Se buscan mecenas para el castro de Checa

El castro celtibérico de Checa será desenterrado este verano gracias a un equipo de voluntarios. • Para financiar los gastos de alojamiento y manutención de estos jóvenes han lanzado una campaña de crowdfunding. • Si sale bien, prevén también emplear el dinero en musealizar el yacimiento. • Para presentar el proyecto, se presentó este martes en el Infantado el documental 'Checa: desde el hierro a Roma'.


El castro de Castil de Griegos, en Checa, será desenterrado este verano. Es el reto que se marca el equipo de arqueólogos que desde hace una década trabaja en este yacimiento celtibérico de más de 2.000 años de antigüedad. Pero pendientes de la subvención de la Junta de Comunidades y después de cuatro años sin presupuesto han decidido buscar recursos para que a los voluntarios que llegan cada verano al yacimiento a reconstruir la historia no les cueste ni un euro el alojamiento y la manutención. Ya que su trabajo lo ponen gratis, al menos que tengan los gastos pagados.

Para ello, el equipo de arqueólogos, dirigido por Juan Pablo Martínez Naranjo y José Ignacio de la Torre, miembro del Museo Provincial de Guadalajara y director del Museo de Ciudad Real, respectivamente, han lanzado junto al alcalde de Checa, Jesús Alba y Daniel Méndez, director y fundador de la empresa Revives, una campaña de crowfunding con recompensas varias para poder sufragar los gastos y, si consiguen más dinero, poder incluso musealizar el yacimiento. 

Para presentar el proyecto estrenaron en la tarde del martes en el salón de actos del Palacio del Infantado el documental ‘Checha: desde el hierro a Roma’, dirigido por Daniel Méndez, un audiovisual que cuenta todo el trabajo y la historia de este yacimiento celtibérico, que aún encierra “muchos misterios”, dijo Méndez. El público asistente a la proyección, que llenó el salón, también pudo ver algunas de las piezas encontradas en la necrópolis -la única parte excavada y estudiada hasta el momento- que ya se exhiben en el Museo Provincial de Guadalajara.

Su director, Fernando Aguado, explicó que el audiovisual “persigue divulgar los resultados de las campañas de excavación no sólo en el castro sino también en la necrópolis”. Y es que, “a veces, los resultados no llegan a la gente” y de nada sirve el trabajo si eso no se consigue. Tampoco si no hay financiación para seguir excavando y recomponer la historia.

El crowdfunding se lanzó el 9 de mayo y hasta el momento lleva recaudados 2.090 euros de los 3.000 que se proponen. Quedan 15 días. 

Reinventarse

Después de cuatro años sin recursos, en 2014 se retomaron las labores de investigación en el yacimiento de Checa, en el Parque Natural del Alto Tajo, cuya etapa en estudio abarca desde el siglo V al I a.C. “Había que reinventarse”, señaló el alcalde checano, “y pensamos en voluntarios”, arqueólogos, estudiantes de Arqueología, antropólogos, estudiantes de Historia… un grupo de jóvenes que disfrutan con pasión -a tenor de lo que se ve en el documental- de este trabajo, meticuloso y detallado, que va desde la excavación, recogida de material, reconstrucción, documentación, limpieza de piezas y transporte hasta la exhibición en el Museo de Guadalajara. 

El área a excavar este año es el castro, un pequeño recinto fortificado que pertenece al poblamiento de la cultura celtibérica que se asentó en la zona, y que fue destruido, incendiado, -así se cree en principio- por las legiones romanas, en su proceso de conquista de este territorio del Alto Tajo.

“Es nuestro sueño desde hace más de diez años”, confesó José Ignacio de la Torre, co-director del yacimiento, que explicó el inicio de esta aventura, posible primero con los Planes de Empleo de la Junta de Comunidades que cada campaña veraniega enviaba a personas desempleadas a trabajar en Castil de Griegos -hasta un centenar han pasado por allí-.

Gracias a estos planes de empleabilidad se ha podido estudiar la necrópolis celtibérica de Puente de la Sierra, “bastante desconocida” y rescatar objetos de los enterramientos. Se sabe, por ejemplo, que los celtíberos practicaban la incineración y enterraban a sus muertos en urnas de cerámica donde también depositaban sus objetos personales: abalorios, pulseras, broches, piezas de utensilios para hilar. Cosas sencillas, “ningún signo de monumentalidad”. La pieza estrella es un cascabel de plata rebautizada como “llamador de ángeles” y que un orfebre ha reproducido con colgante incluido para incluirla en el catálogo de recompensas para los mecenas. Además hay memorias USB, DVD´s del documental, asistencias a talleres y camisetas con un simpático dibujo de Numanguerrix que ilustra a un romano lanzando a un aldeano desde Numancia en catapulta hasta Castil de Griegos, para visitar a 'sus primos'. 

Checa, implicado desde "el minuto cero"

En el proyecto se ha implicado “desde el minuto cero” el alcalde, Jesús Alba, que ha cedido locales para la limpieza de cerámicas, talleres, ha propiciado jornadas de puertas abiertas, talleres escolares y hasta organizó el alojamiento para voluntarios el año pasado. La pasión se la ha transmitido a los vecinos del pueblo, muy sensibilizados con el proyecto.

El Grupo de Alta Montaña también ha ayudado adentrándose en galerías profundas, cuya existencia se conocía pero que no han sido fáciles de encontrar. Y la Facultad de Bellas Artes de Madrid, que ha sido quien ha restaurado 25 urnas funerarias que se exhibirán próximamente en el Museo de Guadalajara. 

“Este castro celtibérico es uno de los más importantes del Alto Tajo”, subrayó Juan Pablo Martínez, el otro co-director del yacimiento. Al menos estuvo cinco siglos habitado y destaca por su sistema defensivo (siglo I-II a. C.) y por un recinto amurallado de 600 metros cuadrados, “que no tendría más de diez viviendas en su interior” y que fue realizado con “piedras calizas de un metro de largo”. La muralla está delimitada por un foso excavado en la roca y un intramuro. 

La reconstrucción del castro en 3D, como se puede ver en el documental, ha sido obra de la empresa Revives, que dirige Daniel Méndez, artífice de la campaña de crowdfunding. “Hay muchos misterios en este yacimiento pero también mucho corazón”, confesó Méndez, quien colabora de forma altruista con el proyecto. “Con este yacimiento checano yo tuve un flechazo”. Ahora falta que haya muchos flechazos más como el suyo para poder seguir desenterrando la historia que oculta el castro de Castil de Griegos de Checa. 


Consulta el proyecto de crowdfunding en verkami