Adiós al botarga de Arbancón

Victorino Jadraque, actual botarga de Arbancón, falleció ayer lunes, por la tarde, a los 80 años de edad. • La localidad serrana le dirá su último adiós a la cinco de la tarde, en que será enterrado en el cementerio del pueblo.


Victorino Jadraque, actual botarga de Arbancón, falleció ayer lunes por la tarde, a los 80 años de edad, "al no superar un derrame cerebral", explica a este digital el alcalde del municipio, Gonzalo Bravo. La localidad serrana dirá su último adiós esta tarde a las 17 horas a uno de sus vecinos más entusiastas que desempeñaba "con mucha ilusión" la tradición de vestir al personaje multicolor de la festividad de Las Candelas, Fiesta de Interés Turístico Provincial, que se celebra en honor a la Virgen de la Luz.

"Era un fuera de serie", añade Bravo, "vivía la botarga de una manera especial, acudía siempre que había concentraciones de botargas en representación de Arbancón, en el Festival Medieval de Hita, tampoco no faltó este año al desfile del Carnaval de Guadalajara ni a Las Candelas".

Precisamente, los pasados 1 y 2 de febrero, la localidad celebraba esta fiesta, donde Victorino volvió a portar la máscara y el atuendo de botarga. Él se encargaba de vestir desde hace más de una década a este personaje y llevaba con orgullo el cargo, que le cedió su hermano Eustasio Jadraque, con quien se alternó varios años el personaje. Antes lo vistieron otros, como Teodoro Pinel, ya que en el caso de Arbancón el cargo de botarga no es hereditario, como sí ocurre en otros puntos de la geografía provincial.

Bravo destaca que "Victorino llevaba la fiesta como prácticamente ya no la lleva nadie". Y es que, admite, será difícil encontrar relevo: "comoel botarga es una especie de bufón, parece que no les atrae a las nuevas generaciones". Reconoce el alcalde que para Victorino era, incluso, una preocupación: "él me decía ¿y cuándo yo no esté? y yo le decía: 'bueno, entonces, ya veremos cómo lo hacemos".

Como prueba de la fidelidad de Victorino a la fiesta, Bravo cuenta esta anécdota: "este mismo año, se fue unas semanas a Benidorm con su mujer antes de las Candelas y toda la gente me decía 'no va a venir, tendrás que buscar a alguien' y yo les decía 'que Vitorino viene, si no, me lo hubiera dicho...' y el mismo día 1, llegó. Tanto para las fiestas como para cualquier actividad relacionada con el mundo de los toros, del que era muy aficionado, siempre colaboraba".

De momento, no hay previsto homenaje alguno. Victorino Jadraque recibió la distinción de Botarga del Año en 2013 en agradecimiento por su intensa labor en difundir la botarga, además de prestar su colaboración desinteresada en la realización de diferentes actividades.

Tras el fallecimiento de Victorino, el traje arlequinado de colores del botarga de Arbancón, de momento, descansa. Habrá que ver quién toma su relevo en 2017 y se enfunda la capucha, la máscara de madera y los cencerros a la cintura. Quién, cachiporra en mano, correrá para intentar 'cazar' al personal y, con la otra, intentará restregar la tradicional naranja en la cara de aquel que se cruce en su camino.