El Festival Ducal revela a una 'desconocida' Santa Teresa

El festival ha mezclado flamenco, poesía religiosa, romances, títeres y sainetes, además de la representación central, que mostró aspectos desconocidos de Santa Teresa de Jesús. • Cerca de medio centenar de puestos conformaron el mercado renacentista de la Plaza de la Hora. • El obispo diocesano recibió el jueves el Premio Princesa de Éboli por "apostar por el Museo de los Tapices".


Durante cuatro días, Pastrana ha propuesto en su XVI Festival Ducal un viaje en el tiempo, con destino el Siglo de Oro, con el que miles de visitantes -estima la organización- se han acercado a la villa ducal para presenciar alguna de las muchas propuestas culturales, siempre ambientadas en la historia local, o simplemente para curiosear en el mercado renacentista que, con cerca de cincuenta puestos variopintos, quedó establecido en la Plaza de la Hora.

El evento volvió a contar con la implicación de los vecinos. Es "lo mejor de todo", dijo el alcalde, Ignacio Ranera. "El festival nace del amor a su tierra de los pastraneros”. Lo corroboró el director del evento, Fernando Romo: “esto es Fuenteovejuna.Todos a una por una causa cultural, por reivindicar el sitio de Pastrana en la historia, y con él, su identidad actual. Pastrana tiene mucho que ofrecer, y eso hace que los artistas tengamos mucho que decir”.

El plato fuerte del Festival Ducal de Pastrana se reservó para el sábado. Las representaciones teatrales se basaron en la historia de la villa ducal. La Asociación de Damas y Caballeros representó en las calles un retablo judío y morisco, “recordando siempre las tres culturas de Pastrana y haciendo referencia a lo injusta que fue su expulsión de Pastrana”, explicaba Javier Gumiel, director de teatro de este colectivo.

En los balcones de diferentes calles del casco histórico, la Banda de Música de Pastrana ambientaba las evoluciones de los actores. Poco después, subían al escenario levantado en la fachada del Palacio Ducal, los integrantes del Grupo de Teatro Moratín para representar un fragmento de 'La venganza de don Mendo', de Pedro Muñoz Seca. La protagonista femenina del espectáculo era Mercedes Bermejo, una de las actrices del grupo y concejala de Cultura del Ayuntamiento: “El festival se supera cada año. En cada edición hay novedades, que las asociaciones de Pastrana preparan con mimo dando lo mejor de sí mismas para ponerlas en escena en estos días, buscando siempre la superación, nada fácil".

Descubriendo a Santa Teresa

Al filo de las once de la noche comenzaba el espectáculo central del festival, titulado 'Entre tierra y suelo'. Fueron setenta actores los que subieron al escenario de la fachada del Palacio Ducal para representar esta obra, creada con motivo del V Centenario del nacimiento de Teresa de Jesús. Los actores y actrices pastraneros trabajaron, en esta ocasión, en colaboración con actores y bailarines profesionales, todos dirigidos por Romo.

Al caer la tarde del sábado en Pastrana, en la Plaza de la Hora, no cabía un alfiler. Mientras los visitantes apuraban sus compras en el Mercado Renacentista, el público iba llenando las localidades para presenciar este montaje, que mostró los aspectos menos conocidos de la vida de Santa Teresa utilizando diferentes maneras artísticas de llegar al espectador y “buscando su inteligencia emocional”, explicó Romo. Bailes judíos recordando el origen de Teresa de Cepeda, referencias al padre de la protagonist, y una cuidada selección de momentos de su vida fueron sucediéndose sobre la escena, con un impresionante juego de luces y un espectáculo de baile y acrobacias.

Galería fotográfica

Fotos: Prensa Ayto. Pastrana.

Del flamenco al autosacramental

El viernes, la ambientación histórica y teatral la iniciaban, en la Plaza de los Cuatro Caños, los romances, títeres y sainetes, para expandirse después por el corazón de la villa ducal. Como en todas las celebraciones pastraneras, la música ha sido protagonista, poniendo de relieve el trabajo que, en este sentido, desempeñan las asociaciones y grupos locales. El jueves, la Coral de La Paz, dirigida por Marcelo Duarte, puso la banda sonora al espectáculo 'Buscando a Teresa'. Recitaron catorce poesías, “un pequeño auto sacramental sobre la vida de Santa Teresa que relaciona diversas etapas de su vida, reforzado por una canción de la misma poesía pero en versión coral”, explicaba el director. El domingo, la Coral cantó en la misa en latín que se celebró en la Colegiata de Pastrana.

La música, el viernes, sonó por partida doble: en el concierto de órgano, interpretado por María Angeles Jaén Morcillo y después, en 'Camino de Castilla'. La guitarra de Juan de Madrid, y la profunda y aflamencada voz de Nati de Vallecas, conformaron el espectáculo teatral que narra el viaje de ida y vuelta entre Las Alpujarras y Pastrana que hiciera una mujer anónima, perseguida por el infortunio. “Es la triste historia de la emigración morisca en el siglo XVÏ”, resumía Fernando Romo, director del festival.

Decenas de trajes nuevos

Las Asociaciones pastraneras han estado preparando esta edición del Festival Ducal desde la pasada edición de la Feria de Turismo, FITUR, que se celebra en enero. Además de las escenas y coreografías, han elaborado decenas de trajes renacentistas nuevos este año, que se han podido ver sobre las tablas. Además, y en patio central del Palacio Ducal quedó instalada una exposición de trajes antiguos, que permitía al espectador apreciar en detalle las diferentes épocas del Siglo de Oro en Pastrana y el detalle con el que están confeccionados.

El obispo, Premio Princesa de Éboli

El festival comenzaba el jueves, con el pregón de las tres culturas, y continuaba con la entrega del premio princesa de Eboli, que este año recibió el obispo de la diócesis de Sigüenza-Guadalajara, Atilano Rodríguez, “por apostar, en un momento complicado en lo económico, por la ejecución del Museo de los Tapices de Pastrana”, señaló el alcalde, Ignacio Ranera. Elogió la figura del obispo el anterior galardonado, el profesor y humanista pastranero Ciriaco Morón que destacó "la calidad y humanidad" del premiado:

Don Atilano este premio es el símbolo del mayor del aprecio que Pastrana puede darle, en nombre de todos los pastraneros, y en el mío propio, le felicito y le agradezco su labor”.

Por su parte, el obispo aceptó "de corazón" el premio y confesó sentirse "con pocos méritos" para el galardón porque "tuve mis miedos antes de comenzar la obra, el presupuesto era importante". Contó además, que su decisión fue no sólo "lavar la cara del edificio que iba a albergar los tapices, queríamos hacerlo bien" y que "afortunadamente, no fue necesaria la ayuda de los bancos". Finalmente, destacó que la restauración ha significado un diálogo con las distintas instituciones civiles buscando la cooperación para la consecución del bien común: “Cuando unimos voluntades y esfuerzos, quien gana es el pueblo. Por eso, quisiera que este testimonio de colaboración mutua se pudiera aplicar en otros muchos lugares de la diócesis, porque ésta será la manera de frenar la despoblación y de comenzar a pensar en la recuperación de los pequeños pueblos”.

Artículos Relacionados