Un siglo venerando a 'la Panadera'

La centenaria Hermandad de la Virgen de las Angustias celebra los festejos la figura de la virgen creada hace 102 años, inicialmente para el pueblo de Loranca. • Las celebraciones han contado con con la actuación de la rondalla de Driebes y la Asociación de Damas y Caballeros y la Coral de La Paz, de  Pastrana.


Escariche vivió el pasado fin de semana con sentimiento y fervor su fiesta en honor a la Virgen de las Angustias, que además de patrona es, desde 2011, alcaldesa de honor de la villa. A petición de la actual junta directiva de la Hermandad, cuyo hermano mayor es Sergio Sánchez, la gracia fue concedida por el Ayuntamiento escarichero, siendo alcalde Luis Moreno.

La relación entre Escariche y la que hoy es su patrona tiene su origen en el año 1914. Dicen los mayores que en otros tiempos la villa tuvo como patrono a San Miguel y la Santa Cruz. Debido a un hundimiento en la ermita del Calvario, el Santo Cristo quedó destrozado, de manera que la villa encargó a un escultor la nueva imagen. Al mismo tiempo, la cercana localidad de Loranca de Tajuña hacía lo propio con una talla de la Virgen. Una vez terminadas, las dos imágenes llegaron a Escariche  en el mismo transporte. Cayó la noche,  y cuentan que los escaricheros, viendo la imagen de la Virgen, quedaron prendados de su belleza y de la devoción que les transmitía. El entonces alcalde, Cándido Gascón, que también fue presidente de la Diputación de Guadalajara, inició a petición del pueblo los trámites con el Ayuntamiento vecino para promover el intercambio de las imágenes. Aceptó de buen grado Loranca, Escariche pagó la demasía, y desde entonces se venera a la Virgen de las Angustias, que permanece en la localidad.

Entonces se constituyó, hace ahora 102 años, la Hermandad  de la Virgen de las Angustias. Los nombres de sus fundadores  los enumera una placa que hay en la propia ermita. Fueron  Cándido Gascón, Daniel Cuéllar,  Hermenegildo Machón, Claro López, Julio Montejano, Santiago del Moral, Guillermo del Moral y Juan José Notario, siendo párroco Manuel Sánchez.

Los festejos de este año

Desde entonces, la fiesta patronal en honor a la Virgen de las Angustias se celebra invariablemente el día 22 de abril. Este pasado viernes, la misa de la mañana estuvo dedicada a la patrona. La ofició el párroco local, Hilario Murillo.  Allí estaba el estandarte de la Hermandad, por lo que en la procesión nocturna, que salió de la Plaza Mayor a las diez de la noche, además de la Cruz Parroquial que la encabezaba, procesionó a su lado.

Muy puntual  y con los citados antecedentes, la Banda de Pastrana, que se encargó de engalanar musicalmente la solemnidad de la celebración, bajó desde la iglesia de San Miguel Arcángel, precisamente por la calle de la Virgen de las Angustias, hasta la ermita, que se halla al pie de la carretera hacia Escopete. Detrás de los músicos, la alcaldesa de Escariche, Carmen Moreno, Hilario Murillo, que además es el abad de la Hermandad, el hermano mayor , y cientos de escaricheros, que mostraron, una vez más, la devoción que le tienen a su patrona.

La comitiva bajó hasta la ermita y, una vez allí, los fieles sacaron a hombros a la Virgen, “la panadera”, como es conocida en la comarca,  vestida y engalanada de flores para la ocasión, para depositarla después,  con cuidado infinito, sobre su carroza. Son muchos los que creen que la Señora intercede para que el agua bendiga los campos de La Alcarria.

En la actualidad la Hermandad cuenta con 450 miembros. Todos los presentes el viernes empujaron la carroza sobre la que iba la patrona de Escariche, calle arriba. En estas fiestas la consigna es la de que no sea por mucho tiempo, para permitir que todos los que quieran, puedan hacerlo. Muchos escaricheros han sido hechos hermanos el mismo día de su nacimiento. Desde hace unos años, la Hermandad tiene el detalle de imponerles a los niños, en las fiestas de agosto, la medalla que les identifica y que todos los cofrades lucen con orgullo toda su vida.

En completo silencio, sólo embellecido por las notas solemnes de la Banda de Música de Pastrana, la Virgen de las Angustias subió por la calle a la que le da nombre. A mitad del recorrido, los músicos, dirigidos sabiamente por Pascual Suñer, interpretaron el himno de la Señora. No fueron pocos los escaricheros a los que les cayó alguna lágrima al escucharlo.

La interpretación

Una vez en la Iglesia, los fieles  volvieron a cantarlo: Virgen de las Angustias, madre querida, que velas por tus hijos, de noche y día, te acuerdas Madre, a tus pies cuantas veces, recé la Salve, del mundo en los peligros, iay! no me dejes, y al recibir mi alma, ven en mi muerte, que sólo quiero, asido de tu manto, subir al cielo, tu pueblo te saluda, como a su madre, y tu nombre repiten, montes y valles, madre adorada, no olvides a tus hijos, que tanto te aman”.

Haciendo honor a su apelativo de “la panadera”,  el sábado fue generoso en lluvia con una Alcarria que necesitaba el agua casi con desesperación hace sólo un mes. Los actos festivos del sábado comenzaron con la misa, que oficiaron Hilario Murillo y Antonio Mayor, arcipreste de la diócesis de Pastrana-Mondéjar, correspondiendo el sermón a Jesús de las Heras, deán de la Catedral de Sigüenza.  La Hermandad le hizo entrega a De Las Heras de un azulejo grabado, como recuerdo de su detalle con Escariche.

Ya por la tarde, la Hermandad, que es tradicionalmente la que organiza los festejos, programó una gala musical que corrió a cargo de la rondalla de Driebes.  A su término, hubo un convite de entremeses a cuantos se quisieron acercar por parte del Ayuntamiento.

Ya por la noche,  la Asociación de Damas y Caballeros de Pastrana y la Coral de la Paz, representaron en la Iglesia de Escariche el espectáculo 'Buscando a Teresa', un recorrido místico y lírico por la vida de la Santa, cuya estructura teatral e idea original corresponden al pastranero Javier Gumiel.  Sesenta cantantes y actores representaron la obra y fueron aplaudidos por los escaricheros como merecieron.

El domingo, la misa estuvo dedicada a los hermanos difuntos de Escariche.  En esta ocasión, la música  corrió a cargo del grupo marchamalero 'Con mi gente'. Para terminar la celebración, el Ayuntamiento de Escariche invitó en la Plaza Mayor, en esta ocasión con sol radiante, a unos entremeses, mientras que la Hermandad aportó la tradicional limonada. La traca de fin de fiestas puso punto final a la fiesta patronal de Escariche en 2016.