Tamajón acoge un Mercado Medieval que reivindica el oficio artesano

Entre el 1 y el 3 de mayo, la localidad serrana vuelve al Medievo con la XVII edición de una cita que contará con 45 puestos. • Es una reivindicación del rigor histórico y además de talleres, cuentacuentos y exposiciones, incluye como novedad una boda real el sábado por la mañana.


El mercado medieval más antiguo de la provincia, el de Tamajón, se celebra entre el 1 y el 3 de mayo en la plaza Mayor de esta localidad serrana, puerta a los pueblos de la Arquitectura Negra, que crecen a uno y otro lado del Ocejón. La cita no sólo decorará el pueblo con pendones, luminarias y la taberna medieval sino que supone un viaje auténtico al Medievo. Lo defiende el alcalde, Eugenio Esteban de la Morena pero también el organizador del evento desde 2007, Michel Redrado. “Intentamos que el mercado crezca cada año”, señaló destacando que la programación es amplia y dirigida “a todos los públicos”. 

Habrá cuentacuentos,  vuelos de rapaces, concierto inaugural el viernes por la noche del grupo de folk azudense Ass-sikka folk, acusaciones de herejes, malabaristas, músicos, combate entre caballeros, exposiciones de instrumentos de tortura –con visita guiada incluida- de documentos antiguos –la declaración de esta feria, por Alfonso X El Sabio, el dictamen de la exención del portazgo en todos los reinos y la ley que permitía pastar gratuitamente en la Sierra de Ayllón-, pero también talleres artesanos –de cantería, de forja-, además de 45 puestos, nunca más de 50, para asegurar que lo que se ofrece es “auténtica artesanía”, defiende De la Morena. 

“Un mercado temático no es mejor por tener más puestos”, explica Redrado. “Un mercado medieval auténtico tiene que transmitir la esencia medieval. No son cuatro telas puestas a cuatro metros e altura donde si te descuidas te venden gafas de plástico y mecheros. Nosotros hacemos una selección de artesanos para que la Edad Media se transmita también de forma divertida y educativa. El Medievo duró prácticamente mil años y no sólo era miseria. En aquella época también se construyeron catedrales y se desarrollaron muchos oficios artesanos”, defendió. “Queremos demostrar que hay artesanos que todavía se dejan las manos, que hacen piezas irrepetibles, que todavía transmiten”, añadió Redrado. 

“Respirar el ambiente medieval y que te dan ganas de volver” es el objetivo de un mercado que contará con la novedad de una boda entre su programación. No será un enlace ficticio sino real: “se trata de un señor vinculado a la Sierra de Ayllón, que quería casarse en Tamajón”, explicó el alcalde, “y que además hará el pregón del mercado, porque le hacía mucha ilusión”.

Este viaje a la historia intentará atraer a más de 3.000 visitantes, que es el número que estiman han visitado la feria en otras ediciones. La climatología también ayudará a que esa cifra se consiga.

El mercado medieval más antiguo de la provincia 

Ante el auge de la Mesta en la comarca de la Sierra del Ocejón y el eterno aislamiento de ella, el rey Alfonso X, 'El Sabio', pensando en los moradores de estos lugares, decide conceder, al lugar más importante de esta zona, Tamajón, un mercado para poder vender sus manufacturas y productos  y a la vez comprar cuanto necesitaren, todos los pobladores de esta zona. 

El documento, que se conserva en el archivo local, dice así: “Toledo, veintiséis días andados del mes de Agosto, era de 1.297 (año real 1.258), el rey Alfonso X, concede, por hacer bien y merced a los hombres del Concejo de Tamajón, aldea de Ayllón (…) otorgámosles que hayan mercado cada semana, y sea el mercado el día del martes”

En un principio, este mercado, concedido por el rey Alfonso X, El Sabio, “a los de Tamajón”, se celebró, durante 526 años todos los martes de cada semana. Fue muy útil para la villa porque aumentó la población, hasta los 700 vecinos, cerca de dos mil habitantes e hizo florecer la industria y el comercio. Entre los años 1770 y 1780, el mercado agallonero empezó a decaer y a arruinarse porque la misma concesión se había otorgado a la ciudad Guadalajara, a sólo siete leguas de distancia. El mercado de Tamajón se quedó sin gente, sin trajineros y mercaderes, y menguó notablemente el número de vecinos.

Por este motivo, los agalloneros solicitaron en 1784, ante la corte del rey Carlos II, que se “transfiera, el otro día martes, en el del lunes de cada semana, dicho mercado, dado que no perjudicaba a nadie dicho cambio”. El rey accedió el día 22 de septiembre de 1784.

Al poco tiempo, el mercado de Tamajón volvió a perder todos sus trajineros y comerciantes. Esta vez la causa fue la concesión a la villa de Cogolludo de celebrar mercado los lunes. Al ser, en aquellos momentos, más floreciente e importante que Tamajón, los trajineros y comerciantes emigraron a ese mercado. Petición mediante se consiguió un nuevo día para el mercado agallonero, el jueves.  

Se celebró así hasta hace unos ochenta años, en que desapareció. En la 'Gran Enciclopedia de Madrid-Castilla', se refleja que la villa de Tamajón a finales del siglo XIX tenía mercados los días 10, 20 y 30 de cada mes. En su última versión, en los años 60 y 70, se había reeditado en la fiesta de septiembre de la localidad como feria de ganado, pero sin demasiado éxito de público, hasta su recuperación como Mercado Medieval en 1999.


Consulta la programación por días en nuestra agenda: Viernes | Sábado | Domingo