La Junta sigue sin mover ficha en Galve y Bonaval

Las asociaciones ciudadanas que defienden estos monumentos afean la inacción del Gobierno regional, que se había comprometido a apuntalar el monasterio de Retiendas y que sigue sin sancionar al propietario del castillo galvito. • El Defensor del Pueblo transmite a la asociación serrana que la Junta sigue pendiente de "negociar con el dueño" en vez de iniciar el expediente prometido en febrero.


El Gobierno regional sigue sin reaccionar ante las urgentes demandas de conservación para dos monumentos en peligro de derrumbe. Estos días atrás las asociaciones ciudadanas que vienen dando la voz de alarma en referencia al Castillo de Galve de Sorbe y al Monasterio de Bonaval han vuelto a denunciar que la Junta incumple con las promesas realizadas: ni apuntala este segundo, como aseguró que haría, ni sanciona al propietario de la fortaleza serrana.

La Asociación Castillo de Galve recibía esta misma semana una carta del Defensor del Pueblo, firmada por Concepció Ferrer i Casals, Adjunta Segunda de la institución, donde se comunicaba que la Junta insiste en la hasta ahora infructuosa “idea de negociar con el dueño”. 

La asociación había presentado una queja ante el Defensor y ahora valora la reacción de la Junta expresada por la institución de Madrid como “una pérdida de tiempo”, ya que la Junta continuaría sin sancionar al propietario del castillo pese al compromiso público que en febrero expresaba el delegado de la Junta, José Luis Condado, quien había manifestado su intención de iniciar el expediente en un plazo de seis meses que estaría a punto de culminar. De hecho, la asociación ha mantenido sus propios contactos con la Delegación de la Junta en las últimas semanas y ha constatado que la documentación del expediente está “paralizada” en Toledo.

“Es una nueva tomadura de pelo. No se avanza nada y se vuelve a recuperar la idea de negociar con el dueño, cuando está comprobado que es un camino que no supone más que una pérdida de tiempo y de esfuerzos”, subraya el presidente de la Asociación Castillo de Galve, Raúl Conde.

Cabe recordar que este proceso se remonta a hace ya ocho años, en que tuvo lugar la primera inspección técnica. La fortaleza del siglo XV, Bien de Interés Cultural (BIC) no sólo no está recibiendo el correcto mantenimiento por parte del propietario, como obliga la ley, sino que incluso alberga en su interior una suerte de vertedero. Ya en declaraciones a Cultura EnGuada, Conde aseguraba en abril que iban a “estar muy vigilantes”. Exigen una sanción muy grave, no tanto como un fin en sí misma como por forzar a través de ella la recuperación de este emblemático monumento serrano que registra frecuentes desprendimientos.

Bonaval, sin apuntalar

También en los últimos días las diferentes cuentas oficiales de las redes sociales ligadas a la Plataforma Salvar Bonaval, como las del Grupo en Defensa del Patrimonio de Guadalajara y la asociación cultural Buen Valle de Retiendas, han insistido en la campaña conjunta con la etiqueta #SOSBonaval para que la Consejería de Cultura cumpla con su promesa de apuntalar el monasterio.

“Siguen pasando los meses y ni vemos que se actúe ni nos informan de cómo van los trámites”, decían ya hace dos meses desde el Grupo en Defensa del Patrimonio. Su doble demanda urgente pasa por el apuntalamiento para evitar nuevos episodios de derrumbe como los ocurridos recientemente y una respuesta a la propuesta que hace ya año y medio trasladaba un equipo de investigación de la Universidad de Valencia, un estudio acompañado de opciones de presupuesto que garantizaba el apoyo del cenobio.

Artículos Relacionados