros días de julio en los castillos de Molina de Aragón y Atienza y sus alrededores.

El equipo, formado por investigadores de las Universidades de Reading (Reino Unido) y de Granada (España), ha sido dirigido científicamente por Aleks Pluskowski, encargándose de la dirección de los trabajos de campo Guillermo García-Contreras Ruiz.

En el complejo fortificado de Molina de Aragón, donde ya el año pasado tomaron muestras para análisis paleoambientales a partir de los sondeos realizados hace algunos años por el arqueólogo Jesús A. Arenas Esteban y de nuevas catas que se abrieron 'ex profeso entonces', los expertos han estudiado la arquitectura asi como las transformaciones y restauraciones operadas en todo el castillo. Para ello, han tomado más de 6.000 fotografías y trabajado con una Estación Total que permite crear un modelo tridimensional que ayudará a ir analizando sus distintas unidades construidas.

Además, han realizado una prospección geofísica en la alcazaba y el segundo recinto amurallado para detectar las anomalías subterráneas que puedan indicar la existencia de estructuras, espacios vacíos, pozos, silos, canales... La misma metodología se ha aplicado en Atienza, donde se ha investigado la parte superior del castillo, sus dos laderas y el área que rodea la iglesia de Santa María del Rey.

El objetivo de esta parte del trabajo es obtener un mapeado de las posibles estructuras subterráneas en ambas fortificaciones, a fin de planificar futuras excavaciones arqueológicas que se pretenden llevar a cabo a partir del año que viene.

El interés del equipo va más allá de las fortificaciones: con la intención de reconstruir los paisajes medievales están trabajando en distintas zonas de cultivo, tanto de secano como en las huertas irrigadas, donde a partir de distintos sondeos que se han realizado se tomarán muestras que luego se analizarán en el laboratorio.

Las muestras de palinología, carpología, micromorfología de suelos y geoquímica permiten obtener una idea aproximada del tipo de vegetación que existía en la Edad Media, los cambios de uso del suelo, los cambios hidrogeológicos o las evidencias de otras actividades, como la minería o la metalurgia, que también dejan su impronta en el terreno.

Investigar cambios en la Edad Media

El origen de todas estas investigaciones es la tesis doctoral de Guillermo García-Contreras Ruiz sobre el poblamiento andalusí en la zona del Alto Henares y el valle del río Salado. Con posterioridad, se han ampliado los intereses de investigación y con el equipo de trabajo internacional formado por ingleses, españoles, italianos, franceses y estonios, se pretende investigar un periodo de tiempo más amplio que cubriría todos los siglos centrales de la Edad Media, desde la época de Al-Ándalus a la conquista feudal, con el fin de determinar los cambios medioambientales y socio-ecológicos que hubo en el periodo.

La intención de todos estos trabajos es preparar un proyecto de ámbito europeo de mayor envergadura que se desarrollará en los próximos años; de momento, estos proyectos previos o pilotos están contribuyendo al conocimiento histórico y arqueológico del Norte y Este de Guadalajara.  

Los trabajos se complementaron con una conferencia en Molina de Aragón del doctor García-Contreras sobre la 'Historiografía del Al-Ándalus en el Señorío y las propuestas actuales para la Arqueología Medieval de la provincia', enmarcada dentro del II ciclo de conferencias organizada por el Museo de Molina en el marco del convenio que mantiene con la Diputación de Guadalajara. 

Artículos Relacionados